mortificar

(redireccionado de mortificado)
También se encuentra en: Sinónimos.

mortificar

1. v. tr. y prnl. Castigar el cuerpo con sacrificios o privaciones aquél se mortifica con el ayuno.
2. Molestar mucho a una persona mi hermano me mortifica con sus problemas. fastidiar
3. Producir remordimiento o malestar no eres el culpable de su muerte, no te mortifiques. afligir
4. MEDICINA Dejar una parte del cuerpo sin vitalidad sus piernas se mortificaron por la caída. dañar
NOTA: Se conjuga como: sacar

mortificar

 
tr.-prnl. med. Privar de vitalidad [alguna parte del cuerpo].
fig.Domar las pasiones castigando el cuerpo y refrenando la voluntad.
fig.Afligir, causar pesadumbre.
fig.Dejar envejecer una carne que se ha de comer para que se ablande.

mortificar

(moɾtifi'kaɾ)
verbo transitivo
1. causar un daño en el cuerpo como parte de una penitencia El monje se mortificaba con ayunos.
2. provocar un dolor o disgustos de forma continuada a una persona El trabajo diario mortificaba a los oficinistas.

mortificar


Participio Pasado: mortificado
Gerundio: mortificando

Presente Indicativo
yo mortifico
tú mortificas
Ud./él/ella mortifica
nosotros, -as mortificamos
vosotros, -as mortificáis
Uds./ellos/ellas mortifican
Imperfecto
yo mortificaba
tú mortificabas
Ud./él/ella mortificaba
nosotros, -as mortificábamos
vosotros, -as mortificabais
Uds./ellos/ellas mortificaban
Futuro
yo mortificaré
tú mortificarás
Ud./él/ella mortificará
nosotros, -as mortificaremos
vosotros, -as mortificaréis
Uds./ellos/ellas mortificarán
Pretérito
yo mortifiqué
tú mortificaste
Ud./él/ella mortificó
nosotros, -as mortificamos
vosotros, -as mortificasteis
Uds./ellos/ellas mortificaron
Condicional
yo mortificaría
tú mortificarías
Ud./él/ella mortificaría
nosotros, -as mortificaríamos
vosotros, -as mortificaríais
Uds./ellos/ellas mortificarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo mortificara
tú mortificaras
Ud./él/ella mortificara
nosotros, -as mortificáramos
vosotros, -as mortificarais
Uds./ellos/ellas mortificaran
yo mortificase
tú mortificases
Ud./él/ella mortificase
nosotros, -as mortificásemos
vosotros, -as mortificaseis
Uds./ellos/ellas mortificasen
Presente de Subjuntivo
yo mortifique
tú mortifiques
Ud./él/ella mortifique
nosotros, -as mortifiquemos
vosotros, -as mortifiquéis
Uds./ellos/ellas mortifiquen
Futuro de Subjuntivo
yo mortificare
tú mortificares
Ud./él/ella mortificare
nosotros, -as mortificáremos
vosotros, -as mortificareis
Uds./ellos/ellas mortificaren
Imperativo
mortifica (tú)
mortifique (Ud./él/ella)
mortificad (vosotros, -as)
mortifiquen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había mortificado
tú habías mortificado
Ud./él/ella había mortificado
nosotros, -as habíamos mortificado
vosotros, -as habíais mortificado
Uds./ellos/ellas habían mortificado
Futuro Perfecto
yo habré mortificado
tú habrás mortificado
Ud./él/ella habrá mortificado
nosotros, -as habremos mortificado
vosotros, -as habréis mortificado
Uds./ellos/ellas habrán mortificado
Pretérito Perfecto
yo he mortificado
tú has mortificado
Ud./él/ella ha mortificado
nosotros, -as hemos mortificado
vosotros, -as habéis mortificado
Uds./ellos/ellas han mortificado
Condicional Anterior
yo habría mortificado
tú habrías mortificado
Ud./él/ella habría mortificado
nosotros, -as habríamos mortificado
vosotros, -as habríais mortificado
Uds./ellos/ellas habrían mortificado
Pretérito Anterior
yo hube mortificado
tú hubiste mortificado
Ud./él/ella hubo mortificado
nosotros, -as hubimos mortificado
vosotros, -as hubísteis mortificado
Uds./ellos/ellas hubieron mortificado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya mortificado
tú hayas mortificado
Ud./él/ella haya mortificado
nosotros, -as hayamos mortificado
vosotros, -as hayáis mortificado
Uds./ellos/ellas hayan mortificado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera mortificado
tú hubieras mortificado
Ud./él/ella hubiera mortificado
nosotros, -as hubiéramos mortificado
vosotros, -as hubierais mortificado
Uds./ellos/ellas hubieran mortificado
Presente Continuo
yo estoy mortificando
tú estás mortificando
Ud./él/ella está mortificando
nosotros, -as estamos mortificando
vosotros, -as estáis mortificando
Uds./ellos/ellas están mortificando
Pretérito Continuo
yo estuve mortificando
tú estuviste mortificando
Ud./él/ella estuvo mortificando
nosotros, -as estuvimos mortificando
vosotros, -as estuvisteis mortificando
Uds./ellos/ellas estuvieron mortificando
Imperfecto Continuo
yo estaba mortificando
tú estabas mortificando
Ud./él/ella estaba mortificando
nosotros, -as estábamos mortificando
vosotros, -as estabais mortificando
Uds./ellos/ellas estaban mortificando
Futuro Continuo
yo estaré mortificando
tú estarás mortificando
Ud./él/ella estará mortificando
nosotros, -as estaremos mortificando
vosotros, -as estaréis mortificando
Uds./ellos/ellas estarán mortificando
Condicional Continuo
yo estaría mortificando
tú estarías mortificando
Ud./él/ella estaría mortificando
nosotros, -as estaríamos mortificando
vosotros, -as estaríais mortificando
Uds./ellos/ellas estarían mortificando
Sinónimos
Traducciones

mortificar

humiliate, kill, mortify

mortificar

A. VT
1. (= atormentar) → to torment, plague
sus compañeros les mortifican con crueldadtheir workmates treat them cruelly
me han mortificado toda la noche los mosquitosI was tormented all night by the mosquitos
estos zapatos me mortificanthese shoes are killing me
2. (= humillar) → to humiliate
3. (Rel) mortificar la carneto mortify the flesh
4. (Med) → to damage seriously
B. (mortificarse) VPR
1. (= atormentarse) → to torment o.s., distress o.s.
2. (Rel) → to mortify the flesh
3. (CAm, Méx) (= avergonzarse) → to feel ashamed, be mortified
Ejemplos ?
-¿Y aquel que estaba allí tan ajustado de ferreruelo, tan atusado de traje, tan recoleto de rostro, tan angustiado de ojos, tan mortificado de habla, que daba respeto y veneración?-dije yo-.
Es consiguiente que la pobre joven, criada en una aldea, nada sabía de los primores y etiquetas de una ciudad populosa; ni vestirse con elegancia, ni estar tres o seis horas en su tocador; ni cantaba, ni bailaba, ni tocaba el piano; por lo cual el necio amor propio de su marido, mortificado con estas cosas, había tomado, para demostrar su encono, una muletilla con la que continuamente hería y humillaba a su pobre mujer; era ésta: «Tú no sabes nada.» Sobre dos cosas nada puede el malévolo e injusto despotismo: sobre el hierro, que resiste siempre con igual fuerza, y sobre el junco, que al punto cede; así era que en aquella casa había una paz profunda, pues el despotismo que la regía sólo hallaba suaves y débiles juncos.
Aunque más cómodamente puede entenderse que vivifica a los mismos que había mortificado, porque parece que repitiendo lo mismo, añade: «Condúcelos a los infiernos y vuélvelos a sacar de allí.» Pues a los que dice el Apóstol: «Si habéis muerto con Cristo, agenciad y buscad las cosas del cielo, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios Padre», sin duda que saludablemente los mortifica el Señor a quienes persuade el mismo Apóstol diciéndoles: «Cuidad y meditad en las cosas celestiales, y no en las terrenas», para que ellos sean los que, hambrientos, se levantaron sobre la tierra.
Cierto es que un viejo granjero que estuvo en Nueva York varios años después, y por el cual se conoce esta historia, contó al volver que Ichabod Crane vivía y que había abandonado el valle, en parte por miedo al fantasma y a Hans van Ripper, y, en parte, por haberle mortificado muchísimo la negativa de la heredera.
Sin embargo, como las mujeres tienen, por lo general, una mirada penetrante para sondear ciertas heridas del alma, doña Isabel notó que Montenegro se ocupaba más que nunca de su persona y de su traje, con el cual parecía andar en extremo mortificado.
Hemos despreciado y mortificado a los menos culpables de entre nosotros, a los humildes artesanos de nuestra propiedad; no hemos sabido incorporarlos a nuestra especie, fundirlos en la unidad común y en la armonía indispensables a toda obra digna y durable; hemos querido que la suma total de los dolores necesarios cayera únicamente sobre ellos.
Pero si jamás había confesado sus culpas, penitencia no le había faltado. Había ayunado bastante, y el frío y el agua y la dureza del santo suelo habían mortificado sus carnes no poco.
Amado Padre San Vicente, espejo cristalísimo de pureza y castidad, que conservaste con los auxilios de la gracia todo el discurso de tu vida, apartándote de aquellas ocasiones peligrosas que los enemigos de nuestras almas escogen para empañarlas y perderlas, viviendo siempre mortificado en tus sentidos, y conteniendo tus pasiones con el ayuno y la penitencia: alcánzame, Santo mio, que mortificando yo mis pasiones y apetitos, y manteniéndome siempre puro y casto en obras, palabras y pensamientos, sea templo vivo del Espíritu Santo.
Pues Dios sabe que no ha sido muy así, porque entre las flores de esas mismas aclamaciones se han levantado y despertado tales áspides de emulaciones y persecuciones, cuantas no podré contar, y los que más nocivos y sensibles para mí han sido, no son aquéllos que con declarado odio y malevolencia me han perseguido, sino los que amándome y deseando mi bien (y por ventura, mereciendo mucho con Dios por la buena intención), me han mortificado y atormentado más que los otros, con aquel: "No conviene a la santa ignorancia que deben, este estudio; se ha de perder, se ha de desvanecer en tanta altura con su misma perspicacia y agudeza".
Corrió, se precipitó a estrechar al especiero, escondiendo la cara contra su pecho, contra sus barbas grises. El padre se echó atrás, mortificado.
Pero conviene que sepas que no pienso volver a casarme. Él sonrió con sorna, mortificado por el prematuro desahucio. -¿Y de dónde sacas, niña, que yo vine a hablarte de casamiento?
Porque si tanto te ha mortificado mi anterior apreciación acerca de los orientales, tus compatriotas -y los míos, si el hecho de nacer y educarme en la pintoresca Montevideo determina tal afinidad, de lo cual no estoy muy convencido,- me imagino el efecto que las verdades de a puño que aquí pienso estampar, te producirán, y me asalta el temor de que me sueltes, a pedirme cuenta de mi osadía, a ese charrúa que tienes adentro, y que parece haberse parapetado en el espíritu de la mayoría de los orientales, desalojado de los breñales del terruño, para asestar a la Conquista sus últimos tiros de boleadoras.