mortífero

(redireccionado de mortíferas)
También se encuentra en: Sinónimos.

mortífero, a

(Del lat. mors, -tis, muerte + ferre, llevar.)
adj. Que produce la muerte lanzaron gases mortíferos sobre la ciudad. letal, mortal

mortífero, -ra

 
adj. Que ocasiona o puede ocasionar la muerte.

mortífero, -ra

(moɾ'tifeɾo, -ɾa)
abreviación
que puede provocar o provoca la muerte una pócima mortífera
Sinónimos

mortífero

, mortífera
adjetivo
mortal, letal.
Letal se aplica especialmente a gases, venenos; mortífero es de aplicación general. No se diría, por ejemplo, el enemigo hacía un fuego letal, sino mortífero. En cambio decimos que las emanaciones de un pantano son letales o mortíferas.
Traducciones

mortífero

deadly, lethal

mortífero

tödliche

mortífero

القاتل

mortífero

致命

mortífero

致命

mortífero

smrtící

mortífero

dødbringende

mortífero

קטלני

mortífero

치명적인

mortífero

ADJdeadly, lethal
Ejemplos ?
lo que quieren proclamar abiertamente... carcajadas lacerantes... lágrimas mortíferas... maléfico rugir de tempestades... Quién entenderá los tristes ayes...
En uno de los pasadizos o galerías que hoy se visitan, sin temor a las mortíferas exhalaciones, vese el pabellón del príncipe Huacari y la figura de éste en actitud que los naturales interpretan de decir a sus amigos: «Antes la muerte que el oprobio de la servidumbre».
A esa fatalidad se juntan en la obra saludable los banqueros con ventaja; los tramposos de ingenio que dejan al cartón señales imperceptibles y mortíferas, o que guían bajo el tacto finísimo una gota de goma transparente; los prestidigitadores que resbalan paquetes de naipes preparados y escamotean la catástrofe que asoma; los audaces que asaltan los tapetes y violan los bolsillos; aquellos, en fin, que se mantienen erguidos en la lucha.
Refiere el autor que una mina, llamada la Hedionda, producía cerca de dos mil marcos por cajón; pero que no puede explotarse por ser mortíferas sus emanaciones.
Pero lo que conturba y llena de consternación nuestro ánimo de prelados de la Iglesia es que hijos nuestros, amantísimos de la Iglesia y seguidores de sus doctrinas, han hecho causa común con enemigos declarados, encarnizados de la Iglesia; han sumado sus fuerzas a las de ellos, han fundido su acción con la de ellos y acometen fieramente, con todo género de armas mortíferas, a los enemigos de ellos, que son sus propios hermanos.
La pobreza, con todas sus mortíferas consecuencias, mataba a sus millones, pero solamente después de haber promovido, por medio de sus brutales condiciones, la reproducción imprudente de decenas de millones--es decir, la doctrina de Malthus reconocía solamente los efectos secundarios de la miseria y la degradación que reducían la población, y pasaba totalmente por alto su mucho más importante efecto primario, que la multiplicaba.
El tiroteo tiene sus alternativas, pero no se extingue; y ya se ve que las balas son mortíferas porque la línea se ralea y quedan muchos bravos con la barriga al sol.
Los que en la Iglesia de Cristo están imbuidos en algún contagioso error, habiéndoles corregido y advertido para que sepan lo que es sano y recto, sin embargo, resisten vigorosamente y no quieren enmendar sus pestilentes y mortíferas opiniones, sino que obstinada mente las defienden, éstos se hacen herejes, y saliendo del gremio de la Iglesia son tenidos en el número de lo enemigos que la ejercitan y afligen.
¿Qué diré de infinitos casos y accidentes que se teme no sucedan exteriormente al cuerpo, de fríos, calores, tempestades, lluvias, avenidas, relámpagos, truenos, granizo, rayos, terremotos, aberturas de tierras, opresiones de ruinas, de los tropiezos, espantos, o también de la malicia de las caballerías; de tantos tósigos y venenos de plantas, aguas, aires, bestias y fieras; de las mordeduras, o sólo molestas o también mortíferas...
Y en plena frialdad sonreí de la mentira humana, que, temiendo a la muerte, finge desearla, para dar el excitante del peligro a sus alegrías y tristezas; que juega con ella de mentirijillas, amándola como aman los niños los juguetes guerreros: remedos de armas mortíferas que no pueden causarles daño.
Al principio el dios disparaba contra los mulos y los ágiles perros; mas luego dirigió sus mortíferas saetas a los hombres, y continuamente ardían muchas piras de cadáveres.
Nos han muerto al Mastórida, el compañero fiel a quien honrábamos en el palacio como a nuestros padres, desde que vino de Citera. El magnánimo Héctor le quito la vida. Pero ¿dónde tienes las mortíferas flechas y el arco que te dio Febo Apolo? Así se expresó.