moribundo

(redireccionado de moribundos)
También se encuentra en: Sinónimos.

moribundo, a

(Del lat. moribundus .)
adj./ s. Que está a punto de morir llevamos al veterinario al perro moribundo.

moribundo, -da

 
adj.-s. Díc. de la persona que está muriendo o a punto de morir.

moribundo, -da

(moɾi'βunðo, -ða)
abreviación
que está cercano morir La herida lo ha dejado moribundo.
Sinónimos

moribundo

, moribunda
adjetivo y sustantivo

moribundo:

expiranteagónico, agonizante, deshauciado, mortecino,
Traducciones

moribundo

dying, moribund

moribundo

morente, moribondo

moribundo

Sterben

moribundo

mourir

moribundo

morrer

moribundo

الموت

moribundo

πεθαίνουν

moribundo

死亡

moribundo

死亡

moribundo

死ぬ

moribundo

죽어

moribundo

/a
A. ADJ
1. [persona] → dying
estaba moribundohe was dying, he was at death's door
2. [proceso, negocio] → moribund
el régimen está moribundothe regime is moribund o on the way out
B. SM/Fdying person
los moribundosthe dying

moribundo-a

a. moribund, dying, on the verge of death.
Ejemplos ?
Ese público que ama fanáticamente las “sabidurías” y las ocurrencias “geniales” que la televisión les transmite, a despecho de los moribundos filósofos, son los filotevésofos.
Por ello, el Espíritu Santo nos beneficia en la persona del papa, quien en sus decretos siempre hace una excepción en caso de muerte y de necesidad. Mal y torpemente proceden los sacerdotes que reservan a los moribundos penas canónicas en el purgatorio.
– No se trata de esa vida –dijo el noble anciano, reuniendo todas sus fuerzas para incorporarse, porque le sobrecogió una de esas sospechas que sólo nacen en la cabecera de los moribundos–.
Ser sacerdote, es decir, castidad, no amar, no distinguir ni edad ni sexo, apartarse de la belleza, arrancarse los ojos, arrastrarse en la sombra helada de un claustro o de una iglesia, ver sólo moribundos, velar cadáveres desconocidos y llevar sobre sí el duelo de la negra sotana con el fin de convertir la túnica en un manto para el propio féretro.
Y aquí viene bien que yo conforte el alma, algún momento abatida y azorada de este gallardísimo poeta; que yo le asegure lo que él anhela saber; que vacíe en él la ciencia que en mí han puesto la mirada primera de los niños, colérica como quien entra en casa mezquina viniendo de palacio, y la última mirada de los moribundos, que es una cita, y no una despedida.
Oíanse los chasquidos de la llama, y una multitud, entre la cual había heridos y moribundos, alzando al cielo las manos, presenciaba el espectáculo terrible, sin hacer otra cosa que lamentarse.
La bella Jacinta B., los ojos llenos de la lágrimas y sus blancas manos manchadas de sangre, corría a recibir los moribundos, los reclinaba en su seno, mojaba sus labios con bebidas refrigerantes y les dirigía palabras de consuelo.
La segunda obra, que también recomendamos intensamente a todos, es la de la Santa Infancia, obra cuyo fin es proporcionar el bautismo a los niños moribundos hijos de paganos.
Quedaban, finalmente, en la sombra veinte muertos o moribundos, de los cuales algunos iban desplomándose contra el suelo con pavorosa pesantez.
Añádase a esto, el zumbido de las flechas que cruzan el espacio, el silbido de las balas que atraviesan los aires, los gritos de los heridos, el llanto de los niños, el clamor de las mujeres, los gemidos de los moribundos, junto con los alaridos salvajes de los bárbaros, y aún así se tendrá una idea imperfecta del espectáculo aterrador, horrible y espantoso, que presentará la población del fuerte Espíritu Santo, en aquella noche inolvidable en la historia de la humanidad.
De súbito, hizo un estremecimiento su cuerpo, sus ojos moribundos se volvieron por última vez hacia Lucía, pero después elevándolos al cielo, su mano helada soltó la mano de la cristiana y espiró.
¿No es eso, papaíto? -Los niños precoces viven poco -declaró el médico, solemnemente-, pero los ancianos moribundos, menos todavía...