mordida


También se encuentra en: Sinónimos.

mordida

1. s. f. Mordedura, acción de morder aún se le nota la señal de la mordida del perro. mordisco
2. Colomb., Méx., Bol., Nicar., Pan. coloquial Cantidad de dinero que un funcionario recibe indebidamente de un particular, por hacerle un servicio o por evitarle una sanción.
3. Méx., Amér. Central coloquial Fruto de cohechos o sobornos.
Sinónimos

mordida

sustantivo femenino
Traducciones

mordida

pot-de-vin

mordida

Biß

mordida

لدغة

mordida

ухапване

mordida

kousnutí

mordida

bid

mordida

물린

mordida

กัด

mordida

SF
1. (= mordisco) → bite
2. (CAm, Méx) (= soborno) → bribe; (= tajada) → rake-off, cut; (= acción) → bribery

mordida

1. f. bite;
2. the mark left in the skin by the teeth of an animal;
3. forced occlusion of the inferior jaw on the upper teeth;
___ cruzadacross-bite;
___ de perrodog bite.

mordida

f (dent) bite
Ejemplos ?
El olmo, el roble tienen bellas hojas que brotan en la primavera: pero era horrible ver el árbol del cadalso con la raíz mordida por las víboras, y, verde o seco, debe morir un hombre antes de dar su fruto.
Mira mis manos –y desenguantando la diestra la presentó magullada por los fríos, mordida por las lejías, picoteada por las agujas de la costura, oscurecida por el hollín de las cacerolas.
El durmiente permaneció en posición absurda. La cabeza caída sobre un hombro, dejaba ver su cara chata, mordida de viruelas con los círculos negros de unas gafas ahumadas.
Estaba figurada la hermosa Eurídice, en el blanco pie mordida en la pequeña sierpe ponzoñosa entre la hierba y flores escondida; descolorida estaba como rosa que ha sido fuera de sazón cogida, y el ánima los ojos ya volviendo, de su hermosa carne despidiendo.
Al fin vi entre las flores pensativa andar mujer de tan hermosas partes que no hay día que recuerde y yo no trema, humilde en sí, mas contra Amor altiva, con falda hilada con tan diestras artes que juntos oro y nieve en ella extrema; mas la parte suprema era cubierta de una niebla oscura. Después, por sierpe en el talón mordida, como flor abatida, alegre se partió más que segura.
Amenazas, peligros, ofensas, por dondequiera te rodean; y aun muy feliz si no sucumbes, mordida de perros, acoceada de asnos, devorada de tigres.
Pero el hambre es aguijón más eficaz que el látigo y al espuela, y reanudaban taciturnos la tarea agobiadora, y la veta entera acribillada por mil partes por aquella carcoma humana, vibraba sutilmente, desmoronándose pedazo a pedazo, mordida por el diente cuadrangular del pico, como la arenisca de la ribera a los embates del mar.
Entonces el tercer vestido pintado fue colocado sobre el jefe: así las abejas, las avispas de la superficie, fueron puestas sobre él. Inmediatamente su carne fue mordida por las abejas, las avispas.
No me atrevía a besar esa frente salvaje, mordida por la lucha primitiva de las fieras, pero me sentí orgulloso de haber nacido en la misma tierra de ese atleta.
Y en seguida, miró encima de una mesa, y entre un nicho, una cabeza cortada, y con la lengua apretada mordida, y la vista ennegrecida y con rastros de llorosa.
Curiosos hubo que se llegaron a hincarle alfileres por las carnes, desde la punta hasta la cabeza: ni por eso recordaba la dormilona, ni volvió en sí hasta las siete del día; y, como se sintió acribada de los alfileres, y mordida de los carcañares, y magullada del arrastramiento fuera de su aposento, y a vista de tantos ojos que la estaban mirando, creyó, y creyó la verdad, que yo había sido el autor de su deshonra; y así, arremetió a mí, y, echándome ambas manos a la garganta, procuraba ahogarme diciendo: ¡Oh bellaco, desagradecido, ignorante y malicioso!
Y cuando volvió por fin a echarse,ensangrentado, muerto de fatiga, tuvo que saltar tras las ratashambrientas que invadían literalmente el rancho.Fragoso quedó encantado de aquella brusca energía de nervios ymúsculos que no recordaba más, y subió a su memoria el recuerdo delviejo combate con la irara; era la misma mordida sobre la cruz: ungolpe seco de mandíbula, y a otra rata.Comprendió también de dónde provenía aquella nefasta invasión, y conlarga serie de juramentos en voz alta, dió su maizal por perdido.