mordaza

mordaza

(Del lat. vulgar mordacia.)
1. s. f. Cualquier cosa que se pone en la boca de una persona para impedirle hablar el rehén llevaba una mordaza.
2. MILITAR Dispositivo para disminuir el retroceso de las piezas de artillería.
3. TECNOLOGÍA Cada una de las dos piezas que, actuando a modo de tenaza, pueden abrir y cerrarse para sujetar un objeto entre ellas.
4. NÁUTICA Máquina de hierro, colocada en la cubierta del buque, que sirve para impedir o detener la salida de la cadena del ancla.
5. VETERINARIA Instrumento formado por dos piezas semicilíndricas entre las que se sujeta la parte alta del escroto del animal y que sirve para impedir derrames en la castración.
6. Argent. Censura a la libertad de expresión o de acción.

mordaza

 
f. Instrumento que se pone en la boca para impedir hablar.
Instrumento en forma de pinza o tenaza para sujetar.
Nombre de diversos aparatos usados para apretar.
mar. Máquina que detiene o impide la salida de la cadena del ancla.
mil. Aparato usado en algunos montajes para disminuir el retroceso de las piezas de artillería.

mordaza

(moɾ'ðaθa)
sustantivo femenino
1. tira flexible con la que se tapa la boca La mordaza impide gritar.
2. aparato con dos piezas que sirve para sujetar fuertemente Sujetaba el hierro con una mordaza para trabajarlo.
Traducciones

mordaza

clamp, gag

mordaza

muselière

mordaza

mordaça

mordaza

bavaglio

mordaza

Gag

mordaza

кляп

mordaza

Gag

mordaza

Gag

mordaza

ギャグ

mordaza

개그

mordaza

SF
1. (en la boca) → gag
2. (Téc) → clamp
Ejemplos ?
Y lo que es la gratitud para los pueblos es también para los individuos; cuerda que ata más fuerte que la del terror y parálisis que hace desfallecer el brazo del derecho; mordaza en la boca de la justicia y barrera para la serena crítica, que es el génesis de todas las reformas.
Si algun dia el noble y heróiro pueblo de Buenos Aires, troza las férreas cadenas que lo sujetan al despota abominable, sabrá pedir cuenta de este asesinato quo cobardemente vais á ejecutar." Cuitiño, furioso al verse insultado esclamó "ponganle una mordaza á ese salvaje" al instante dos sayones cumplieron esta órden.
La comedia musical española Luna de miel en El Cairo (29 de octubre de 1985) Ana María (26 de noviembre de 1985) El sobre verde (24 de diciembre de 1985) Goya (1985) La comedia La señorita de Trevélez (24 de enero de 1984) Un encargo original Zanja (23 de julio de 1983) Los desastres de la guerra (1983) Anillos de oro Cuando se dan mal las cartas (1 de enero de 1983) Cañas y barro (1978) El teatro La oficina (27 de enero de 1975) Telecomedia La oportunidad (16 de noviembre de 1974) Noche de teatro La mordaza (26 de julio de 1974) Buenas noches...
Según la prenda a la que están orientadas, se distinguen diferentes tipos de perchas: Las perchas para americanas son de perfil grueso y de contorno semicircular para mantener la forma de la chaqueta. Existen perchas para pantalones consistentes en una especie de mordaza que se cierra sobre la pernera del pantalón.
El rasgo más latente de la personalidad de Jake es su obsesión con el bienestar de su extremo, una mordaza corriente en la serie.
Leonor: Señora, aunque la vergüenza me pudiera ser mordaza para callar mis sucesos, la que como yo se halla en tan infeliz estado, no tiene por qué callarlas; antes pienso que me abono en hacer lo que me mandas, ........
Mandan los Progresistas: «Lo que quiere España -aseguran- es esto otro: el pueblo en los clubs, los batallones de milicia ciudadana desfilando en los paseos al son del himno de Riego; la Prensa sin mordaza; el clero a raya y cada día un cisco en el Congreso.
Porque, para entonces, Hitler y tal vez su satélite Mussolini tendrán bajo su férula de hierro, mordaza y sangre, la mayor parte de los Estados danubianos, que, después del desmembramiento de Checoeslovaquia, están siendo conquistados pacíficamente, en detalle, con éxito rápido y seguro.
No es posible que el neoliberalismo se haga realidad en el mundo sin el argumento de muerte que ofrecen los ejércitos institucionales y privados, sin la mordaza que ofrecen las cárceles, sin los golpes y asesinatos que ofertan militares y policías.
I Donde espumoso el mar siciliano El pie argenta de plata al Lilibeo, Bóveda o de las fraguas de Vulcano O tumba de los huesos de Tifeo, Pálidas señas cenizoso un llano, Cuando no del sacrílego deseo, Del duro oficio da. Allí una alta roca Mordaza es a una gruta de su boca.
Me lanzo otra vez al suelo. —¡Fogonero maniatado! —le grito a través de su mordaza—. ¡Amigo! ¿Usted nunca vio un hombre que se vuelve loco?
¿Por qué se le ha de poner una mordaza al héroe que intenta combatirlas, y se ha de poner un entredicho formidable al pensamiento, encadenándole de un modo que se equivoque con la desdichada suerte que arrastra el esclavo entre sus cadenas opresoras?