morar

(redireccionado de moradas)
También se encuentra en: Sinónimos.

morar

(Del lat. morarí, quedarse, permanecer.)
v. intr. Vivir una persona en un lugar mi abuelo mora en un pueblecito muy apartado. residir

morar

 
intr. Residir habitualmente en un lugar.

morar

(mo'ɾaɾ)
verbo intransitivo
residir habitualmente en un lugar En esa casa moraban mis abuelos.

morar


Participio Pasado: morado
Gerundio: morando

Presente Indicativo
yo moro
tú moras
Ud./él/ella mora
nosotros, -as moramos
vosotros, -as moráis
Uds./ellos/ellas moran
Imperfecto
yo moraba
tú morabas
Ud./él/ella moraba
nosotros, -as morábamos
vosotros, -as morabais
Uds./ellos/ellas moraban
Futuro
yo moraré
tú morarás
Ud./él/ella morará
nosotros, -as moraremos
vosotros, -as moraréis
Uds./ellos/ellas morarán
Pretérito
yo moré
tú moraste
Ud./él/ella moró
nosotros, -as moramos
vosotros, -as morasteis
Uds./ellos/ellas moraron
Condicional
yo moraría
tú morarías
Ud./él/ella moraría
nosotros, -as moraríamos
vosotros, -as moraríais
Uds./ellos/ellas morarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo morara
tú moraras
Ud./él/ella morara
nosotros, -as moráramos
vosotros, -as morarais
Uds./ellos/ellas moraran
yo morase
tú morases
Ud./él/ella morase
nosotros, -as morásemos
vosotros, -as moraseis
Uds./ellos/ellas morasen
Presente de Subjuntivo
yo more
tú mores
Ud./él/ella more
nosotros, -as moremos
vosotros, -as moréis
Uds./ellos/ellas moren
Futuro de Subjuntivo
yo morare
tú morares
Ud./él/ella morare
nosotros, -as moráremos
vosotros, -as morareis
Uds./ellos/ellas moraren
Imperativo
mora (tú)
more (Ud./él/ella)
morad (vosotros, -as)
moren (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había morado
tú habías morado
Ud./él/ella había morado
nosotros, -as habíamos morado
vosotros, -as habíais morado
Uds./ellos/ellas habían morado
Futuro Perfecto
yo habré morado
tú habrás morado
Ud./él/ella habrá morado
nosotros, -as habremos morado
vosotros, -as habréis morado
Uds./ellos/ellas habrán morado
Pretérito Perfecto
yo he morado
tú has morado
Ud./él/ella ha morado
nosotros, -as hemos morado
vosotros, -as habéis morado
Uds./ellos/ellas han morado
Condicional Anterior
yo habría morado
tú habrías morado
Ud./él/ella habría morado
nosotros, -as habríamos morado
vosotros, -as habríais morado
Uds./ellos/ellas habrían morado
Pretérito Anterior
yo hube morado
tú hubiste morado
Ud./él/ella hubo morado
nosotros, -as hubimos morado
vosotros, -as hubísteis morado
Uds./ellos/ellas hubieron morado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya morado
tú hayas morado
Ud./él/ella haya morado
nosotros, -as hayamos morado
vosotros, -as hayáis morado
Uds./ellos/ellas hayan morado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera morado
tú hubieras morado
Ud./él/ella hubiera morado
nosotros, -as hubiéramos morado
vosotros, -as hubierais morado
Uds./ellos/ellas hubieran morado
Presente Continuo
yo estoy morando
tú estás morando
Ud./él/ella está morando
nosotros, -as estamos morando
vosotros, -as estáis morando
Uds./ellos/ellas están morando
Pretérito Continuo
yo estuve morando
tú estuviste morando
Ud./él/ella estuvo morando
nosotros, -as estuvimos morando
vosotros, -as estuvisteis morando
Uds./ellos/ellas estuvieron morando
Imperfecto Continuo
yo estaba morando
tú estabas morando
Ud./él/ella estaba morando
nosotros, -as estábamos morando
vosotros, -as estabais morando
Uds./ellos/ellas estaban morando
Futuro Continuo
yo estaré morando
tú estarás morando
Ud./él/ella estará morando
nosotros, -as estaremos morando
vosotros, -as estaréis morando
Uds./ellos/ellas estarán morando
Condicional Continuo
yo estaría morando
tú estarías morando
Ud./él/ella estaría morando
nosotros, -as estaríamos morando
vosotros, -as estaríais morando
Uds./ellos/ellas estarían morando
Sinónimos

morar

intransitivo
residir, habitar, vivir, poblar.
Morar es voz escogida, de uso principalmente literario.
Traducciones

morar

σταθώ

morar

morar

morar

dvæle

morar

לשכון

morar

VI (= vivir) → dwell (liter), to live; (= alojarse) → to stay
Ejemplos ?
"¡Dios mío!, habrías dicho, ¿qué se ha hecho de esas chozas y esos hogares rústicos, moradas antes de la moderación y de la virtud?
Y los descendientes de aquéllos, los dioses dadores de bienes, cómo se repartieron la riqueza, cómo se dividieron los honores y cómo además, por primera vez, habitaron el muy abrupto Olimpo. Contadme esto, Musas que desde un principio habitáis las moradas olímpicas, y decidme lo que hubo antes de ellos.
En las noches sombrías cuando todas mis penas como negros vampiros sobre mi lecho vuelan; cuando el insomnio pinta las moradas ojeras y las rojizas manchas en mi faz macilenta, me parece que baja la araña de su celda y camina, y camina...
A partir de una efectiva concertación democrática 80 mil familias están siendo atendidas a través de créditos, rehabilitación de sus moradas o construcción de viviendas dignas.
Fue hecho como fue dicho. Entonces fueron también las moradas de los pajarillos, de los grandes pájaros. “Pájaros, anidaréis sobre los árboles, sobre los bejucos moraréis; engendraréis, os multiplicaréis sobre las ramas de los árboles, sobre las ramas de los bejucos”.
Así fue dicho a los venados, a los pájaros, para que hiciesen lo que debían hacer; todos tomaron sus dormitorios, sus moradas. Así los Procreadores, los Engendradores, dieron sus casas a los animales de la tierra.
Cambiaremos nuestra Palabra. Vuestro sustento, vuestra alimentación, vuestros dormitorios, vuestras moradas, los tendréis: serán las barrancas, las selvas.
Recorre estos países y con sus ofrendas y tus adquisiciones la pagoda de nuestro dios resplandecerá como los astros, flotando moradas de los genios.
Ambos fueron adornados con collares rojos y cascabeles, y Blanca, la niña de la viuda, y Alejandro y Pepita, hijos del cacallero, que también era vecino de Doña Casimira, habitando en el otro tercero, no dudaron ya que en sus moradas todo sería bienestar y ventura con haber llevado a ellas a los dos gatitos.
El sol de fiesta de Madrid penetraba disfrazado de mil colores por las altas vidrieras rojas, azules, verdes, moradas y amarillas; y como polvo de las alas de las mariposas iban los corpúsculos iluminados de aquellos haces alegres y mágicos a jugar con los matices de los graciosos tocados de las damas, sacando lustre azul, de pluma de gallo, al negro casco de la hermosa cabeza desnuda de la morena de un palco, y más abajo, en la sala, dando reflejos de aurora boreal a las flores, a la paja, a los tules de los sombreros graciosos y pintorescos que anunciaban la primavera como las margaritas de un prado.
Diseminadas por doquier estas doctrinas, introducida entre todos esta tan grande licencia de pensar y obrar, no es de admirar que los hombres de las clases bajas, a los que cansa su pobre casa o la fábrica, ansíen lanzarse sobre las moradas y fortunas de los más ricos; ni tampoco admira que ya no exista tranquilidad alguna en la vida pública o privada, y que la humanidad parezca haber llegado ya casi a su última ruina.
Y los villanos cerraban las ventanas y las puertas de sus moradas, porque no llegase hasta ellas rumor alguno, y murmuraban santiguándose: -¡Dios y la Virgen nos libren de él!