montevideano

(redireccionado de montevideanos)

montevideano, a

1. adj. De Montevideo, capital de Uruguay.
2. s. Persona natural de esta ciudad.

montevideano, -na

 
adj.-s. De Monte video.
Traducciones

montevideano

/a ADJ, SM/FMontevidean
Ejemplos ?
En Río de Janeiro el cónsul británico en Brasil, Lord Strangford, había iniciado sin éxito en abril un proceso de mediación orientado a mantener el statu quo que dejara en suspenso la disputa de fondo entre los juntistas porteños y regentistas montevideanos.
Otros libros publicados "Génesis, esencia y fundamentos del Socialismo", "Las tres dimensiones de la democracia", "De Montevideo a Moscú", "Poemas Montevideanos", "Ensayos sobre el Marxismo", "La revolución del machete".
Honra a José Enrique Rodó, un importante escritor uruguayo. El parque tiene 42 hectáreas de extensión y constituye un paseo tradicional para los montevideanos.
Pieza para cuarteto de metales, piano y percusión (1976). La ciudad gris (1976). Montevideanos (1976) Pequeña suite montevideana (1977).
Debido a que las haciendas de los montevideanos eran saqueadas de forma continua, el Cabildo mandó a construir un fuerte llamado San Juan Bautista de la Frontera (Pintado) para su protección.
Esta mañana y otros cuentos (1949) Montevideanos (1959) La muerte y otras sorpresas (1968) Con y sin nostalgia (1977) Geografías (compilación de cuentos y poemas, 1984) Despistes y franquezas (compilación de cuentos y poemas, 1989) Buzón de tiempo (1999) El porvenir de mi pasado (2003) "El tiempo que no llegó", sección incluida en la segunda edición de sus Cuentos completos, de 2013.
La defección en el frente oriental corre por dentro, los montevideanos que habían apoyado la revolución se inclinaba ahora ante los portugueses, y sus intereses capitalistas y oligárquicos.
Fue director de dicho semanario hasta 1903. Por esos años también participa de la dirección de otros periódicos montevideanos, como La Prensa y El País.
Es seguro, en efecto que durante ese tiempo, Montevideo habría ascendido a la jerarquía de capital de Intendencia con jurisdicción territorial en todo el país y aún más lejos de sus fronteras… También parece evidente que en el mismo lapso habría sido creada la diócesis por cuyo establecimiento venían pugnando los montevideanos, con jurisdicción eclesiástica más o menos igual a la política y administrativa.
Ese hecho, en efecto, mirado fríamente y sin pensar en sus trascendentales consecuencias imprevisibles en aquel momento, no fue otra cosa que una guerra civil de orientales contra montevideanos y a la inversa.
Un nuevo congreso reunido poco después del aludido (Capilla Maciel) creó, por voluntad de los diputados del pueblo oriental (incluyendo también emigrados de Montevideo), el primer gobierno Intendencia, el gobierno tan anhelado por los montevideanos de la época colonial.
Pues, una aproximación creciente y fecunda de orientales entre sí y de orientales con montevideanos; el trasiego de habitantes de una región del país a otra; el olvido de los “pagos” y de las “querencias” de tintes característicos; el debilitamiento general y feliz de las tendencias y pasiones localistas y, en su consecuencia, el aumento progresivo del núcleo oriental con desmedro de los núcleos locales y diferenciados de Salto, de Cerro Largo o de Soriano.