montés

(redireccionado de monteses)
También se encuentra en: Sinónimos.

montés, a

adj. BOTÁNICA, ZOOLOGÍA Se aplica al animal o a la planta que se cría o vive en el monte nos sorprendimos ante la presencia de un gato montés. salvaje, silvestre

montés -tesa

 
adj. Que anda, está o se cría en el monte.
Traducciones

montés

wild

montés

Wild

montés

sauvage

montés

дикий

montés

wild

montés

Divoký

montés

ADJwild
Ejemplos ?
o se recordaba, en la «histórica urbe» de Alcazargazul, acontecimiento igual, por lo menos desde que cesaron de ocuparla los moros y la conquistó el buen Alvar Mojino de los Mojinos, asaltando la muralla con sus hombres, cual banda de gatos monteses que trepan a un peñasco con las uñas.
Cuando llegaron al sitio donde estaba el fuerte Diomedes, domador de caballos, con los más y mejores de los adalides, que parecían carniceros leones o puercos monteses, cuya fuerza es grande, se detuvieron; y Hera, la diosa de los níveos brazos, tomando el aspecto del magnánimo Esténtor, que tenía vozarrón de bronce y gritaba tanto como cincuenta, exclamó: —¡Qué vergüenza, argivos, hombres sin dignidad, admirables sólo por la figura!
2(24-3) Y tomando Saúl tres mil hombres escogidos de todo Israel, fué en busca de David y de los suyos, por las cumbres de los peñascos de las cabras monteses.
4 Hacen apartar del camino á los menesterosos: Y todos los pobres de la tierra se esconden. 5 He aquí, como asnos monteses en el desierto, Salen á su obra madrugando para robar; El desierto es mantenimiento de sus hijos.
Entonces el gatito montés se asomó, y aunque tuerto, se alegró de su triunfo. Y dicen que desde esa ocasión, a los gatos monteses no les gusta cazar de noche, sino solo de día.
Y arrancando ambos las luengas lanzas de los escudos, acometiéronse como carniceros leones o puercos monteses, cuya fuerza es inmensa.
Y en sus brazos cabras monteses o lobeznos salvajes teniendo, les daban blanca leche cuantas recién pandas tenían aún el pecho rebosante por haber dejado a sus niños, y se ponían coronas de yedra y de encina y de tejo florido.
Sacando y empuñando las espadas ocultas bajo sus peplos purpúreos, cada uno de ellos miró á su alrededor si había alguien. Y entonces, como jabalíes monteses, revolviéndose contra la mujer, dicen: «¡Muere, muere!
Pero he aquí que no se dio cuenta de que otros ojos, más grandes y más lucientes, lo seguían desde la copa de un alto árbol. Era el tecolote que le gustaba espiar a los gatos monteses para asaltarlos y dejarlos ciegos.
41(39-3) ¿Quién preparó al cuervo su alimento, Cuando sus pollos claman á Dios, Bullendo de un lado á otro por carecer de comida? Job 39 1(39-4) ¿Sabes tú el tiempo en que paren las cabras monteses?
Entre tanto, el puma reunió a todos los animales bravos, como coyotes, gatos monteses, tigrillos, zorras y les contó la humillación recibida por el chapulín: -Si no les damos una lección a estos insectos, van a pensar que les tenemos miedo.
Se sintieron transformarse en aves en ocelotes en gatos monteses y así cambiados, transportarse a otras dimensiones, como en el túnel del tiempo, en búsqueda del lugar donde sus antepasados habían habitado.