montero

montero, a

1. s. CAZA Persona que busca y persigue la caza en el monte o la conduce hacia el lugar donde están los cazadores. venador
2. montero de lebrel CAZA Persona encargada de los lebreles que han de servir en los puntos de espera.
3. montero de traílla CAZA Persona que se encargaba de los sabuesos de traílla.
4. montero mayor HISTORIA Oficial de palacio que tenía a su cargo las cacerías reales.

montero, -ra

 
m. f. Persona que busca, persigue y ojea la caza en el monte.
montero de cámara o de Espinosa Criado de la casa real de Castilla que velaba el sueño de las personas reales.
montero mayor Jefe de palacio que mandaba a los monteros del rey.
Traducciones

montero

capocaccia

montero

Montero

montero

Montero

montero

Montero

montero

/a SM/F (= cazador) → hunter; (= ojeador) → beater
V tb montera
Ejemplos ?
Supo ella nuestro amor antes y velándolo a su hijo, «obrad prudente, me dijo, y sed dichosos amantes.» SANCHO MONTERO: ¡Fatal complacencia fué!
Ese Muza embajador del rey moro de Sevilla, es el galán. SANCHO MONTERO: ¡Qué mancilla para dama de su honor! ¡Un moro! Por Dios, Estrella, que al conde lo he de contar.
Me acogió desde mi infancia, y desque vino de Francia no la he concebido impura. No tengo madre, Montero, y ella de tal me sirvió, ¿negarla pudiera yo lo que hizo por mí primero?
SANCHO MONTERO: ¡Silencio! ESTRELLA: Por Dios, Sancho, disimula si es que has visto… SANCHO MONTERO: Todo, Estrella, y estáme ahogando la furia.
SANCHO MONTERO: Pues bien, Estrella, si me amas y si confianza alguna te inspira la idolatría que mi pasión te tributa; en vez de guardar la reja de una sorpresa importuna, guarda la puerta a su cuarto, y cuanto digan escucha.
Rodó, acotemos fue víctima de ese esquema falaz a lo cual se refirió Montero López en su notable conferencia de la semana pasada en la Asociación Uruguaya de Escritores que preside.
Los jefes de la Casa Real serán seis, a saber: Un capellán mayor. Un mayordomo mayor. Un camarero mayor. Un caballerizo mayor. Un montero mayor. Un gran maestro de ceremonias. Art. 26.
En 1925, el doctor Ferreiro figura en las actas como secretario, y durante la Presidencia de Pablo Blanco Acevedo fue bibliotecario y lo siguió siendo durante la siguiente de Raúl Montero Bustamante hasta 1931, año en que cesó cuando fue electo Presidente José María Fernández Saldaña.
La "Blanca" se fondeó, por decirlo así, al frente de nuestras baterías hasta que la hicimos salir de la línea; y habría sido de desear que el brigadier Méndez Núñez, que tenía la misión de castigarnos, hubiese correspondido a su fama, prefiriendo para su insignia, como lo hizo nuestro comandante Montero, una fragata de madera, a un castillo de fierro, como es la brindada "Numancia".
Oigamos, para prueba incontestable, lo que una noche hablaban a una reja un paje de don Sancho y una amable y hermosa dama que de amor le escucha plática dulce con paciencia mucha; y las palabras nos dirán de Estrella lo que ignoraba aún Sancho Montero, que aquél era, lector, el nombre de ella, y éste el nombre también del caballero.
Y ya los roncos alanos A sus espaldas sentia Cada punto mas cercanos, Y un montero en cuyas manos Tarde ó temprano daria; Cuando por su buena suerte Los vió el hidalgo bajar; Y el son de su trompa fuerte Paró la turba, y la muerte Dejó su presa escapar.
A las 12 y 55 el fuego de nuestros artilleros, así en el sur como en el norte, era continuo e infatigable, al mismo tiempo que avanzaba con nuestros buques el bravísimo comandante Montero, haciendo a los enemigos un fuego mortífero: creíase que nuestra pequeña escuadra iba a sucumbir, con el peso de tanto proyectil dirigido sobre ella; pero las fragatas españolas que no consiguieron su intento, se concentraron todas sobre las baterías del sur.