montanista

montanista

1. adj. RELIGIÓN Del montanismo.
2. adj./ s. m. y f. RELIGIÓN Que profesaba el montanismo.

montanista

 
adj.-com. rel. Partidario del montanismo.
adj. Perteneciente a él.
Ejemplos ?
Según ellos, la Didaché era obra de un impostor que la había compuesto a finales del siglo II o principios del III, con intención de falsear una enseñanza. Dom Connolly aventuró que la Didaché era obra de un montanista.
Parece ser que condenó la doctrina montanista, y que se enfrentó a los gnósticos y a los marcionistas, aunque no existen documentos históricos que acrediten estas actuaciones, ya que, según el Liber Pontificalis prohibió a los clérigos que llevaran el cabello largo, lo que supondría una forma de separarse de los gnósticos que, al parecer, tenían esta costumbre.
Aunque la controversia sobre la posibilidad de la ordenación de mujeres es relativamente reciente la presencia de un canon en el concilio de Laodicea del siglo IV determinando que, de acuerdo con la voluntad de Cristo mismo, solo varones podían ser ordenados sacerdotes, hace notar que este punto al menos se discutió quizás debido a la herejía montanista.
Su carta a Poncio y a Carico trata de la herejía montanista y afirma que la llamada nueva profecía de este orden falso, es abominada en toda la cristiandad, en el mundo entero.
Más tarde, también por motivos de la controversia montanista, vino a Roma a reunirse con Eleuterio, el obispo Abercius de Hierápolis en Frigia.
Alrededor del 177, Ireneo, nativo de Esmirna, acompaña a varios confesores de Lyon a ver al papa Eleuterio para discutir con él la cuestión de los efectos de la herejía Montanista.
Por otro lado, según el Diálogo de Cayo, dirigido contra un montanista llamado Proclo, éste afirmó que “hubo cuatro profetisas, las hijas de Felipe, en Hierópolis en Asia donde aún está situada su tumba y la de su padre”.
Debido a su trayectoria controvertida por haberse unido al movimiento montanista es, junto con Orígenes, el único padre de la Iglesia que no fue canonizado.
El montanismo, a diferencia de la gnosis y del marcionismo, no pretendía anunciar una nueva doctrina sino más bien revalorizar ciertos elementos relativamente olvidados de la doctrina tradicional: La escatología, que caracterizaba a la doctrina montanista al afirmar que el fin de los tiempos se acercaba y que llegaría en un plazo muy breve, con lo que resurgía la espera de la parusía tal como lo habían esperado las primeras generaciones cristianas.
Sus primeros cinco años de pontificado tuvieron lugar durante el mandato del emperador Marco Aurelio quien ya había relajado su ímpetu perseguidor contra los cristianos, pero será a la subida al trono de su hijo Cómodo cuando cesen las persecuciones y la Iglesia pueda dedicarse a solucionar las divisiones que las doctrinas gnósticas, montanista y marcionita habían provocado en su seno.
Luego siguieron los tradicionales interrogatorios y amenazas, luego de las cuales Pionio y sus compañeros fueron relegados a prisión, a fin de esperar la llegada del procónsul. Aquí ellos encontraron otros confesores, entre los cuales estaba un montanista.
A los primeros años 190 puede datarse el anónimo documento Anti-montanista, registrado por Eusebio de Cesarea en su Historia Eclesiástica (V,16,3), dedicado por el autor a Avircio Marcelo.