montañés

(redireccionado de montañesa)
También se encuentra en: Sinónimos.

montañés, a

1. adj. De la montaña.
2. s. Persona natural de una montaña o que vive en ella.
3. adj. De La Montaña, comarca de la provincia de Cantabria.
4. s. Persona natural de esta región.
5. adj. De Santander y de Cantabria, ciudad y región españolas. cántabro, santanderino
6. s. Persona natural de esta ciudad o de esta región. santanderino

montañés -ñesa

 
adj.-s. Natural de una montaña.
De la Montaña, comarca de Cantabria.
adj. Relativo a la montaña.

montañés, -ñesa

(monta'ɲes, -'ɲesa)
abreviación
que está relacionado con la montaña los lagos montañeses

montañés, -ñesa


sustantivo masculino-femenino
persona que habita en la montaña Un montañés experto rescató a las víctimas del accidente.
Sinónimos
Traducciones

montañés

mountaineer

montañés

alpinista, montanaro

montañés

/esa
A. ADJ
1. (= de montaña) → mountain antes de s; (= de tierras altas) → highland antes de s
2. (= de Santander) → of/from the Santander region
B. SM/F
1. (gen) → highlander
2. [de Santander] → native/inhabitant of the Santander region
Ejemplos ?
I. toda confusa, conmovida y condensada, La Redacción ---- (De La Abeja Montañesa.) 29 de agosto de 1886. ---- Notas : 10 : «Querido amigo».
Llamela de la ventana: si ha de subir, abrirela. DOÑA BERNARDA Poco el cuidado recela de una montañesa llana. Cuando suba, ¿qué hay que importe?
Mi tercera novia fue una viuda guapa, que tenía fincas en Santander, y la mejor reputación, y próximo también nuestro enlace, hasta que se averigua que vivía el primer marido... Mi cuarta novia era mi criada, una muchacha como un pino, montañesa; estaba entusiasmada con lo de ascender a señora...
Aun se habla de otra media corrida, aun faltan muchas romerías, aun restan muchos bailes, y por si esto es poco, dentro de cuatro o cinco días empezará Teodora Lamadrid a arrastrar al teatro a ese mismo público que hoy le abandona, porque... así le vendrá mejor... Paredes ---- (De La Abeja Montañesa.) Agosto de 1859.
Si el mismo a quien soy deudora de la vida que he rendido, es el barbero fingido que amante me escribe ahora, montañesa enredadora, más te debo que pensé; lo que a varas te compré, a piezas te he de pagar.
Mejor me sale la cuenta de lo que yo había entendido. No mintió la montañesa, cuentas a sumar me dio, que mi dicha averiguó, por lo que en ello interesa.
Acostúmbrate a vivir entre ellos y convéncete de que están en el mundo para expiación de nuestras culpas, como las chinches, las moscas y las verrugas. Paredes ---- (De La Abeja Montañesa.) 16 de enero de 1859.
Dispensa que por hoy, cediendo a la misma influencia, termine aquí esta carta tu amigo... (Aquí la firma, que omito; pero, en cambio, allá va la de PAREDES.) ---- (De La Abeja Montañesa.) Julio de 1859.
(Vanse llevando el arca.) Escena XI DOÑA BERNARDA, MARI-RAMÍREZ. De toquera montañesa, con vara y fardo. MARÍA No hay pelo de la cabeza que se le pueda igualar.
Bien es verdad que don Silvestre hacía mucho tiempo que hablaba con inusitado empeño de la necesidad de perpetuar su casta, y no faltaba en el pueblo quien atribuyera esta circunstancia a los ojazos negros de una moza de ocho arrobas, heredera de un decente patrimonio, que fue la que, al fin, tuvo la honra de conquistar la mitad del lecho de nuestro amigo, el vástago más notable de la insigne familia montañesa de los Seturas.
A la mañana siguiente se enterraron en el pueblo tres cadáveres, porque el del guardabosques apareció colgado del camueso que prestaba sombra a Gilda cuando se sacaba la espina que se clavó en el pie saltando un seto. ---- (De La Abeja Montañesa .) 11 de abril de 1861.
Por otra parte, en el deber en que me has puesto de corresponder de alguna manera a las sabrosísimas epístolas que desde esa coronada villa me has dirigido por conducto de nuestra común amiga La Abeja Montañesa, no pudiera yo hallar unas circunstancias más favorables que en las que en la actualidad me rodean para hacer un esfuerzo con el auxilio de mi buen deseo, siquiera reanude todo mí trabajo en perjuicio de tus constantes y amabilísimas lectoras, mis inolvidables paisanas.