montaña

(redireccionado de montañas)
También se encuentra en: Sinónimos.

montaña

(Del lat. vulgar montanea, montañoso.)
1. s. f. GEOGRAFÍA Elevación natural del terreno de altura destacable conseguimos escalar la montaña.
2. GEOGRAFÍA Terreno o territorio donde abundan los montes o la parte montañosa en contraposición a la llanura veranea en la montaña; vamos a la montaña a merendar.
3. Acumulación abundante de personas o cosas sobre la mesa hay una montaña de libros. montón
4. DEPORTES Parte de una carrera ciclística que se corre por montañas es el rey de la montaña.
5. Dificultad o cosa difícil el examen se le hace una montaña; cuando lo hayas hecho verás que no era una montaña. insignificancia
6. montaña rusa JUEGOS Atracción de feria que consiste en una vía férrea elevada, con vueltas cerradas y pendientes muy pronunciadas por donde circulan, a gran velocidad, los vagones.

montaña

 
f. geog. Gran elevación natural del terreno.
fig.Amontonamiento, abundancia de personas o cosas.
montaña de hielo Iceberg.
montaña rusa Camino ondulado por el cual, gracias al declive, se desliza sobre rieles un vehículo que ocupan las personas por diversión.

Montaña (Mountain)

 
Región del O de E.U.A., en las Montañas Rocosas, formada por los estados de Arizona, Colorado, Idaho, Montana, Nevada, Nuevo México, Utah y Wyoming; 2 236 628 km2 y 13 658 776 h.

Montaña (Mountain)

 
Prov. de Filipinas, en el centro-N de la isla de Luzón; 2 097 km2 y 103 052 h. Cap., Bontoc.

montaña

(mon´taɲa)
sustantivo femenino
1. planicie elevación natural del terreno de grandes dimensiones Es necesario tener experiencia para subir una montaña.
2. región donde abundan ese tipo de elevaciones No me gusta la llanura, ni el mar, me gusta la montaña.
3. gran cantidad de algo montaña de tareas
4. problema de gran dificultad Con ese ruido estudiar era una montaña.
Sinónimos

montaña

sustantivo femenino
Traducciones

montaña

berg

montaña

планина

montaña

mont, muntanya, serra

montaña

hora

montaña

bjerg

montaña

Berg, Gebirge

montaña

montaro, monto

montaña

vuori

montaña

montagne

montaña

पर्वत, पहाड़

montaña

hegy

montaña

gunung

montaña

fjalla

montaña

mons

montaña

berg, gebergte

montaña

fjell, berg

montaña

góra

montaña

munte

montaña

гора

montaña

berg

montaña

mlima

montaña

dağ

montaña

montaña

جَبَلٌ

montaña

planina

montaña

montaña

montaña

ภูเขา

montaña

núi

montaña

montaña

A. SF
1. (= monte) → mountain
una montaña de papelesa mountain of papers
montaña de mantequillabutter mountain
hacer una montaña de un granito de arenato make a mountain out of a molehill
montaña rusaroller coaster, big dipper
Montañas RocosasRocky Mountains
2. (= zona, sierra) → mountains pl
pasamos un mes en la montañawe spent a month in the mountains
3. (LAm) (= bosque) → forest
B. SMF montaña del PirineoPyrenean mountain dog, Great Pyrenees (EEUU)

montaña

f mountain
Ejemplos ?
Un júbilo extraño innovaba rocas, montes, montañas, volcanes; un verdor misterioso acrecentaba la hierba, los matorrales y los árboles; un colorido de ropa nueva se extendía sobre la tierra, sobre el agua, en el viento...el propio sol se transformaba.
Gran parte de la monstruosa tierra ardía con terrible humareda y se fundía igual que el estaño cuando por arte de los hombres se calienta en el bien horadado crisol o el hierro que es mucho más resistente, cuando se le somete al calor del fuego en los barrancos de las montañas, se funde en el suelo divino por obra de Hefesto; así entonces se fundía la tierra con la llama del ardiente fuego.
García de Paredes contaría cuarenta y cinco años; era alto y seco y más amarillo que una momia; dijérase que su piel estaba muerta hacía mucho tiempo; llegaba la frente a la nuca, gracias a una calva limpia y reluciente, cuyo brillo tenía algo de fosfórico; sus ojos, negros y apagados, hundidos en las descarnadas cuencas, se parecían a esas lagunas encerradas entre montañas, que sólo ofrecen obscuridad, vértigos y muerte al que las mira; lagunas que nada reflejan; que rugen sordamente alguna vez, pero sin alterarse; que devoran todo lo que cae en su superficie; que nada devuelven; que nadie ha podido sondear; que no se alimentan de ningún río, y cuyo fondo busca la imaginación en los mares antípodas.
Cruzando un largo pasillo, abierta una puerta grande, entraron en un salón inmenso, todo obscuro, y al pronto, una luz sola, intensísima, ardió en el espacio, y sus fulgores astrales alumbraron un paisaje sorprendente. Montañas, valles, oasis de palmeras, y, a lo lejos, las torres de una ciudad magnífica, las cúpulas de sus templos, las extremidades de sus minaretes.
Unas veces emitían articulaciones como para entenderse con dioses, otras un sonido con la fuerza de un toro de potente mugido, bravo e indómito, otras de un león de salvaje furia, otras igual que los cachorros, maravilla oírlo, y otras silbaba y le hacían eco las altas montañas.
La botella se sentía llena de canciones y versos referentes a cosas de las que no tenía la menor idea: las verdes montañas soleadas, donde maduran las uvas y donde las retozonas muchachas y los bulliciosos mozos cantan y se besan.
La hermosa y lozana doncella yacía en su lecho soñando con aquél que tanto la amaba y que, según ella creía, se encontraba en aquellos momentos caminando por bosques y montañas.
No son nubes, sino montañas, montañas altas y magníficas, cuyas cumbres rebasan las nubes y están rodeadas de una atmósfera serena.
Primero nacieron la tierra, los montes, las llanuras; se pusieron en camino las aguas; los arroyos caminaron entre los montes; así tuvo lugar la puesta en marcha de las aguas cuando aparecieron las grandes montañas.
En seguida fecundaron a los animales de las montañas, guardianes de todas las selvas, los seres de las montañas: venados, pájaros, pumas, jaguares, serpientes, víboras, ganti, guardianes de los bejucos.
Tanta belleza y magnificencia nunca la había visto Juan; el sol parecía más cálido en aquel aire puro; el mozo oía los cuernos de los cazadores resonando entre las montañas, tan claramente, que las lágrimas asomaron a sus ojos y no pudo por menos de exclamar: ¡Dios santo y misericordioso, quisiera besarte por tu bondad con nosotros y por toda esa belleza que, para nosotros también, has puesto en el mundo!
A este Sabio Pez-Tierra de juguetes las grandes montañas Chicak, Hunahpu, Pecul, Yaxcanul, Macamob, Huliznab, se cuenta, nombres de las montañas que existieron cuando el alba; nacieron en una noche por Sabio Pez-Tierra.