montés


También se encuentra en: Sinónimos.

montés, a

adj. BOTÁNICA, ZOOLOGÍA Se aplica al animal o a la planta que se cría o vive en el monte nos sorprendimos ante la presencia de un gato montés. salvaje, silvestre

montés -tesa

 
adj. Que anda, está o se cría en el monte.
Traducciones

montés

wild

montés

Wild

montés

sauvage

montés

дикий

montés

wild

montés

Divoký

montés

ADJwild
Ejemplos ?
A la noche siguiente, el tecolote se encontraba, a las mismas horas de la anterior, esperando al gato montés, pero este no acudió a la cita.
4 Porque las saetas del Todopoderoso están en mí, Cuyo veneno bebe mi espíritu; Y terrores de Dios me combaten. 5¿Acaso gime el asno montés junto á la hierba?
4(39-7) Sus hijos están sanos, crecen con el pasto: Salen y no vuelven á ellas. 5(39-8) ¿Quién echó libre al asno montés, y quién soltó sus ataduras?
Oírle y recobrarme fue obra de un instante. El indio ya se recogía, como un gato montés, dispuesto a saltar sobre mí. Parecióme sentir en la medula el frío del acero: Tuve horror a morir apuñalado, y de pronto me sentí fuerte y valeroso.
Toda criatura halla sus medios de defensa en la angustia de la desesperación; detiénese el ciervo fatigado y muestra a la jauría sus temibles ramas; la cabra montés lleva al abismo al cazador; el mismo buey, dócil y doméstico servidor del hombre, que dobla paciente la ancha testuz bajo el yugo, la levanta irritado, agita sus cuernos poderosos y lanza por los aires a su enemigo.
4 Estos son los animales que comeréis: el buey, la oveja, y la cabra, 5 El ciervo, el corzo, y el búfalo, y el cabrío salvaje, y el unicornio, y buey salvaje, y cabra montés.
39 Y salió uno al campo á coger hierbas, y halló una como parra montés, y cogió de ella una faldada de calabazas silvestres: y volvió, y cortólas en la olla del potaje: porque no sabía lo que era.
Cómo aquél llamado: El tlacuache vanidoso, o ése de El tecolote y el ocelote, o aquél de El gato montés y el zorrillo, o el de El conejo y la mazorca y muchos más.
Y así estaba: Que el lagarto, que el perro de monte, que el gato montés, que el jabalí, que el ajolote, que el águila, que la tuza, que el zincoate, en fin, sin que se le diera remate al asunto, pues nadie aceptaba.
11 Porque él conoce á los hombres vanos: Ve asimismo la iniquidad, ¿y no hará caso? 12 El hombre vano se hará entendido, Aunque nazca como el pollino del asno montés.
Demanda libertad la Zorra astuta, y que mueran el hombre y el mastín para que pueda ser más absoluta. Nuestro Gato montés y el Tacuazín son de la libertad declamadores; y todos piden libertad al fin.
Asustado, el gato montés le replicó: -¡Qué susto me diste tecolotito! Sólo te ruego que me saques solamente un ojo, pues si me sacas los dos, me harás desgraciado para siempre.