monstruosidad

monstruosidad

1. s. f. Grave anormalidad o desproporción respecto de lo que se considera natural o moralmente aceptable. deformidad
2. Acción muy cruel y perversa está acusado de cometer monstruosidades con los niños.

monstruosidad

 
f. Calidad de monstruoso.
Cosa monstruosa.

monstruosidad

(monstɾwosi'ðað)
sustantivo femenino
1. cualidad de tener alguna anormalidad o ser monstruoso la monstruosidad de las personas violentas
2. acción o cosa monstruosa la monstruosidad de las sombras
Traducciones

monstruosidad

freak, monstrosity

monstruosidad

mostruosità

monstruosidad

monstruosité

monstruosidad

monstruosidade

monstruosidad

τερατούργημα

monstruosidad

monster

monstruosidad

SF
1. (= cosa fea) → monstrosity
¡qué monstruosidad de casa!what a monstrosity of a house!
2. (= crueldad) → atrocity
3. (= deformidad) la monstruosidad de sus faccioneshis monstrous features
Ejemplos ?
Pero, en el estado en que se hallaba, sólo pudo pensar en la horrible monstruosidad que tenía enfrente, y que sin duda alguna había compartido la desconocida suerte del joven Thaddeus y del ganado.
104 ¿Crees que yo pude mal decir de mi vida, que ambos ojos, para mí, la que más cara es? No pude, y no, si pudiera, tan perdidamente la amaría: pero tú, con Tapón, todo monstruosidad lo haces.
Pero, en el estado en que se hallaba, sólo pudo pensar en la horrible monstruosidad que tenía enfrente, y que sin duda alguna habla compartido la desconocida suerte del joven Thaddeus y del ganado.
Ammi es un anciano muy simpático y muy buena persona, y cuando la brigada de trabajadores empiece su tarea tengo que escribir al ingeniero jefe para que no lo pierda de vista. Me disgustaría recordarlo como una gris, retorcida y quebradiza monstruosidad de las que turban cada día más mi sueño.
Ammí es un anciano muy simpático y muy buena persona, y cuando la brigada de trabajadores empiece su tarea tengo que escribir al ingeniero jefe para que no le pierda de vista. Me disgustaría recordarle como una gris, retorcida y quebradiza monstruosidad de las que turban cada día más mi sueño.
Estaba dispuesto a aceptar que un vil italiano, el delegado apostólico tomase la dirección de la iglesia chilena. Frailes y beatos obraron de consumo para conseguir semejante monstruosidad que yo paralicé indignado.
Nada diremos de la monstruosidad y desatino de la gracia concedida, inesplicable en nuestros tiempos, pero muy natural y sencilla en aquellos, cuando el clero era el primer brazo del Estado, cuando los negocios públicos se confiaban á su guia y direccion, y finalmente cuando este poder era el único escudo y guarda del miserable pueblo, no diremos que en todas, pero sí en algunas ocasiones.
Pecador soy como el que más -prosiguió el párroco de Naya con la voz y el gesto transformados por una seriedad profunda-; pecador soy, indigno de que Dios baje a estas manos; no tengo vocación de santo, como el cura de Ulloa; ni me gusta echar sermones con requilorios, como el de Xabreñes; pero en semejante ocasión, al enterarme de la monstruosidad, no sé qué hormigueo me entró por el cuerpo, no sé qué vuelta me dio la sangre, ni qué luminarias me danzaron delante de los ojos..., que, vamos, al pino más alto del pinar de Morlán me subiría para gritar: «¡Maldición y anatema sobre Lobeiro!» ¡La plática que les encajé a mis feligreses el domingo!
Y bien, yo pretendo que esa legislación y esa organización serán una monstruosidad, y esto por dos razones: La primera, porque la ciencia humana es siempre imperfecta necesariamente y, comparando lo que se ha descubierto con lo que queda por descubrir, se puede decir que está todavía en la cuna.
Llega la ilicitud a la monstruosidad cuando el enemigo es este monstruo moderno, el marxismo o comunismo, hidra de siete cabezas, síntesis de toda herejía, opuesto diametralmente al cristianismo en su doctrina religiosa, política, social y económica.
Un rayo tienen en sus corvos dientes esos agrios cerdos, 550 su ímpetu tienen, rubios, y su vasta ira los leones y odiosa me es esa raza.” Cuál el motivo, a quien lo preguntaba: “Te lo diré”, dice, “y de la monstruosidad te maravillarás de una antigua culpa.
Cuando el gracioso insecto pasaba cerca de unos tules exuberantes, apareció desafiante la imponente monstruosidad de un prietuzco sapo.