monstruoso

(redireccionado de monstruosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

monstruoso, a

(Del lat. monstruosus.)
1. adj. Que es anormal o deforme la leyenda habla de un ser monstruoso que habita en la cueva. normal
2. Que es muy grande o extraordinario han inaugurado un monstruoso centro comercial. enorme, colosal
3. Que es muy cruel o perverso su monstruosa mente maquinó terribles torturas. abominable
4. Que es muy feo no pagaría ni un duro por ese cuadro tan monstruoso. horroroso
5. Que causa molestia es monstruoso tener que levantarse a las cinco. fastidioso

monstruoso, -sa

 
adj. Contrario al orden natural.
Excesivamente grande, extraordinario.
Enormemente vituperable o execrable.

monstruoso, -sa

(mons'tɾuoso, -sa)
abreviación
1. normal que es anormal o deforme animal monstruoso
2. que es muy grande edificio monstruoso
3. que es moralmente despreciable acción monstruosa

monstruoso, -sa

(mons'tɾwoso, -sa)
abreviación
1. que está relacionado en sus características con los monstruos un animal monstruoso
2. que es muy feo aspecto monstruoso
3. que tiene un tamaño muy grande cantidades monstruosas de gente
4. que es reprochable por su comportamiento antimoral Las guerras entre pueblos son monstruosas.
Traducciones

monstruoso

immane, mostro, mostruoso

monstruoso

monstrueux

monstruoso

monstruoso

monstruoso

وحشية

monstruoso

monstrózní

monstruoso

מפלצתי

monstruoso

괴물

monstruoso

monstruösa

monstruoso

ADJ
1. (= terrible) → monstrous
es monstruoso queit is monstrous that ...
2. (= horrible) → monstrous, hideous; (= deforme) → freak antes de s
3. (= enorme) → monstrous, huge
Ejemplos ?
Si para la sala El páramo era una ficción novelesca, y Wyoming vivía sólo por una ironía de la luz; si no era más que un frente eléctrico de lámina sin costados ni fondo, para nosotros —Wyoming, Enid y yo—la escena filmada vivía flagrante, pero no en la pantalla, sino en un palco, donde nuestro amor sin culpa se transformaba en monstruosa infidelidad ante el marido vivo...
La nave y el hombre parecen aquí inseparables y forman una extraña unidad monstruosa, de esencial mitología, parida por el mar en una jornada tempestuosa y fecunda.
Ahí sentado en una piedra de color magenta cristalino, estaba el Rey de los Vampiros. Su fealdad era tan monstruosa que sus súbditos no lo veían para no morir de susto.
Res-ulta de todo lo borroneado que la conciencia no es, en nue&tro Perú, un santuario inviolable, y que una ley ab- surda, monstruosa, hace mangas y capirotes de los ideales y creencias del ciudadano.
Luego que le venció fustigándole con sus golpes, cayó aquél de rodillas y gimió la monstruosa tierra, Fulminado el dios, una violenta llamarada surgió de él cuando cayó entre los oscuros e inaccesibles barrancos de la montaña.
Era una monstruosa constelación de luces sobrenaturales, como un enjambre de luciérnagas necrófagas bailando una infernal zarabanda sobre una ciénaga maldita; y su color era el mismo que Ammi había llegado a reconocer y a temer.
Aquéllos escucharon atentamente a su hija y la obedecieron; la pusieron ambos al corriente de cuanto estaba decretado que ocurriera respecto al rey Cronos y a su intrépido hijo, y la enviaron a Licto, a un rico pueblo de Creta, cuando ya estaba a punto de parir al más joven de sus hijos, el poderoso Zeus. A éste le recogió la monstruosa Gea para criarlo y cuidarlo en la espaciosa Creta.
Confesamos que ante alharaca tamaña, se despertó la cu- riosidad nuestra por leer la monstruosa tesis, el fenómeno de inmoralidad, irreligión y escándalo; y después de leída no pu- dimos menos de soltar la carcajada, pensando que los que con- tra la tesis se encarnizan, no se han tomado el trabajo de leerla, y que se han hecho eco de apasionadas ó incompetenles referencias.
Allí los dioses Titanes bajo una oscura tiniebla están ocultos por voluntad de Zeus amontonador de nubes en una húmeda región al extremo de la monstruosa tierra; no tienen salida posible: Posidón les puso encima broncíneas puertas y una muralla les rodea de ambos lados.
Era una monstruosa constelación de luces sobrenaturales, como un enjambre de luciérnagas necrófagas bailando una infernal zarabanda sobre una ciénaga maldita; y su color era el mismo que Ammi habla llegado a reconocer y a temer.
Luego que Zeus expulsó del cielo a los Titanes, la monstruosa Gea concibió su hijo más joven, Tifón en abrazo amoroso con Tártaro preparado por la dorada Afrodita.
Mientras examinaba sus ojos fijos y su rostro melancólico, una monstruosa idea cruzó por mi mente: que era un espíritu y no un hombre.