Ejemplos ?
Con la dispersión ideológica de la sexualidad libre, el divorcio y la modificación tradicional de la familia, la monoparentalidad se vuelve regular en la sociedad, no sólo por eventos bélicos, sino también por decisiones personales de la madre.
Este modelo familiar resultó altamente productivo debido a la proliferación del feminismo laboral que permitió el autónomo sustento de las "madres solteras" en la década de 1960 y años posteriores. La monoparentalidad femenina también resultó en la sustentabilidad de estancias infantiles en la década de 1960.
Tanto la monoparentalidad, como la homoparentalidad, no presentan ningún efecto en la orientación sexual del infante, por lo que no son determinantes en el estudio de la orientación sexual.
Esta alteración en las células nerviosas refuerza la teoría de la determinación in utero, atribuyendo la orientación sexual a eventos totalmente biológicos y no sociales, debido a que la homoparentalidad y la monoparentalidad no tienen efectos en la orientación sexual de los infantes.
Además, dado que la mayoría de los núcleos monoparentales están encabezados por mujeres, es mayor la probabilidad de que la persona adulta tenga un trabajo peor retribuido, o a tiempo parcial. La monoparentalidad suele conllevar más dificultades para hacer compatibles horarios de trabajo y atención de los menores.
Del modelo anterior se desprende la teoría de la monoparentalidad y la homoparentalidad como determinantes en la conformación de la orientación sexual de un infante.
La monoparentalidad puede derivar de circunstancias muy diversas, y puede ser resultado de una opción voluntaria o de circunstancias no deseadas.
La proliferación del divorcio y la monoparentalidad en la segunda mitad del siglo XX destruye la noción tradicional de la feminidad y su dependencia marital.