Ejemplos ?
Su nombre es una referencia al conquistador Gengis Kan porque en el Japón de preguerra se creía que el cordero era muy popular entre los soldados mongoles.
Entonces entre los siglos IV y VII se empezaron a asentar tribus eslavas en la zona, como la tribu de los severianos. En el siglo XIII la región fue conquistada por los mongoles y anexionada por la Horda de Oro.
La decadencia de los mongoles y el debilitamiento de los safawi, a principios del siglo XVIII, hicieron que las inquietas tribus afganas recuperaran sus libertades y permitieron el nacimiento del Afganistán moderno, anunciado por la rebelión y la declaración de independencia de Mir Uways, jefe de la tribu de los gilzai.
Cuentan viejos cronistas que en el año 1609, nació en la ciudad de Indra Prastha una princesa llamada Mirnha, de la estirpe de los mongoles de la India Oriental.
Sin embargo, el poder dominante en el noreste de la India fue el reino Ahom de Assam, uno de los pocos que se resistieron a la dominación de los mongoles.
El afganistan oriental, encerrado en sí mismo, volvió a la actualidad cuando el turco Baber (o Babur) se instaló en Kabul en 1504 y conquistó la India, donde fundó la dinastía de los grandes mongoles, pero siguió siendo para ellos una provincia lejana, descuidada.
A lo largo de la historia, la región de la moderna Afganistán fue invadida por varios pueblos, que incluyen los persas, griegos, árabes, turcos, mongoles, británicos, soviéticos, y actualmente por la coalición liderada por EE.
Los coreanos del norte y del sur, étnicamente hablando, probablemente provengan de la rama tungús, que sufrió con el paso de los siglos influencias de sus conquistadores chinos y mongoles.
Bajo el reinado de Akbar el Grande, la India disfrutó de un amplio progreso cultural y económico, así como de una época de armonía religiosa. Gradualmente, los emperadores mongoles ampliaron sus imperios para cubrir gran parte del subcontinente.
A partir del siglo XI se producen cambios muy importantes: el desafío a la hegemonía árabe como etnia dominante dentro del islam a cargo de los islamizados turcos, que pasarán a controlar distintas zonas del Medio Oriente (mamelucos, otomanos), o de kurdos como Saladino; la irrupción de los cristianos latinos en tres puntos clave del Mediterráneo (reinos cristianos de la Reconquista en Al Ándalus, normandos en el sur de Italia y cruzados en Siria y Palestina); y la de los mongoles desde el centro de Asia.
Lo que sí ocurrió, y puede considerarse como una constante del periodo medieval, fue la periódica repetición de puntuales interferencias centroasiáticas en Europa y el Próximo Oriente en forma de invasiones de pueblos del Asia Central, destacadamente los turcos (köktürks, jázaros, otomanos) y los mongoles (unificados por Gengis Kan) y cuya Horda de Oro estuvo presente en Europa Oriental y conformó la personalidad de los estados cristianos que se crearon, a veces vasallos y a veces resistentes, en las estepas rusas y ucranianas.
Durante un tiempo el Imperio sobrevivió simplemente porque selyúcidas, mongoles y persas safávidas estaban demasiado divididos para poder atacar, pero finalmente los turcos otomanos invadieron todo lo que quedaba de las posesiones bizantinas a excepción de unas cuantas ciudades portuarias.