monetarista

monetarista

1. adj. ECONOMÍA Del monetarismo el candidato defiende una política monetarista.
2. s. m. y f. ECONOMÍA Partidario del monetarismo.

monetarista

 
com. Partidario del monetarismo.
adj. Monetario.
Traducciones

monetarista

ADJ & SMFmonetarist
Ejemplos ?
La introducción a la edición de su 50º aniversario fue escrita por Milton Friedman, también galardonado con el premio Nobel y adversario monetarista de Hayek.
figurando que los EEUU había, de alguna manera, descubierto el secreto de crecimiento estable y no inflacionario, los líderes de muchos países en ambos lados de la cortina de hierro trataron abiertamente de emular su éxito” Sin embargo, el ataque contra esas “políticas keynesianas” se intensificó a través de los 1970s y 1980s, liderado por, entre otros, Ludwig von Mises, Friedrich Hayek y Milton Friedman, el último de los cuales tuvo la mayor influencia en EEUU, donde, a partir de los finales de la década del 60 del siglo XX y comienzo de la del 70, su propuesta monetarista empezó a reemplazar la finanza funcional.
Randall Wray, op cit) y la monetarista, ejemplificada por Friedman, de acuerdo a la cual, las crisis se podrían evitar si el Banco central de EEUU -la Reserva Federal- expandiera la cantidad de circulante, dado que el dinero funciona como un “multiplicador monetario” Comparando ambas visiones, Paul Krugman escribe: “Un tema central de la Teoría General de Keynes fue la impotencia de la política monetaria en condiciones del tipo de la depresión.
Las escuelas monetarista y austríaca han intentado refutar el keynesianismo, sin embargo, éste sigue aplicándose en la mayor parte del mundo, y cierta parte de los economistas más influyentes del mundo son reconocidos keynesianos, como Paul Krugman y Joseph Stiglitz.
EN CASTELLANO León Díaz, John Jairo: EN CASTELLANO Kicillof, Axel (2011): Ecuación de Cambridge Escuela socialista Escuela neokeynesiana Escuela neoclásica Escuela monetarista Estado socialista
a Nueva economía clásica o Nueva macroeconomía clásica es una escuela del pensamiento macroeconómico que se basa principalmente en el análisis de la vertiente monetarista de la Economía neoclásica, especialmente tal como ese monetarismo fue interpretado por la llamada Escuela de Chicago.
El RBC rechazó la idea del alto desempleo involuntario en las recesiones y no solo desacreditó la idea de que el dinero puede estabilizar la economía, sino también rechazó la idea monetarista de que el dinero podría desestabilizar a ésta misma.
La implosión empírica de la Curva de Phillips fue seguida por diferentes ataques creados en campos teóricos por Friedman Y Edmund Phelps. Phelps, aunque no era un monetarista, argumentó que solo la inflación y deflación inesperada afectaban el empleo.
Algunos autores creen que esta política contribuyó a la Gran Depresión, mientras que otras teorías, como la monetarista y la austríaca, disienten.
La solución de corte monetarista intentada por el ministro Alfredo Gómez Morales, no tuvo éxito, y provocó una fuerte retracción de la liquidez, iniciando un complicado proceso.
Si bien contaba con un amplio respaldo del electorado, la situación económica heredada después del desastre económico producido por la aplicación de la escuela económica monetarista traería serias dificultades durante su mandato: la deuda externa había aumentado de 7.875 millones de dólares (1975) a 45.087 (1983), la pobreza del 5% en 1975 al 37% en 1982, siendo récord en el país.
La política monetaria está desarrollada entre otros por economistas como Knut Wicksell, Irving Fisher; Clark Warburton (quien fue descrito como “el primer monetarista en el periodo que siguió la Segunda Guerra Mundial) y Milton Friedman quienes enfatizaron el papel de la política monetaria en la estabilidad macroeconómica y se consideran representantes del monetarismo, basándose en ideas de economistas clásicos (especialmente John Stuart Mill, quien introdujo su "principio de la dependencia general de los precios sobre la cantidad del dinero en circulación” que sugiere que el nivel general de precios se relaciona con la cantidad de dinero multiplicada por su `velocidad de circulación').