monacal

(redireccionado de monacales)
También se encuentra en: Sinónimos.

monacal

adj. RELIGIÓN De los monjes o del monasterio si quieres quedarte, debes respetar el silencio monacal. monástico
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

monacal

 
adj. Relativo a los monjes.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

monacal

(mona'kal)
abreviación
que está relacionado a los monjes o su estilo de vida reglas monacales
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

monacal

adjetivo
monástico.
«Monástico es lo relativo al monasterio; monacal es lo relativo al monje. La institución es monástica; el hábito es monacal
José Joaquín de Mora
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

monacal

monkish

monacal

monacale

monacal

monastique

monacal

الرهبانية

monacal

寺院

monacal

寺院

monacal

klášterní

monacal

수도원

monacal

สงฆ์

monacal

ADJmonastic
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Atan luego al marido, de vergüenza y de rabia poseído: a la mujer en actitud acuestan, y alegres manifiestan diez erguidos y gordos instrumentos, capaces de engendrar hombres a cientos; instrumentos que España no vio iguales sino en las observancias monacales.
Las golondrinas nuevas, renovando con sus noveles picos alfareros los nidos tempraneros; bajo el ópalo insigne de los atardeceres monacales, el lloro de recientes recentales por la ubérrima ubre prohibida de la vaca, rumiante y faraónica, que al párvulo intimida; campanario de timbre novedoso; remozados altares; el amor amoroso de las parejas pares; noviazgos de muchachas frescas y humildes, como humildes coles, y que la mano dan por el postigo a la luz de dramáticos faroles; alguna señorita que canta en algún piano alguna vieja aria; el gendarme que pita...
Un asilo buscaban, cuando en nuestro hemisferio se fundaban diversas religiosas monacales, y entre ellas, por gozar la vita bona, se refugió el dios Príapo en persona.
Todas las familias de Lima, por falta de distracciones o de asunto en que ocupar la actividad del espíritu, estaban afiliadas en alguno de los partidos monacales, tomando la cosa con tanto o más calor que los politiqueros de nuestros republicanos tiempos cuando se trata de que el bastón presidencial cambie de manos para repartir garrotazos.
El esfuerzo lo convertirá en un superhombre. Entonces se le otorgarán poderes. ¿No sucede lo mismo con las órdenes monacales? ¿No está así organizado el ejército?
-Ya sé, dijo la moza, que infinitas son las fuerzas de tropa tan valiente, pues de los monacales las visitas sacian a la devota más ardiente; si hacen once los padres carmelitas, los jerónimos trece comúnmente; pero trece, por más que se pondera, es docena de frailes cualesquiera.
El sentimiento clasista en ciertos monasterios surge del origen y desarrollo del monacato hispano que fue debido a la rotunda intervención de las familias nobles, primero con el hecho de fundar las casas monacales y luego por financiar patrocinar y cuidar de la supervivencia de las mismas.
El resto de las dependencias monacales corresponden a edificaciones y reformas efectuadas en los siglos XVII y XVIII, teniendo un estado de conservación no del todo bueno.
El espacio del monasterio era enorme y en él estaba comprendida una gran huerta además de la iglesia y las dependencias monacales.
Los obispos crearon entonces las escuelas episcopales en donde, a diferencia de las escuelas monacales, no solamente producían teólogos, sino que también estudiaban las ciencias y las artes liberales reconocidas por la Iglesia y se admitía la presencia de seglares.
Para la fundación de esta población se habilitaron toda la serie de edificaciones externas de que disponía el monasterio, parecidas a las que aún perduran en los de Poblet o Santes Creus, por lo que queda en este monasterio, además de la iglesia y el claustro, únicamente las dependencias estrictamente monacales.
Pedro de Medina nos dejó una de las primera descripción de esta alameda en la edición Libro de las grandezas y cosas memorables de España de 1595: Mediante este eje arbolado se marcaba la línea divisoria entre el caserío de la ciudad y los recintos monacales ubicados al otro lado del Prado Viejo.