monóculos


Búsquedas relacionadas con monóculos: monocular
Traducciones

monóculos

lorgnette
Ejemplos ?
Verás los grifos, los de agudas garras Mudos perros de Jove, y los jinetes Arimaspos, monóculos, que habitan Del aurifluo Plutón en las riberas.
La musa despierta la inteligencia, trae paisaje de columnas y falso sabor de laureles, y la inteligencia es muchas veces la enemiga de la poesía, porque imita demasiado, porque eleva al poeta en un bono de agudas aristas y le hace olvidar que de pronto se lo pueden comer las hormigas o le puede caer en la cabeza una gran langosta de arsénico, contra la cual no pueden las musas que hay en los monóculos o en la rosa de tibia laca del pequeño salón.
A veces se le agregaba una perforación en uno de sus lados para pasar un cordón, aunque en general, la mayoría de los monóculos de este tipo se usaban sin ningún sostén.
Combinado con un frac y un sombrero de copa, completaba el traje del estereotipo del capitalista de fines del siglo XIX. Los monóculos estuvieron también asociados a los militares alemanes de ese periodo hasta la Primera Guerra mundial.
Los monóculos tuvieron su apogeo a finales del Siglo XIX y desaparecieron en gran parte a los avances en optometría, los cuales permitieron una mayor medida del error de refracción; por lo que las lentes y lentes de contacto pueden ser preescritas con diferentes graduaciones en cada ojo.
El monóculo forma parte de la indumentaria distintiva de al menos tres de los personajes de las operetas victorianas de Gilbert & Sullivan: el Major-General Stanley en Los piratas de Penzance, Sir Joseph Porter en HMS Pinafore, y Reginald Bunthorne en Patience, y el mismo compositor Arthur Sullivan usaba uno. En las distintas producciones de las operetas del dúo inglés, es común ver a otros personajes portando monóculos.
La imagen de los Blemias como seres realmente existentes empieza a decaer en el siglo XVIII, cuando son relegados al catálogo de figuras fantásticas, como se muestra en la obra de Benito Pérez Feijoo Teatro crítico universal, con otros seres míticos: ““Las Historias nos refieren haber en algunas partes del Universo, o que han existido habitadores, que parecen bestias, aun más que hombres, llamados Egipanes, Blemias, Sátiros, Cinocéfalos, Monóculos, etc.”.
Todos estos sistemas, y más aun pueden reportar la información a cualquier dispositivo como monóculos, viseras en el casco, HUD sobre las nueves y el cielo, HDD en la cabina, alertas sonoras o en maletas conectadas en tierra.
Este estilo fue popular en los comienzos del Siglo XX, porque podían ser cortados para ajustarse a cualquier forma de órbita del ojo de forma barata, sin el costo de un marco adaptado. Los monóculos no eran incómodos como a veces se cree; adaptados en forma conveniente, se usaban sin esfuerzo.
Por ello, las clases adineradas usaban monóculos hechos a medida y que necesitaban de ajustes a lo largo de su vida útil. La opinión popular era (y sigue siendo) que un monóculo podía caerse fácilmente con una expresión facial inesperada.
Mostraban una moda unisex, donde ciertos accesorios tomaron protagonismo, y así se observó el auge entre ellas de los monóculos, bastones y boquillas, que hasta entonces habían sido complementos para hombres.
Llevaban el pelo a la altura del hombro, levantado a veces por la espalda con un peine, imitando los peinados de los condenados. Algunos ostentaban grandes monóculos, y con frecuencia afectaban un ceceo y a veces una postura encorvada como de jorobados.