monárquico

monárquico, a

1. adj. POLÍTICA De la monarquía o del monarca en Europa han predominado los sistemas monárquicos.
2. Que pertenece a la monarquía.
3. adj./ s. POLÍTICA Que es partidario de la monarquía votó a un partido monárquico.

monárquico, -ca

 
adj. Relativo al monarca o a la monarquía.
adj.-s. polít. Partidario de la monarquía.
Traducciones

monárquico

monarchic

monárquico

monarkisk

monárquico

monarchico

monárquico

/a
A. ADJmonarchic(al) (Pol) → royalist, monarchist
B. SM/Froyalist, monarchist
Ejemplos ?
Esta América se reconocerá por nación soberana e independiente, y se llamará en lo sucesivo "Imperio Mexicano". II. El gobierno del Imperio será monárquico constitucional moderado. III.
La apología del régimen monárquico o de las personas en que se pretenda vincular su representación, y el uso de emblemas, insignias o distintivos alusivos a uno u otras; .
Pero en esto hay un inconveniente: porque vienen de una república que es la lunática república de la Restauración, y al anunciar su proximidad a la Monarquía, las gentes literalmente entienden por Monarquía lo que ha significado esta palabra en la Restauración, y tienen razón a resistirse, y los que evolucionan tendrán fatalmente que retroceder con gran violencia, si ser monárquico va a seguir significando lo que ha significado hasta aquí.
A partir de 1815 Buenos Aires intentó resolver la cuestión del reconocimiento diplomático europeo y la estabilización de la situación interna a través de fórmulas monárquico constitucionalistas, que no llegaron a concretarse por la actitud intransigente del absolutismo español, los recelos entre los miembros de la Santa Alianza y la creciente fuerza de los sentimientos republicanos entre las huestes comandadas por los caudillos federalistas.
R.-El govierno Monárquico, si es electivo, tiene el peculiar inconveniente de que espone y sujeta al estado a grandes y violentas conbulsiones en la eleccion del rey, en que se trata de un grande interes duradero por vida.
La Monarquía, en tanto, puede, si quiere, hacerse solidaria de las esperanzas españolas y entretejerse hondamente con ellas; mas para esto es preciso, repito, que ser monárquico signifique otra cosa de lo que significó para los dos partidos restauradores.
Pero es evidente que si lo que sucede hoy con don Fernando de Coburgo es la fiel traducción práctica de los preceptos constitucionales de la recién nacida, imposible será, bajo ningún sistema monárquico, hallar un rey más acatado...
En ningún pueblo del Perú, durante el gobierno monárquico, estuvo tan marcado como en Huánuco el prestigio de la aristocracia de sangre azul.
Véase la naturaleza salvaje de este continente, que expele por sí sola el orden monárquico: los desiertos convidan a la independencia.
Dios le concedió con disgusto un rey, anunciándole el despotismo y servidumbre a que iba a sujetarse, y en que cayó efectivamente. -Según esto, ¿el sistema monárquico es malo?
Luego sería peligroso para la nuestra otro gobierno que el monárquico; luego las Cortes que puedan votar otro que éste son una verdadera temeridad; luego debe conjurarse el peligro de que no le voten, no convocándolas, y proclamar, desde luego, la monarquía; luego no va el Ministerio de acuerdo con la revolución, que las quiere y se ha abstenido hasta hoy de fijar forma alguna de gobierno para lo futuro y se sujeta de buen grado al fallo de la voluntad nacional, representada por las Cortes Constituyentes nombradas por el sufragio universal.
Las tendencias monárquicas de que, juzgando con ligereza, so hace capítulo de acusación contra el héroe de San Lorenzo, las disculpa Mitre con estas palabras: — «Si buscaba la monar- quía constitucional, era sin ambición personal, anteponiendo sus convicciones republicanas á lo que consideraba relativa- »mcntc mejor para coronar la Independencia con un gobierno estable, que conciliase el orden con la liberlad y corrigiese «la anarquía.» Siempre hemos opinado que el plan monárquico de San Martín era hijo de una conciencia honrada y de verdadera sen- satez.