molinero

molinero, a

1. adj. Del molino o de la molinería.
2. s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que tiene a su cargo un molino o la que trabaja en él el molinero me explicó el proceso de la molienda .
3. s. m. pl. DANZA Forma del baile andaluz procedente del folklore regional con alguna influencia del flamenco.

molinero, -ra

 
adj. Relativo al molino o a la molinería.
m. f. Persona que tiene a su cargo un molino.
Persona que trabaja en él.

molinero, -ra

(moli'neɾo, -ra)
sustantivo masculino-femenino
persona que atiende o trabaja en un molino Es molinero en un molino de granos.
Traducciones

molinero

miller

molinero

Müller

molinero

meunier

molinero

Миллер

molinero

Miller

molinero

ميلر

molinero

Miller

molinero

Милър

molinero

米勒

molinero

米勒

molinero

מילר

molinero

Miller

molinero

/a SM/Fmiller
Ejemplos ?
Yo he sido molinero, y a fuerza de ver cómo las piedras andan y muelen sin salirse nunca de su centro, se me ocurrió pensar que la idea debe de ser semejante a la muela del molino, que sin cambiar de sitio da harina, y con ella el pan que nos nutre, en vez de ser como son las ideas en España, ideas "picudas", proyectiles ciegos que no se sabe a dónde van, y van siempre a hacer daño.
Supogamos que vendió su trigo al comerciante de grano por cuarenta céntimos la fanega. El comerciante de grano, al vendérselo al molinero, pediría, digamos, sesenta céntimos la fanega.
77. Beatriz. 78. La lima. 79. La mujer. 80. Aguacero. 81. Molinero. 82. La campana. 83. La bala. 84. La escopeta. 85. El incensario.
Al punto regresó el Rey a su palacio y mandó hacer una torta muy grande, que hizo rellenar toda de monedas de plata, y se la envió al molinero.
Una vez en el castillo, el rey ordenó que condujesen a la hija del molinero a una habitación repleta de paja, donde había también una rueca: "Tienes hasta el alba para demostrarme que tu padre decía la verdad y convertir esta paja en oro.
Pagaron por mí siete denarios más de los que le costé a Filebo, y pasé a manos de un molinero, que me cargó en seguida con una partida de trigo que acababa de comprar, y por un camino lleno de agudos guijarros y de zarzales me condujo a su molino.
abía una vez un molinero que tenía mucho afán por ser rico; así era que cuando se ponía a picar la piedra de su molino, repetía sin cesar al dar los golpes: ::Pico, pico, ::a ver si me pongo rico.
El molinero que me compro era, por lo demás, un buen sujeto, bastante rico, pero el destino le había dado para esposa una malvada y detestable mujer que le llevaba a mal traer el honor y la casa.
El molinero se lo vendería al comerciante mayorista de harina por un precio por encima del coste de molerlo, y por una cifra que incluiría una buena ganancia para él.
Cuando el molinero la vio, le dijo a su mujer: -Mira... mandaremos esta torta a nuestro compadre padre, que nos favorece mucho, y podrá favorecernos en adelante.
-Da oro, contestó el molinero, no tienes más que colocarle encima de un paño extendido y decir bricklelrit y el bueno del animal echará oro por delante y por detrás.
Empezaban almorzando en la misma mesa, bebiendo copiosamente el vino puro que se escanciaban mutuamente y siempre acababan organizando, con infernal malicia, odiosos enredos que volvían loco al pobre molinero.