moledero

moledero, a

adj. Que puede o debe ser molido en ese saco está el trigo moledero.

moledero -ra

 
adj. Que se ha de moler o puede molerse.
Ejemplos ?
En la tercera planta o «moledero», estancia donde el muro reduce su espesor proporcionando un espacio de mayor amplitud, se aloja el conjunto de la maquinaria, cuyo elemento más llamativa es la rueda catalina.
De los 13 originales, se conservan 12, que son: Bolero, donde se encuentra la oficina de turismo y se conserva el moledero de trigo; Mambrino; Sancho, que conserva la maquinaria del siglo XVI y se usa en la Fiesta del Azafrán; Mochilas, recientemente restaurado por la escuela taller del pueblo, Vista Alegre; Cardeño, donde se aloja una casa ya deshabitada; Alcancía; Chispas; Caballero del Verde Gabán, que cuenta con numerosas versiones de El Quijote; Rucio, que cuenta con una exposición de vinos; Espartero, que tiene una exposición de artesanía toledana; y Clavileño, con fotografías y mobiliario de Andorra.
La casa de labranza dispone de varias dependencias estructuradas por el corral de tapia y barda de teja (vivienda de planta, piso y sombrao, portalón, hornera, bodega sótano, panera, cuadra, pajar, yerbal, gallinero, pocilgas, moledero y pozo).
Asimismo, bajo la copa de un gran árbol se encuentra una piedra circular de gran tamaño que posiblemente formara parte del molino. En las cercanías, se localizan cuatro piedras más circulares y dos rulos que integrarían parte del moledero.
En Malagón, existe un acusado poblamiento en época del Bronce, donde nos encontramos con una serie de yacimientos en altura como es el caso de El Moledero, El Fraile y la Monja, El Castillejo, Morrilla de la Nava...
El molino o fábrica de aceite es un inmueble de tejado a cuatro aguas, de una sola planta dividida esencialmente en tres estancias: la principal, que ocupa todo el ancho de la crujía, contiene el moledero, las bombas y tres prensas hidráulicas de hierro de fundición; y las dos secundarias, una destinada a los pozos aclaradores con su caldera y centrifugadora y otra, la de menores dimensiones, para los jamileros o depósitos soterrados para alpechines, tras la cual se accede a los aseos.