molécula

(redireccionado de moléculas)

molécula

(Derivado de mole < lat. moles .)
1. s. f. FÍSICA, QUÍMICA Agrupación ordenada y definida de átomos que constituye la parte más pequeña en que puede dividirse una sustancia conservando todas sus propiedades las moléculas de los gases no están en contacto continuo.
2. molécula gramo QUÍMICA Cantidad de una sustancia química, cuyo peso es su peso molecular expresado en gramos. mol

molécula

 
f. quím. Parte más pequeña en que puede dividirse una sustancia pura conservando la composición y las propiedades químicas de la misma.

molécula

(mo'lekula)
sustantivo femenino
conjunto de átomos que conforman la porción más pequeña de una sustancia pura molécula de agua
Traducciones

molécula

molecule

molécula

molekule

molécula

молекула

molécula

molècula

molécula

molekula

molécula

molekyle

molécula

molekulo

molécula

molécule

molécula

molecola

molécula

particula

molécula

molékulé

molécula

molecule, molecuul

molécula

molécula

molécula

molekyl

molécula

μόριο

molécula

molekyyli

molécula

molekula

molécula

分子

molécula

분자

molécula

molekyl

molécula

cząsteczka

molécula

โมเลกุล

molécula

molekül

molécula

phân tử

molécula

分子

molécula

分子

molécula

SFmolecule

molécula

f molecule
Ejemplos ?
La utilización de las técnicas de fertilización in vitro, conjugación, transducción, transformación o cualquier otro proceso natural y la inducción poliploide, siempre que no se empleen moléculas de ácido desoxirribonucleico (ADN) recombinante ni de organismos genéticamente modificados; III.
He encontrado en medio de la campiña desolada, entre los escombros de un mundo que fue, tumbas cuyo mármol, moldeado por el cincel del artista, eterniza el pensamiento de los que vivieron y sufrieron cuando nosotros y cien generaciones anteriores a nosotros éramos inciertas larvas en la penumbra del amanecer de futuros siglos, y las moléculas de nuestros cuerpos vagaban errantes y dispersas en las entrañas de la eterna madre...
Y así es. Un gas se supone compuesto de una cantidad colosal de moléculas, que vuelan en todas direcciones con velocidades grandísimas.
Mezclado de horizontes estelares, en ansias reflameadas de electrones, desintegra sus moléculas de antaño y las vuelve donación de espacios, místico aeronauta de su entrega cuadrafónica para alcanzar la colectiva euforia...
Remigio, el padre, no concebía que el mundo sobreviviera a su chiquitín; y habiendo tantas cosas buenas, sanas, florecientes sobre la tierra, creía que el plan divino sólo se cumpliría bien si llegaba a edad proyecta aquel miserable saquito de pellejos y huesos de gorrión, donde unas cuantas moléculas se habían reunido de mala gana a formar pobres tejidos que estaban rabiando por descomponerse e irse a otra parte con la música de su oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, carbono y demás ingredientes.
Con las moléculas del aire hacen los silfos mil primores, y hasta juegan cuando son muchachos, disparándolas por medio de enormes cerbatanas.
Y hoy vemos lo invisible, estrellas perdidas en el fondo de los espacios y microbios que viven a millones en una gota de sangre; palpamos casi las moléculas y el éter, apreciamos las más imperceptibles vibraciones y las más formidables magnitudes; escuchamos, a centenares de kilómetros, el susurrar de una voz.
Muchos te habrán visto, tierra predilecta de mi corazón; muchos habrán recogido tu cal para sus huesos, tu fósforo para su cerebro, tu hierro para su sangre, tus moléculas para sus átomos; muchos habrán llorado en tu regazo y habrán nacido o muerto en tu seno; pero nadie te habrá amado como te he amado en mi vida, ni te habrá recordado como te he recordado en mis dolores.
Nada sé de las trayectorias de esas moléculas, y, sin embargo, de mi misma completa ignorancia deduzco una ley de la probabilidad que me conduce como por la mano a la ley de Mariotte, hermosa ley física de innumerables aplicaciones.
Y tanto clamó, que el sol, complacido, Ia tocó una mañana con uno de sus rayos al contacto del cual vibraron sus moléculas, y penetrada de un calor dulcísimo perdió su rigidez e inmovilidad, y como una diminuta esfera de diamante, rodó por la pendiente hasta un pequeño arroyuelo, cuyas aguas turbias la envolvieron y arrastraron en su caída vertiginosa por los flancos de la montaña.
Luego surgirían otros... Y la energía continuó sin vocablos: “Divídanse en moléculas”. Y cada elemento se dividió en moléculas que se desparramaron con sus cuerpos microscópicos a través del universo naciente.
Dentro de la superficie de un kilómetro cuadrado entendí que había ciertas emanaciones sutiles de cierto fluído mil veces más tenue que el aire; fluído que penetraba el aire todo, infundiéndose en los vacíos é intersticios que dejan sus moléculas.