modernidad


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con modernidad: modernismo, modernizacion, posmodernidad

modernidad

1. s. f. Carácter novedoso, avanzado o de vanguardia de una cosa o de una persona la ropa y el peinado que lleva son un signo de su modernidad . modernismo
2. ARTE Vanguardia o grupo de vanguardia la modernidad artística explora nuevas vías.

modernidad

 
f. Calidad de moderno.
Traducciones

modernidad

modernità

modernidad

Moderne

modernidad

moderniteit

modernidad

modernidade

modernidad

الحداثة

modernidad

nowoczesność

modernidad

Modernitet

modernidad

המודרניות

modernidad

SFmodernity
Ejemplos ?
Hubo, antes de la expansión de occidente, cultura de menor nivel técnico y distintos modelos de civilización; pero la división actual entre los pueblos, y sus connotaciones de miseria, dependencia y antagonismo, corresponden a la superestructura de la modernidad.
Hacia los siglos XVIII y XIX, la hegemonía francesa inspiraba la modernidad que arrancaba del triunfo de la revolución del 1789 y sus postulados famosos.
Usted, después de todo, nunca fue un posmoderno; en tiempos de la posmodernidad, usted es un Presidente de la modernidad y me parece que yo también.
Para ser realmente griego no se debería tener ropa. El dandismo es la declaración de la absoluta modernidad en la Belleza. Lo único que puede consolar a un pobre es la extravagancia.
El extendido escenario en que se desarrolló el segundo eclecticismo de que habla Gaos se vinculaba entonces a los centros del capitalismo mundial en calidad de área tributaria y periférica, atraída ya por la modernidad, pero incapaz aún de incorporarse plenamente a ella.
LA ETERNA MODERNIDAD Cuando los escolásticos, aquellos teólogos y filósofos medievales fundadores de “scholam” (escuelas) al lado de monasterios y castillos, antecedentes de las universidades, esas instituciones producto de la llamada “edad oscura”, allá por el siglo XIII d.
Debemos entrar sin más a la modernidad política de México, demos la bienvenida a una vida democrática distinta, más abierta, más rica, con partidos renovados; reconozcamos principalmente la corresponsabilidad que a todos nos toca en este proceso, son tiempos éstos de reconocer la competencia en la política, competencia quiere decir más y no menos responsabilidad de los partidos con sus miembros, con los demás partidos y con la sociedad en su conjunto; competencia que reclama cuidar la respetabilidad, que no el inmovilismo de las instituciones.
El capitalismo español necesita hacer un «estado moderno» (el 23-F y las sucesivas intentonas golpistas son ilustrativas de la falta de esa modernidad, índices de que el aparato administrativo y represivo del régimen anterior no ha sido superado).
Hoy son los años noventa; han pasado ya cincuenta y su pulso tiembla ya. La Patria dónde se encuentra, si en el vacío nos adentran medios y modernidad.
Por eso una pedagogía actual del lenguaje, indiscutiblemente debe tener claro el concepto de modernidad y una modernización educativa, para que sea realmente moderna, requiere romper con lo demodé, lo anticuado y lo obsoleto, aunque no con la tradición que ha brindado frutos en su respectiva“modernidad” para ser base de la siempre perfeccionante actualización.
La verdadera modernidad educativa radica pues, en que nuestros alumnos lleguen a la toma del poder expansivo que los mass media tienen y se convierta a nuestros educandos en sus emisores y perceptores críticos y creativos en bien de la transformación de la entidad biológica que somos en el neohumano que debemos ser: Consciente, solidario, afanoso por saber, libre y pleno de voluntad para el perfeccionamiento individual dentro del mayor perfeccionamiento colectivo.
Ábrase cualquier libro de español y se verá que la modernidad educativa, parece demagogia, pues todavía su estructura es la misma del enfoque lecturista: se arranca siempre de un texto “literario” de autor a veces desconocido y luego a partir de él, se esclaviza al alumno para que cumpla ciertas actividades, en ocasiones muy forzadas y hasta risibles.