moderantismo

moderantismo

(Del fr. moderantisme.)
1. s. m. POLÍTICA Tendencia política que defiende el principio de autoridad y la moderación en las reformas.
2. Ideología o actitud moderadas su moderantismo le impide exigir sus derechos.

moderantismo

 
m. Costumbre de obrar con moderación.
polít. Sistema político que procede con moderación en las reformas.
Ejemplos ?
La condición extremista de ideologías, movimientos y regímenes totalitarios los diferencia de otro tipo de posiciones políticas que, siendo también opuestas a la democracia liberal y al reconocimiento de derechos y libertades, especialmente desde la derecha política tradicional del siglo XIX, lo hacían de una forma al menos ligeramente más moderada, o no tan radical; como el moderantismo, el conservadurismo, el tradicionalismo, el nacionalismo o el militarismo.
El hecho de que fueran otras constituciones y no la de Cádiz las que estuvieran en vigor no restó capacidad de convocatoria al grito, sino todo lo contrario, al añadir la nostalgia y la comparación del ideal progresista con las restricciones que el moderantismo imponía a los textos en vigor a lo largo de todo el siglo XIX.
Después de la independencia de Argelia, el 1 de julio de 1962, estalló una crisis de dirección en el FLN, que al cabo de unos días terminó con la creación de un gobierno de coalición de facto, en el que Ferhat Abbas y Ahmed Ben Bella representaban las dos alas opuestas del moderantismo y de la revolución popular.
Inmediatamente los progresistas iniciaron una campaña para que la regente María Cristina no sancionara la ley bajo la amenaza de no acatarla y cuando vieron que la regente estaba dispuesta a firmarla dirigieron sus peticiones al general Baldomero Espartero, el personaje más popular del momento tras su triunfo en la Primera Guerra Carlista y que se mostraba más próximo al progresismo que al moderantismo, para que evitara la promulgación de esa ley contraria al «espíritu de la Constitución de 1837».
Los progresistas se acercaron a Baldomero Espartero, el personaje más popular del momento tras su triunfo en la Primera Guerra Carlista, y que se mostraba más próximo al progresismo que al moderantismo, para que evitara la promulgación de esa ley.
"La Intelectocracia como estrategia antidemocrática en el primer Moderantismo (en torno a un manifiesto de 1821)", La Revolución liberal.
El nuevo gobierno, que integraba diferentes corrientes del moderantismo, intentó aprobar una nueva reforma constitucional aunque, en este caso, más moderada que la de Bravo Murillo.
En el año 1855 publicó una obra titulada "Reseña histórica sobre el estado de la Hacienda y del Tesoro Público en España, durante la administración progresista y moderada". Fiel partidario del moderantismo español, destacó por su amistad con Juan Bravo Murillo y con el General Ramón María Narváez.
El 15 de mayo de 1836 la regente nombraba para sustituirle a Francisco Javier Istúriz, un antiguo progresista ahora próximo al moderantismo.
117-145. «La intelectocracia como estrategia antidemocrática en el primer moderantismo», La Revolución liberal, A. Gil Novales ed., Actas del Congreso sobre la revolución liberal española en su diversidad peninsular (e insular) y americana (Madrid, abril de 1999), Madrid, Ed.
Se produjo en ese momento la escisión entre liberales moderados (muchos de ellos antiguos exaltados del trienio, evolucionados hacia el moderantismo) como el conde de Toreno, Alcalá Galiano y el general Narváez, que disfrutaron de la confianza de la Regente y formaron gobierno hasta 1840 (Evaristo Pérez de Castro); y progresistas como Mendizábal, Olózaga y el general Espartero (marginados de esa confianza, pero cuyo apoyo político y militar continuó siendo decisivo).
La confluencia de la intelectualidad católica y tradicionalista con el moderantismo dio lugar al movimiento de los neocatólicos (Marqués de Viluma, Donoso Cortés, Jaime Balmes).