mocito

mocito, -ta

 
adj.-s. Que está en el principio de la mocedad.
Traducciones

mocito

/a (anticuado)
A. ADJvery young
B. SM/Fyoungster
mocitas casaderasgirls of marriageable age
está hecha una mocitashe's a very grown-up young lady
Ejemplos ?
-Y tan chavalete como es, y lo peorcito de este mal chapú es que la indina tenía un peazo e razón cuando dicía que es más bonito que el sol y más salao que las pesetas, y que no es mu vivo el mocito, camará, como que en cuantito me filó, salió de estampía y se me perdió de vista más pronto que un tiro; camará, que me río yo, desde que lo ví correr, de toítas las bicicletas.
Lo que yo le decía a usté, ¿verdá? ¡que es un fenómeno el mocito! -Pero si es que ese Pipiolo es el mismo, pero que el mismo que tan a mal traer trae a mi niña...
-Eso creo yo bien -dijo Monipodio-, porque tengo por tan buen oficial al Desmochado, que, si no fuera por tan justo impedimento, ya él hubiera dado al cabo con mayores empresas. ¿Hay más, mocito?
Los ojos de la de los Encajes se posan siempre indiferentes en los de su enamorado, queda un instante meditabunda y murmura después encogiéndose de hombros: -Y qué se le va a jaser, «si a mí me parió mi mare pa otro mocito moreno».
-Pues ya son míos -dijo letra sí el niño Cututeo, que tal era el nombre de guerra con que el mocito había sido solemnemente bautizado entre la gente de chispa, arranque y traquido.
Pues es claro. -Total, que el mocito que está en el portal de enfrente no perderá el tiempo. -Parece que va usté a medias con él.
Y el Tarumba no tuvo necesidad de continuar hablando, pues el Totovías exclamó interrumpiéndolo bruscamente y con acento en que la risa pugnaba por precipitarse como un torrente desbordado: -Ya, compadre, ya, ya adiviné quién es ese mocito más rebonito que el sol y más salao que las pesetas.
-Vamos ya, mocito, que tengo priesa - exclamó éste dirigiéndose al Matraca, el cual le siguió lentamente, y no sin antes contemplar con extraña expresión al que habíase permitido asegurarle haberle visto en las cajillas de mixtos.
-Pos míe usté - repúsole éste a la vez que llenaba de nuevo las copas con mano temblorosa -, la cosa es más clara que una iluminación; usté no adivina quien es el mocito que...
El gachó que tú camelas y que te currela a ti es un mocito juncá con los clisos como soles, como percheros las pestañas, y morenito subío y con er pelito anillao; ese mozo está por ti que prevelica der sentío; pero otro gachó más feo que una bayoneta y que tiée por nariz un sacacorchos, le ha dao coba al arbolito que a ti te cobija, y...
Esta metáfora traducida a buen romance quiere decir que Leonorcica, lejos de lloriquear y tirarse de las greñas, tocó generala, revistó a sus amigos de cuartel, y de entre ellos, sin más recancamusas, escogió para amante de relumbrón al alférez del regimiento de Córdoba don Juan Francisco Pulido, mocito que andaba siempre más emperejilado que rey de baraja fina.
―¿Por supuesto, el Dotorcito Se quedó allí mano a mano? ―Dejuro, ya verá, hermano, La liendre que era el mocito. Corcobió la rubiecita Pero al fin se sosegó, Cuando el Dotor le contó Que él era el de la cajita.