mocetón

(redireccionado de mocetones)
También se encuentra en: Sinónimos.

mocetón, a

s. Persona joven muy alta y robusta ¡madre mía, tu hijo está hecho un mocetón guapísimo! mozancón

mocetón, -tona

 
m. f. Persona joven y robusta.
Sinónimos
Traducciones

mocetón

giovanotto

mocetón

/ona (anticuado) SM/Fstrapping youth/girl
Ejemplos ?
Y como el novio no podía, ¡qué había de poder, malpocadiño!, subir por su pie la escarpada cuesta que conduce al Plomo desde la carretera entre Cebre y Vilamorta, ni tampoco sostenerse a caballo, se discurrió que dos fornidos mocetones de Gondelle, hechos a cargar el enorme cestón de uvas en las vendimias, llevasen a don Fortunato a la silla de la reina hasta el templo.
Felipe Ferreiro Acto primero El 7 de marzo de 1848-para ser más preciso martes de Carnaval-en la calle “ANCHA” de la Unión (hoy “8 de Octubre” y entonces General Artigas) ante una multitud expectante-abigarrada disímbola-que crecía y crecía por momentos, un fuerte núcleo de mocetones “VIZCAINOS”, integrantes en su mayor parte del “BATALLON DE VOLUNTARIOS DE ORIBE”, después de levantar un rústico tablado procedieron al cumplimiento del programa que se habían propuesto entonces desarrollar.
¡Cantad, judíos de la pampa! Mocetones de ruda estampa, dulces Rebecas de ojos francos, Rubenes de largas guedejas, patriarcas de cabellos blancos, y espesos como hípicas crines; cantad, cantad, Saras viejas y adolescentes Benjamines, con voz de vuestro corazón: ¡Hemos encontrado a Sión!
Eran los susodichos mocetones fuertes como toros, con chirlos, remiendos y costurones en la cara, y capaces, por lo feo de la estampa, de paralizarle el resuello al más pintado.
Dos mocetones, armados de escopetas, abrían la marcha haciendo fuego, y un ciego gaitero acompañaba con su ronco instrumento al señor cura en sus cánticos, a los que contestaba todo el pueblo, de vez en cuando, con un fervoroso « ora pro nobis.
Vara en mano, daga de ganchos al cinto y espadín de gavilanes, embozose en su capa de tercianela azul, que el verano y sus calores eran recios para otro abrigo, y seguido del escribano Cucurucho y de sus alguaciles Pituitas y Espantaperros, que eran dos mocetones de los que el diablo empeñó y no sacó, colose de golpe y zumbido en la vivienda del negro, que a la sazón había ido en busca del desayuno.
Y, en efecto, así que fue espigando la nueva generación de corretones, o sea antes de transcurrir veinte años, la idea traída del Extranjero y sembrada en la Corretania por los filósofos del porvenir, cuyo gran maestre y favorecedor era el rey Choriburu no sé cuántos, brotó por todas partes en forma de mocetones, con los pies más listos que un ajo, y el trabuco, el puñal o la lata de petróleo en la mano, y la Corretania se convirtió en un volcán moral y material, a cuya siniestra luz se frotaban las manos de satisfacción, allá a lo lejos, los que desde allá a lo lejos le habían encendido.
Campanero de la Merced era por entonces un gallego, el hermano Emerenciano, hombre de poca sindéresis y que frisaba en los cuarenta años, el cual tenía por auxiliares para repiques y cuidado de la torre a otros dos hermanos legos, mocetones y gente de poco más o menos.
-diría en tal caso un ciudadano alarmado. -Pues no, señor: son los marzantes, es decir, dos docenas de mocetones del lugar que andan recorriéndole de casa en casa.
Nadie sabe qué viento llevó al primero de su apelativo hasta la orilla de San Salvador, ni qué nube hizo barro para sembrarle allí. Brotó en mocetones lampiños y estoicos, de malas pulgas y buenas palabras.
dijo el farmacéutico. Mandad hijas a confesarse con mocetones de semejante temperamento. Si yo fuera el gobierno, querría que sangrasen a los curas una vez al mes.
Íbamos a entrar, cuando tres vigorosos mocetones se precipitan con todas sus fuerzas sobre la puerta, sin que les turbara, al parecer, nuestra presencia.