mitote

(redireccionado de mitotes)

mitote

1. s. m. DANZA Especie de baile de los indios americanos en el que se agarran las manos formando un corro.
2. Amér. Melindre o aspaviento.
3. Amér. Bulla, jaleo o pendencia entre personas.
Traducciones

mitote

SM (Méx)
1. (Hist) → Aztec ritual/dance
2. (= pelea) → brawl
3. (= jaleo) → uproar
4. (= charla) → chat
estar en el mitoteto have a chat
Ejemplos ?
Por ejemplo, cuando se asienta los miles de niños que eran sacrificados cada veinte días en sus fiestas, o mitotes, en gratitud a los ciclos de la naturaleza, se sobre interpreta, pues “niños” era el nombre de cariño o reverencial con el que se designaba a los teonanacatl u hongos “alucinantes”, por lo cual, lo ingerido en esta comunión prehispánica eran los vegetales así nombrados y no seres humanos: carnita de energía; afectivamente “pipiltzin”: reverendos niños y mejor: teopiltzin: hijo del Teotl.
Distantes ya de las semióticas demagógicas del año feminoide, no nos queda más que recobrar el aliento y luego de la doñas vorágines, continuar con la revaloración de las mujeres auténticas que lejos de mitos, mitomanías y mitotes se han dedicado a construir pacientemente una obra literaria: Maremágnum de Lénica Puhyol es un ejemplo.
Poco tiempo después de la conquista de México-Tenochtitlan, Hernán Cortés despidió en Coyoacán a las tropas aliadas de Tlaxcala no sin antes y como muestra de afecto y alago para con ellos, conceder al capital tlaxcalteca Acxotécatl Cocomitzin, la sagrada imagen mariana que le había acompañado en toda la conquista. Acxotécatl, señor de Atlihuetzia, la resguardó en su casa donde era venerada además de sacarla en manos a los bailes o mitotes.
Los ancestrales mitotes que cada pueblo organizaba para recibir la llegada de cada temporal, los enlaces familiares, las nuevas conquistas, amenizadas por los teponaxtles, pitillos de carrizo, tambores de piel de venado, fueron satanizados y en un intento por erradicarlos, organizaron los hombres de piel blanca fiestas medievales en las que las guitarras, vihuelas, chirimías, violines, etc., y en un idioma que los naturales no entendían.
A pesar de que los mismos aztecas prevenían contra la locura que podía producir su mal uso, muchos amerindios la han empleado como enteógeno en mitotes, sesiones alucinatorias y ritos iniciáticos y de pasaje.
Estrella de ceniza (Revista Deslinde y Tramoya) Un camión llamado oportunidad (Revista Deslinde) Ensayando a Lorca (Revista Deslinde) Residencial los pinos (Revista Tramoya) El payaso y la maestra (Revista Tramoya) La casa de las cruces de gis (Revista Tramoya) Pastorela norteña (UANL) Las señoritas Aclocer (UANL) Caras vemos mitotes no sabemos (CONARTE) El esquema equivocado (Facultad de Filosofía y Letras de la UANL) Pasas por el abismo de mis tristezas (Facultad de Filosofía y Letras de la UANL) Ramona (Próxima a editarse por la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL)
Entre hombres, la vestimenta tradicional está cayendo en desuso, sobre todo en las comunidades más cercanas a la influencia mestiza. En un promedio del 80% ya no lo utiliza excepto cuando asisten a las fiestas religiosas y a los mitotes.
Figuran también los elementos de madera sobre los que se zapatea, como la tabla seri o la tarima cora; o la existencia entre los pames de flautas de mirlitón, cuya membrana vibrante está hecha de cierta tela de araña; los tambores de barro de los lacandones o el tambor kikapu que lleva agua por dentro; el arco musical de los mitotes coras y tepehuanos, entre muchos casos más.
Internacionales MITOS Y MITOTES...