misericordiosamente

misericordiosamente

 
adv. m. Con misericordia.
Ejemplos ?
Fiestas que celebró esta Ciudad de los Reyes... por haberla librado misericordiosamente Dios de tres repetidos temblores (1648). Graduado de Doctor en Teología (1650), prefirió renunciar a su cátedra para retirarse a la recolección que su congregación tenía en Magdalena (1652).
Para los treinta y ocho minutos de duración, es misericordiosamente breve, pero se las arregla para sentirse como un álbum doble para aquellos que lo sufren».
Aunque la versión original para orquesta misericordiosamente asigna en parte la nota semicorchea dirigiendo a diversos instrumentos en tándem, en el siglo desde la composición de la pieza se ha convertido en un escaparate de virtuosismo instrumental en solitario, ya sea en el original o con violín y en prácticamente cualquier otro instrumento melódico.
Tuve siempre una grande y como natural inclinación al retiro y soledad; tanto, que, desde que me puedo acordar, siempre huía la conversación y compañía, aún de mis padres y hermanos; y Nuestro Señor misericordiosamente me daba esta inclinación, porque las veces que faltaba de ella, siempre experimenté graves daños." y fue feliz por siempre A los 18 años, luego de enfrentar la oposición familiar, ingresó al Convento de Santa Clara la Real, en Tunja; estuvo dos años como seglara y dos como novicia.
Y el lo hizo tan misericordiosamente que venida la mañana todos amanescieron tan buenos y sanos, y se fueron tan rezios como si nunca hovieran tenido mal ninguno.
Cuando la iglesia haya dejado de merecer el reproche de indolencia y pereza, el Espíritu de Dios se manifestará misericordiosamente.
Decid, pues claro, que no queréis sujetaros ni obedecer aquel precepto de Dios: Omnis anima potestatibus sublimioribus, subdita sit, que no queréis obedecer a la potestad de los reyes de España, que Dios nos dio, desde la conquista y que nos ha conservado hasta hoy misericordiosamente.
La divina justicia, después de habernos prevenido y avisado misericordiosamente del castigo, nos amenaza con la más trágica ruina, si desde luego no nos determinamos a reformar nuestros desórdenes y vicios, que son las fuentes de tantos males y desdichas.
Y, tan pronto pronunció estas palabras Jesús, el leproso se levantó, e inclinándose, se prosterné ante él, y le dijo: Dios te trate amorosa y misericordiosamente, como tú me has tratado.
Jesús de Nazaret y sus discípulos se destacaron especialmente por las dádivas espirituales, de mucho más valor que las materiales, que misericordiosamente ofrecieron.
En ella «Manoury... misericordiosamente sabe cómo utilizar la abundancia de instrumentos de percusión, de manera mucho más discriminadamente que sus contemporáneos contemplando un frenesí de bongo tras otro.» "Philippe Manoury golpes la combinación adecuada entre somero y profundo, melódico y disonante, placentero y estridente, estasis y progreso, simplicidad y complejidad.