Ejemplos ?
Ítem, se ordena y mandas que las Fiestas propias de la Ciudad se hagan con la mayor solemnidad posible y no falte ninguno del Cabildo en las vísperas y misas, pena de dos libras de cera para la Fiesta si no fuere con causa legitima (notificada).
Hasta hace pwcos aflos fué Tamariz persona de fuste en la parroquia de San Ildefonso de Caraz, como que ejercía los socorridos cargos de sacristán, campanero, misario en las misas rezadas, organista en las fiestas solemnes, y cantor fúne- bre en todo sei elio.
Y los que fueren sacerdotes, así seculares como regulares, podrán celebrar en sus casas; y los que no lo fueren hacer celebrar á otro misas y divinos oficios en ellas, en presencia de otros familiares y domésticos, sin perjuicio de incurrir en cxcomunión, excluyendo solamente á los que estuvieren excomulgados.
Mi idea respecto a Dios era la que se forman la mayor parte de los católicos, en que Dios no-pasa de ser un gran comerciante, que en vez de dar mercancías por dinero, da cielos en cambio de misas, rezos, confesiones, etc., quita purgatorios, protege en el comercio, da maridos, etc.
En 1662 fue designado en Guayaquil Patrono de ciertas Capellanías de misas, por nombramiento ante el Escribano Lorenzo de Bances y León.
130.- Cada Cura y Ministro de dotrina formara Libro en qué porna los capítulos siguientes: El capítulo Primero, de las cláusulas de los testamentos de los que han muerto en su parroquia o dotrina en que dispusieron algunas causas pías, sacando el cargo dellas; el Segundo, del cargo de las misas e beneficios y Capellanías...
Su comercio es fuerte y nutrido por el contrabando con el Uruguay, su sociabilidad precaria, y cosa no extraña, hay más espíritu supersticioso y fetichista que religioso. Sólo tiene una iglesia a medio derrumbar, atendida por un párroco que más bautiza que dice misas, y que viste de particular.
Pero yo me veo obligado a pasar mucho tiempo desenredándome, y por esa razón voy ahora a la cola de la procesión. Hizo decir la viuda muchas misas por el reposo de su marido.
-Pues, de aquí adelante -respondió Monipodio-, quiero y es mi voluntad que vos, Rincón, os llaméis Rinconete, y vos, Cortado, Cortadillo, que son nombres que asientan como de molde a vuestra edad y a nuestras ordenanzas, debajo de las cuales cae tener necesidad de saber el nombre de los padres de nuestros cofrades, porque tenemos de costumbre de hacer decir cada año ciertas misas por las ánimas de nuestros difuntos y bienhechores...
Y al último, al que no tiene, el rey le hace libre. -Ya te lo dirán de misas. -De toos modos, tío Tremontorio, las cuentas se han presentao y se han dao por buenas; y por más que usté y yo nos cansemos...
Y los demás de los dichos ciento cincuenta ducados, que son otros veinte y cinco, se den al dicho Cabildo de la dicha nuestra Iglesia Catedral de Mechuacán, para que en ella se digan por nos, después de nuestros días, en cada un año perpetuamente, y por nuestros padres y defunctos y bienechores nuestros y de los dichos Iglesia Catedral, Colegio e Hospitales otros doce aniversarios solenes con sus misas, vigilias y responsos, los tres en las tres pascuas de cada año y en las Fiestas de San Salvador otro, que son cuatro, y los demás se digan el primero día de cada mes, de manera que sean por todos doce aniversarios cada año, perpetuamente, en cada mes el suyo, de los cuales veinte y cinco ducados se paguen sacristán, organista y cantores.
Gil González de San Incola, vicario e provincial de la dicha orden de los predicadores deste reino de Chile, e al convento de frailes de la dicha orden desta ciudad, a los cuales dijeron que encargaban e encargaron la administración e cargos de los dichos sacrificios de misas y beneficio y reparo de la dicha ermita e tierras susodichas...