Ejemplos ?
Totalmente ausente en el primer episodio, que aparece brevemente en el segundo, en el que también es mencionado por Del Cojón cuando habla de nuevo Jacquard como su "hermano", un malentendido ya presente en el primer episodio.: Se encontró que la gente dice "Mis respetos, señora" a Cora, esposa de Humberto de Miramonte desaparecida, que nunca fue el caso de Beatriz, que también se llama la señora Goulard en el segundo episodio, y no la señora condesa como en el primero.
Sólo vine para expresar mis respetos a los asesinados, no para ocuparme de política." La yeshiva dijo que Ehud Olmert no era bienvenido, y que diciendo esto ellos buscaban "salvarlo a él y a nosotros de la vergüenza" La Asociación de Fútbol de Israel pidió por un minuto de silencio previo a los partidos de fútbol del fin de semana, aunque esto fue estropeado por el equipo árabe israelí Bnei Sakhnin F.C.
Francisco Olmos, á los sargentos Diaz y Vega y al granadero Lucero. Tengo el honor de asegurar á V. E. mis respetos, y que soy su atento servidor Q. S.
Me parece una manera y sé que no soy yo. Es otra fuerza para que me está pagando mis respetos. Vide Infra 'Vida Infra' es la buena canción vieja unidad.
Yo, por otro escrúpulo, había declarado suspirando que si acudía adonde ella estaba, no era por verla sino por presentar mis respetos a la Señora.
¡Madame Bovary! dijo Homais. Voy enseguida a ofrecerle mis respetos. Quizás le gustará tener un sitio en el recinto, bajo el peristilo.
Y todo lo decía con una ternura sencilla, honrada y natural, que yo sabía lo sincera que era; y la carta terminaba con estas palabras: «Mis respetos a mi niño querido».
-¿La Princesa me conoce? -Ha conocido a vuestros padres. -¿Cuándo podré ofrecerle mis respetos? -La Princesa desea hablaros ahora mismo.
Considerando de mi deber ponerme a su disposición y presentarle mis respetos hoy mismo me trasladé a su residencia -la casa de su cuñado el señor Rivas Cherif-, donde tuve el honor de conocerlo personalmente y saludarlo, en nombre de nuestro Gobierno y en el mío propio.
Por lo demás, con todos mis respetos, tengo el honor de quedar, de usted, seguro servidor Platón Kovaliov.» «Muy señor mío, Platón Kuzmich: «Su carta me ha dejado sumamente sorprendida.
(Los alemanes inventaron la pólvora – ¡todos mis respetos por ello!, pero volvieron a repararlo – inventaron la prensa.) Mas nosotros, que no somos ni jesuitas, ni demócratas, y ni siquiera suficientemente alemanes; nosotros los buenos europeos y espíritus libres, muy libres - ¡nosotros la tenemos todavía, tenemos la entera tortura del espíritu y la entera tensión de su arco!
Si en España se cruza con alguna bellísima andaluza, no vaya á cometer un disparate; mas si quieren del Hado los decretos que con ella claudique, cuando lo verifique, sírvase presentarla mis respetos.