misógino

(redireccionado de misógina)

misógino, a

(Del fr. misogyne < gr. misogynes, que odia a las mujeres.)
1. adj. SICOLOGÍA De la misoginia fue expulsado por su comportamiento misógino con el equipo femenino.
2. adj./ s. SICOLOGÍA Que siente aversión por las mujeres.

misógino -na

 
adj.-s. psicol. Díc. de la persona afecta de misoginia.
Traducciones

misógino

misogynic

misógino

misogyne

misógino

misogino

misógino

женомразец

misógino

naistenvihaaja

misógino

SMmisogynist
Ejemplos ?
Holub, Nietzsche and The Women's Question. La perspectiva de Hegel sobre las mujeres se ha dicho que es misógina. Algunos pasajes de Elements of the Philosophy of Right se utilizan con frecuencia para ilustrar la supuesta misoginia de Hegel: Los adeptos a esta corriente claman que parte de la misoginia resulta del Complejo Madona-Prostituta, la incapacidad de ver a las mujeres como algo más que "madres" o "putas"; las personas con este complejo colocan a cada mujer en una de estas categorías.
Webber han escrito que el Guru Nanak, fundador de la fe Sijista, era un "luchador por los derechos de las mujeres"; no era "de ninguna manera misógina" en contraste con algunos de sus contemporáneos.
En efecto, la voz poética que aparece en los textos pondalianos no tiene, necesariamente, que corresponderse con el propio pensamiento ni con la práctica vital de Eduardo Pondal (en la cual no existen noticias de ninguna actitud especialmente misógina).
Sobresalía ya por su agudo ingenio (su sátira misógina Anatomía de lo absurdo, escrita en la universidad en 1588 y publicada en 1590, así lo demuestra), que empleó como libelista escribiendo panfletos.
Otros de los personajes creados por Baron Cohen: Borat, un reportero de televisión de Kazajistán con una actitud antisemita y misógina que viaja a los Estados Unidos para realizar un supuesto "documental" en el que se ríe de las costumbres estadounidenses, y Brüno.
En su libro Caso de estudio: El Islam popular y la misoginia de Bangladés, Taj Hashmi dicute sobre la misoginia en relación a la cultura musulmana (en particular en Bangladés), escribe: En su libro No dios pero Dios, el profesor de la Universidad del Sur de California, Reza Aslan escribe que la "interpretación misógina" ha sido persistentemente unida a An-Nisa, 4:34 porque los comentarios sobre el Corán "han sido el dominio exclusivo de los varones musulmanes".
Además los textos introductorios tanto de los catálogos como de las exposiciones nos posicionan ante una realidad misógina de la historia, lo que a la vez sirve de introducción a la visión de la artista.
«Cuando la obra concluye sin la justicia poética que haría que Horner fuese verdaderamente impotente», escribió Canfield, «dejándolo potente y llevando a cabo su plan, la audiencia ríe a costa propia: las mujeres honradas, nerviosamente porque habían sido calumniadas en forma misógina; los hombres honrados, nerviosamente porque en cierto nivel habían reconocido que la solidaridad de la clase era simplemente una ficción agradable».
Sin embargo, Antípatro no menciona dónde encuentra misoginia en la escritura de Eurípides, simplemente expone su creencia de que incluso un hombre que odia a las mujeres (Eurípides) elogia a las esposas, y concluye su argumento con la importancia del matrimonio: "Es realmente heroico." La imagen misógina de Eurípides también se puede encontrar en el Banquete de los eruditos, donde Ateneo incluye a uno de los comensales citando a Jerónimo de Cardia, quien confirma que su reputación era del conocimiento general, mientras ofrecía comentarios a Sófocles sobre el asunto en cuestión: Aun con la fama de Eurípides, Antípatro no es el único escritor que manifiesta aprecio por la mujer en sus escritos.
de Tomás Jordán, septiembre de 1833, donde satirizó la ociosidad de la burguesía española desde una perspectiva costumbrista; en quince lecciones enseña a vivir del cuento a cuerpo de rey sin tener ningún gasto ni trabajar en cosa alguna, solamente valiéndose de las artes de la retórica. Escribió otras obras costumbristas, por ejemplo la misógina Lo que son ellas.
Defendida la princesa Mirabella por Brazaida, y Grisel por el poeta Torrellas (abanderado de la corriente misógina), resulta culpable aquella.
Unos ven la actitud de Jenofonte como misógina y patriarcal, mientras otros mantienen que, en cierto modo, fue un protofeminista.