mirón

(redireccionado de mirones)
También se encuentra en: Sinónimos.

mirón, a

1. adj./ s. Que mira con impertinencia o curiosidad no te importa lo que escribo, mirón; la policía intentaba que los mirones se fueran del lugar . curioso
2. s. Persona que presencia una actividad sin participar en ella a los ajedrecistas no les gustaba tener mirones alrededor. observador
3. SICOLOGÍA Persona que satisface su sexualidad observando la actividad sexual de otras. voyeur

mirón, -rona

 
adj.-s. Que mira, y esp. que mira demasiado o con curiosidad.
Díc. del que, sin jugar, presencia una partida de juego.

Mirón (Myrōn)

 
(s. V a C) Escultor griego. En sus obras se observa una exaltación del movimiento. Autor del Discóbolo y el grupo de Atenea y Marsias.

mirón, -rona

(mi'ɾon, -'ɾona)
abreviación
persona que observa con mucha curiosidad algo unos vecinos mirones

mirón, rona


sustantivo masculino
persona que mira las actividades de los demás sin tomar parte Asiste de mirón a los partidos.
Sinónimos

mirón

, mirona
adjetivo y sustantivo
(desp.)espectador*, presente, circunstante, voyeur (galic.).

mirón:

espectadorcotilla, fisgón, curioso, observador,
Traducciones

mirón

Gaffer

mirón

guardone

mirón

voyeur

mirón

Voyeur

mirón

voyeur

mirón

voyeur

mirón

ηδονοβλεψίας

mirón

Voyeur

mirón

Voyeur

mirón

voyeur

mirón

voyeur

mirón

/ona
A. ADJnosey, curious
B. SM/F (= espectador) → onlooker; (= mirón) → nosey-parker; (= voyer) → voyeur, peeping Tom
estar de mirónto stand around watching, stand around doing nothing
ir de mirónto go along just to watch
los mirones son de piedrathose watching the game are not allowed to speak
Ejemplos ?
Una tarde hallábanse empeñados en una partida el Inca Manco y Gómez Pérez teniendo por mirones a Diego Méndez y a tres caciques Manco hizo una jugada de enroque no consentida por las practicas del juego, y Gómez Pérez le arguyó: –Es tarde para ese enroque, señor fullero.
Don Juan Antonio se precipita; a gritos, llama a los dependientes; pide un banco, un cajón, para que se bajen del carrito misia Tomasa, una señora muy gorda, y dos de sus hijas: Ceferina, en toda la flor de sus diez y siete años, cuyos morenos encantos no sufren de la ausencia de corsé, siéndoles, sí, fatales, el corte tosco del vestido de percal muy relavado, las medias mal estiradas en los botines a la crimea, enormes y sin lustrar, y el pañuelo de algodón floreado que le tapa toda la cabeza, dejando apenas pasar el relampagueo de sus ojos; y Concepción, una niña de trece años, pintona, como dicen entre dientes, allá en un rincón, dos viejos gauchos mirones.
De pronto, un gran ruido de petardos hizo volver los ojos de los transeúntes y mirones hacia un mismo sitio, y anunció un espectáculo digno de llamar la atención.
Su piedad era un señuelo, un cebo su melancolía mal encubierta por la corrección, propia de la distinguida dama, que sabía guardar ante los mirones.
Sólo por esto querría yo un Francia en el Perú, harto como estoy de ver a gente de extranjis tomar cartas y doblar baza en juego en que debieran hacer, a lo sumo, papel de mirones.
-Para ser franca, me agrada sonreírme de los que creen adivinarme… -¿Se siente cómoda en este célebre museo parisino, El Louvre? -Pues no mucho, porque que soportar a tantos mirones que intentan descubrir en mí esas sabidas no sé qué cosas.
cababa Rosarito -cuando la sacamos a relucir- de cumplir los diecisiete años y de recatar del todo, a la vista de los muchos golosos y mirones del barrio, la torneada pantorrilla, gracias a Antoñico el Borricote, que no había dejado de martillar un solo día cerca de su futura madre política, diciéndole con abrumadora insistencia: -¡Eso no puée ser, señá Frasca!
Dos o tres parejas de mozas bien plantadas, aproximándose como involuntariamente a un gaitero, improvisaron la giraldilla; a partir de entonces, la doble hilera humana fue alargándose rápidamente, ensanchándose el círculo de los mirones curiosos, difundiéndose la animación hasta hacerse ya tan grande el número de bailarines y de sus embebecidos contempladores, que muchos se trasladaron al segundo prado, donde algunas escasas parejas dieron origen a otras dos progresivas filas de hombres y mujeres embriagados en el bailoteo.
Albricias a los muchachos del lugar, y a loa de la ciudad que quieran ir los domingos, subiendo barrancos, saltando zanjas y destripando terrenos, a divertir la vista y a amaestrarse en el '"va pelota".' La cancha era completamente abierta del lado de la calle; ningún cercado impedía a los mirones de afuera el ver jugar a los pelotaris sus partidos arremangados y jadeantes.
Las mañanas se le pasan en oír misa y en estarse en la puerta de Guadalajara murmurando, sabiendo nuevas, diciendo y escuchando mentiras; y las tardes, y aun las mañanas también, se va de en casa en casa de juego, y allí sirve de número a los mirones, que, según he oído decir, es un género de gente a quien aborrecen en todo extremo los gariteros.
Busco fama (cortometraje) (2003) Popis (cortometraje) (2004) Sin ton ni Sonia (2004) Acapulco Golden (cortometraje) (2005) La despedida de Eugenio (cortometraje) (2009) Tercera Llamada (2013) Baal (1991) 15 000 Voltas, versión pantimedia (1991) Las Ruinas de Bernarda Alba (1992) Mishima (1993) La Fábrica (1994) Ángeles de hoy (1994) Un viaje para Nítida (1995) Actos de fé para los mirones (1995) Ocurrencias de hoy (1995) Divertidus Generación 2000 (1996) Bajo el sigilo de la Luna (1996) Nocturno grito (1996) Elegía para las almas ausentes (1996) Proyecto Cancún (1997) Danzas Efímeras (1997) Cuando la higuera reverdezca (1997) Las Criadas (1998) Dos Gardenias (1999) El show de las hermanas Vampiro (2000-2002) Yo fui una chica Almodovar (2003) Desde Gayola...
Al mismo tiempo, sin embargo, el capitán Francisco Mirones logró convencer la gobernador de emprender la conquista militar del Petén guatemalteco, que seguía bajo dominio de los itzaes.