mirarse en el espejo

Traducciones

mirarse en el espejo

specchiare
Ejemplos ?
Estaba cubierto de suciedad y telarañas, y le dolía su cuerpo tremendamente magullado. Al mirarse en el espejo, observó que tenía el pelo chamuscado.
de pronto ella, al mirarse en el espejo se dio cuenta y apresuradamente bajó el vestido sobre sus rodillas, cerrándose el escote.
Volaba cayéndose en el aire de un lado para otro, y todos los pájaros que lo encontraban se alejaban asustados de aquel bicho raro. Por fin pudo llegar a la casa, y lo primero que hizo fue mirarse en el espejo de la cocinera.
Cuando de pronto el palacio se adormeció como un muerto; sólo el príncipe despierto a creerlo se hacía reacio. Al mirarse en el espejo se preguntaba la causa y sin descanso ni pausa de una bestia fue el reflejo.
De madrugada descendía de nuevo, muy ligero, iba a mirarse en el espejo de la cocinera, siempre muy triste porque las plumas tardaban mucho en crecer.
Sus mayores audacias eran subírseme al hombro por el codo, coger con delicado gesto furtivo una aceituna a la hora del refectorio, trepar a los muebles, cazar moscas y mirarse en el espejo.
¿Por qué dejó la estrecha cabaña, tan coquetamente dispuesta con flores y esterillas, que a tan poca costa le forman tocador perfecto; donde halla tanto placer en estarse peinando, en fumar, en que le den aire o en mirarse en el espejo de sus anchos abanicos de plumas, mientras el mar, que azota la playa a cien pasos de allí, da a sus divagaciones indecisas un poderoso y monótono acompañamiento, y la marmita de hierro, en que está puesto a cocer un guisado de cangrejos con arroz y azafrán, le envía, desde el fondo del patio, sus perfumes excitantes?
(Volviendo la cabeza para mirarse en el espejo.) Cuando una mujer es fea, se le dicen esas cosas: «Tiene usted un pelo precioso»...
Y cuando dejaron las estrellas, encandiladas por la luz del alba, de mirarse en el espejo quebradizo de la corriente rizada, don Florencio se recordó y despertó a los compañeros, para que después de churrasquear y tomar un mate, se empezara el penoso trabajo de pasar el arroyo.
En consecuencia, a Rea le inculcaron desde niño el culto a los ancestros y el gusto por la música popular: Aunque aficionado a la música desde adolescente, no siente la llamada de la misma hasta una tarde en que, disponiéndose a salir con unos amigos, entra en la habitación de su madre para mirarse en el espejo y escucha un blues de Charley Patton...
La Lucha Continua Marty despierta en la sala de luchadores, pero él, se llevaría una gran sorpresa al mirarse en el espejo, ya que aún trae la armadura puesta, incluso en su rostro.
Y también, como tantas otras veces, Violeta lo perdona. Luis se marcha a su trabajo y ella vuelve a mirarse en el espejo: Se siente sola, vacía, denigrada, humillada, ultrajada.