minado

minado

s. m. Colocación de minas o explosivos en un terreno.
Ejemplos ?
Área total del proyecto: 305,90 ha. Descripción del Proyecto: El proyecto consiste en el minado y procesamiento de minerales de oro.
A los pocos días de esta declaración, murió el desventurado padre Oroz, á los veinticinco años de haber empezado la expiación. Exa- minado el cuerpo del difunto, se le halló casi descarnado á disciplinazos.
Porque creemos en esto no podemos ni debemos aprobar reformas antidemocráticas y antirrevolucionarias, como sería el caso de restarle facultades a un Congreso ya de por sí minado.
Dijo lo que sentía, herido por el mundo, desdeñado por la sociedad, minado por el hastío; el que lea sus composiciones, tiene que recordar, al juzgarlas, que son amargas y amarillentas, porque así ha hecho la Naturaleza a las flores que crecen en los cementerios y en las ruinas.
Quiero sanar mi origen de barro y rasgar el tatuaje que llevo mas no puedo borrar los ropajes que van pegados al cuerpo. Exacto en mi túmulo helado me quedo minado de espectros que me escupen cadencias inútiles en el amplio caudal de mis huecos.
Recordó que si bien durante el sexenio depreciamos la moneda más del 50%, lo hicimos pactando un desliz mayor en el techo de la llamada banda de flotación, nunca de manera brusca, ya que eso, además de generar confusión hubiera minado la confianza.
Pero no destruyó el árbol. Él fue quien quedó postrado en cama, minado por la fiebre. ¿Qué podía curarlo y ayudarle a restablecerse?
Una ve z cul minado el p roceso d e sel ección, si la contratación fuera divisi ble, se su scribirán contratos independientes entre cada entidad y el o los adjudicatarios.
Francia gestiona con Rumania probablemente una alianza militar y con Polonia vivifica su antiguo tratado de defensa y ofensa que en estas últimas fechas estaba siendo minado por la política de Berlín, que parecía estar conquistando al Cor.
Todo está preparado, y hasta ahora se guardó perfectamente el secreto, con ser a centenares los que están en él. El mismo suelo que pisan nuestros opresores está minado...
Un sudor frío le moja las sienes, el cansancio la dobla, y en la claridad fría y difusa del amanecer que se filtra por los cristales y va atenuando, atenuando la luz tibia de la lámpara que alumbró la velada pensativa, siente un escalofrío que la obliga a levantarse, a absorber dos cucharadas de jarabe de opio para conciliar el sueño por una hora y a amontonar sobre el catre de bronce dorado los blandos edredones forrados en suave seda, para devolverle calor a su cuerpecito endeble, minado por la tisis, que dormirá ahora, en el tibio nido por breve espacio, y para siempre, dentro de unos meses, en el fondo de la tumba, bajo el césped húmedo del cementerio!...
«Os conjuro, le decía, por vuestras más felices esperanzas; este asno no sirve ya para nada; está minado por una repugnante enfermedad; apenas puede llevar un puñado de legumbres desde mi jardín a la casa; en seguida está fatigado y ya se ve que no tiene resistencia para cargas considerables.» Pero viendo que nada alcanzaba con súplicas y que el soldado, dispuesto a no soltarme, empuñaba de nuevo la cepa, tomó una decisión extrema.