Ejemplos ?
Sin embargo, pronto se demostró que estas fuerzas son del orden de una diezmillonésima a una centésima de millonésima de la fuerza gravitatoria, lo cual hacía imposible plegar y levantar las masas de las cordilleras.
Dentro de sus usos se puede destacar: Unidades de medida El prefijo micro, carácter micro o símbolo micro del SI, que representa una millonésima, o 10 -6 parte de otra unidad.
De esta manera, si se calcula que una dosis dada de radiación produce un caso extra de un tipo definido de cáncer por cada mil personas expuestas, el MLSU predice que una milésima de esa dosis causará un caso extra del mismo tipo de cáncer por cada millón de personas expuestas, y que una millonésima de la dosis original produciría un caso extra de ese tipo de cáncer por cada mil millones de personas expuestas.
El tiempo de exposición fue de dos millones segundos, o aproximadamente 23 días. Las galaxias más tenues son una diez mil millonésima del brillo de lo que el ojo humano puede ver.
Habitualmente para medir el valor se considera que las reflexiones finalizan cuando la intensidad con la que se perciben es una millonésima de su valor original, lo que equivale a 60 dB.
Esto es lo que se creía que pasaría con la luz al llegar a la Tierra con diferentes posiciones con respecto al éter: debería llegar con diferentes velocidades. La clave es que, en viajes circulares, la diferencia de velocidades es muy pequeña, del orden de la millonésima de un segundo.
La nanotecnología define a aquellas ciencias y técnicas que se aplican a escala de nanómetros, es decir, la mil millonésima parte de un metro.
Además del pascal, para medir la presión sonora se utiliza el microbar (μbar), que es la millonésima parte del bar (1 Pa10 μbar y 1 μbar=10 -6 bar).
La medición del arco de meridiano llevó en 1791 a la definición del metro como la 10 millonésima parte de la distancia idealizada entre el polo y el ecuador.
Estas nanopartículas, con un tamaño de alrededor de 10 nanómetros, esto es, una millonésima de milímetro, son fotosensibles a cualquier tipo de luz, algo que mejora notablemente las propiedades de la anastasa, también empleada con los mismos fines que la brookita pero que sólo responde a la luz ultravioleta.
El reloj atómico que había volado estaba ligeramente retrasado (muy ligeramente pero medible con dichos relojes, la diferencia de tiempos era de unas pocas centésimas de milésima de millonésima de segundo).
Eric Cornell y Carl Wieman lograron en 1995 por primera vez, enfriar átomos al más bajo nivel de energía, menos de una millonésima de Kelvin por encima del cero absoluto, una temperatura muy inferior a la mínima temperatura encontrada en el espacio exterior.