milagrero

(redireccionado de milagrera)

milagrero, a

1. adj. Se refiere a la persona que interpreta como milagros cosas que en realidad no lo son.
2. Se aplica a la persona que finge milagros.
3. RELIGIÓN Que hace milagros.

milagrero, -ra

 
adj. Que tiende a tomar por milagros cosas que acaecen naturalmente.
Que finge milagros.
Milagroso (que hace milagros).
Traducciones

milagrero

/a
A. ADJ
1. (= que cree en milagros) personas milagreraspeople who believe in miracles
2. [curación] → miracle antes de s, miraculous; [poder] → miraculous; [persona] → with miraculous powers
B. SM/F
1. (= que cree en milagros) → believer in miracles
2. (= que hace milagros) → miracle-worker
Ejemplos ?
Iglesia parroquial de Santa María la Blanca y Santa María de las Nieves, una devoción que llegó a Andalucía procedente de Italia. Devoción milagrera, que da a los templos una rica iconografía.
La aparición de marcas sobre lajas de roca que tuviesen un vago parecido a la impronta dejada por la pezuña de un caballo, es decir de tipos semilunares, redondeados u ovalados, iniciará un proceso acumulativo, favorecido por el carácter fervorosamente cristiano, la credulidad milagrera y la mentalidad mágica de la sociedad rural medieval.
Quizá una buena muestra de la fina ironía con la que Gibbon desmonta la imaginería milagrera cristiana, y de su escepticismo en lo que se refiere a la historia oficial de la Iglesia, sea el siguiente párrafo, encontrado en el capítulo XV: También compara los reinados de Diocleciano (284–305) y Carlos V (1519–1556), sosteniendo que ambos eran bastantes similares: ambos reinados estuvieron sometidos a continuas guerras, imponiendo excesivos impuestos; ambos eligieron abdicar a edades parecidas; y ambos eligieron un retiro tranquilo tras dejar el poder.
Concluye Casiano Pellizer en su minucioso Tratado que la existencia legendaria y milagrera de La Baltasara tuvo colofón de fenómenos extraños cuando en el momento de su muerte ocurrió el de «haberse tañido espontáneamente las campanas».
Se puede hablar de una "inflación milagrera", con un total de 118 milagros recogidos en 150 Relaciones en el siglo XVII (en el último cuarto del siglo XVI habían sido sólo 13).
En la misma nave, la Capilla del Santo Cristo contiene, en una urna de cristal, la venerada y milagrera imagen yacente del Cristo de Aguilar, históricamente ligado al cercano Monasterio de Santa María la Real.
A ella acudirían los huertanos en rogativas, siempre implorando la buena marcha de las cosechas, el fin de epidemias y, sobre todo, la protección de la Virgen ante las tan frecuentes riadas que asolaban a la población, alcanzando pronto fama de milagrera.
Si visitan este lugar, encontrarán las presuntas huellas del caballo de Santiago y también verán en el suelo de la ermita, una piedra milagrera que si la besa una moza soltera le procurará novio, así por lo menos lo dice la tradición de este lugar soriano.
El nombre original de esta calle (calle del Lobo) procede de una historia legendaria y milagrera que, si como leyenda no está mal, como relato histórico resulta insostenible.
y trasladada al convento de las Maravillas de la calle de la Palma. La leyenda milagrera se completa con el vuelo de una paloma que durante todo el traslado acompañó a la imagen.
Una leyenda milagrera recogida por Casiano Pellicer en su Tratado histórico de la comedia y del histrionismo en España, viene a reforzar la relación de la calle del León con el mentidero de cómicos, sus teatros y a los propios cómicos.
Sus características físicas, con miembros articulados e implantes naturales de uñas de asta de vacuno y pelo humano, y estilísticas, recreándose su anónimo autor en el rictus agónico del rostro y en la profusión de heridas, laceraciones y regueros de sangre, emparentan a este Cristo palentino, formalmente una composición artística mediocre, con otros cristos singulares de la imaginería devocional española (como el igualmente célebre Santísimo Cristo de Burgos, sito en una capilla específica en la Catedral de Burgos, tratándose en este caso de un Crucificado cubierto con faldones), todos los cuales comparten fama milagrera y un origen, según los especialistas, en la Alemania o el Flandes del siglo XIV.