microbio

(redireccionado de microbios)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con microbios: microorganismo

microbio

(Del gr. mikros, pequeño + bios, vida.)
s. m. BIOLOGÍA Denominación que reciben en general los seres vivos unicelulares y algunos pluricelulares diminutos, que sólo pueden observarse con el microscopio y que originan putrefacciones y enfermedades infecciosas. bacteria

microbio

 
m. biol. Nombre genérico de cualquier organismo solo visible al microscopio, como los virus, bacterias, rickettsias, protozoos y algas y hongos unicelulares.

microbio

(mi'kɾoβjo)
sustantivo masculino
microorganismo unicelulare Está todo esterilizado y libre de microbios.
Sinónimos

microbio

sustantivo masculino
Traducciones

microbio

microbe, bug

microbio

микроб

microbio

microbio, microbo

microbio

microbe

microbio

微生物

microbio

微生物

microbio

Microbe

microbio

SMmicrobe (frm), germ

microbio

m. microbe, minute living organism.

microbio

m microbe, germ (fam)
Ejemplos ?
Y como, en el desierto, se crían los bichos dañinos y que la obscuridad favorece la multiplicación de los microbios, en la Pampa despoblada y privada todavía de los faroles de la ciencia, cundieron y se multiplicaron durante un tiempo, los médicos y las médicas del agua fría, de un modo devastador.
Los octogenarios que se incorporen a esta tarea de responsabilidad y de esfuerzo pertenecen a nuestra generación; aquellos, en cambio, por jóvenes que sean, que se desentiendan del afán colectivo, serán excluidos de nuestra generación como se excluye a los microbios malignos de un organismo sano.
Sé que tuviste profundas tristezas, tan profundas como, no, no voy a decir lo siempre dicho, como los mares, como los océanos, como los abismos, sino simplemente profundas, acaso como el estremecimiento de perder a un padre, a un hermano, a un amigo, a un discípulo. Y sé también que aprendiste a ser roble, indestructible para los microbios; majestuosamente cósmico.
Y hoy vemos lo invisible, estrellas perdidas en el fondo de los espacios y microbios que viven a millones en una gota de sangre; palpamos casi las moléculas y el éter, apreciamos las más imperceptibles vibraciones y las más formidables magnitudes; escuchamos, a centenares de kilómetros, el susurrar de una voz.
Y externando vanidades en derrota –idiota conyugal de la impotencia– despojando egolatrías de máquina –tan mías– arrastrando tacitumbres de mecanos –tan nuestras– innovando arquitecturas galaxiales –olvidado de microbios copuleros– reviví mis combustibles muertos en volcadas rebeldías armadas y sobre mis tanques secos se incendiaron los insólitos furores –oleoductos– que me revuelan...
–Sí, que el aristol se puede fabricar electrolíticamente, pero no he estudiado nada al respecto, aunque los gases asfixiantes y el laboratorio bacteriológico son los que deben preocuparnos en grado mayor. Sobre todo el laboratorio de cultivo de microbios de la peste bubónica y el cólera asiático.
VÓMITO Deslizaré mariposas agoreras de tu afrenta, moscas reverdecidas por tu peste, gusanales en festín amoratado y microbios mitoteros de aposentos sobre tu esqueleto vivo —mecano en sindicales malos pagos.— Y todo el fango de la rosa hipócrita, espinas al acecho, te enlodará de manos ventoleras que se cubren la nariz quebrada ante su propia llaga, pútrida en su propaganda mustia de resentida larva...
Y el orgullo, o sea el valor de los que se niegan a fingir, es el que sucumbe, no a los ruidosos golpes del destino, sino al sordo roer de lo mediocre, a la infección de los hombres microbios.
Son semejantes a las células vigorosas, multiplicadas por la acción de sueros inmunizadores y cuyo destino es batallar contra los microbios patógenos y devorarlos.
No debe seguir creyendo que todo lo que desecha Europa sea bueno para ella, ni que esté ya tan fuerte su temperamento que pueda resistir mucho tiempo los efectos de la invasión continua de microbios anarquistas o sacerdotales; pues cruzados con los de acá le van a dar unas crías terriblemente devoradoras, tanto los que predican la fraternidad con bombas en la mano, como los que quieren que sean hermanos todos los hombres, con condición de ser reconocidos ellos como los únicos padres de la gran familia.
Ni la calumnia de la horas ni el deprecio de los vientos ni el cubículo de cumbres ni el subrepticio hacemorir de los microbios...
No quiero la inmoralidad de hacerlos desgraciados y darles un mal rato a sus conciencias ni ladrar demagogias enripiadas que contagian por calles apestadas microbios resentidos que no tienen presupuesto para ser igual que ustedes...