microbio


También se encuentra en: Sinónimos.

microbio

(Del gr. mikros, pequeño + bios, vida.)
s. m. BIOLOGÍA Denominación que reciben en general los seres vivos unicelulares y algunos pluricelulares diminutos, que sólo pueden observarse con el microscopio y que originan putrefacciones y enfermedades infecciosas. bacteria
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

microbio

 
m. biol. Nombre genérico de cualquier organismo solo visible al microscopio, como los virus, bacterias, rickettsias, protozoos y algas y hongos unicelulares.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

microbio

(mi'kɾoβjo)
sustantivo masculino
microorganismo unicelulare Está todo esterilizado y libre de microbios.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

microbio

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

microbio

microbe, bug

microbio

микроб

microbio

microbio, microbo

microbio

microbe

microbio

微生物

microbio

微生物

microbio

Microbe

microbio

SMmicrobe (frm), germ
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005

microbio

m. microbe, minute living organism.
Spanish-English Medical Dictionary © Farlex 2012

microbio

m microbe, germ (fam)
English-Spanish/Spanish-English Medical Dictionary Copyright © 2006 by The McGraw-Hill Companies, Inc. All rights reserved.
Ejemplos ?
Sin saber lo que era un achaque habían pasado nuestros puebleros los peores momentos del invierno, y si las carnes ennegrecidas un poco por el viento de la Pampa, quedaban algo enjutas, los huesos estaban envueltos en músculos duros como acero, entre los cuales circulaba, bermeja, una sangre capaz de desafiar a cualquier microbio.
Quien no se comporta como tal, está siendo un inmoralista que nada aporta al perfeccionamiento de la humanidad, sino por lo contrario, diariamente mina, cual microbio, la grandeza de la misión neohumanista: ayudar a la energía creadora natural hacía su evolución transformadora.
De todos modos, el padrastrillo, después de mirarme fijamente, se encogió de hombros, levantando hasta mi cuello la sábana un poco caída. —Me parece que mejor haría en ser amigo de este microbio—murmuró.
DIECISEIS Desde el microbio hasta el sol; desde la minúscula flor hasta el árbol más gigantesco; desde el más pequeño renacuajo hasta el dinosaurio perdido; desde el manantial más transparente hasta la más aterradora erupción de un volcán; todo, la ciencia anhela explicar, comprender las leyes que los rigen, los sistemas que los conectan como en una red sin fin y que les hace vivir, crecer, perfeccionarse y transformarse.
Sería una verdad mal comprendida, aislada de la investigación corriente, tal vez por no haberse obtenido hasta la fecha el microbio variólico, una verdad estéril por haber sido descubierta sin motivos y aceptada sin esfuerzo, una verdad desacreditada por su triunfo y que, si vale la pena, volveremos a descubrir más tarde.
Para la ciencia no hay «escala de valores». El microbio es lo que el astro, el placer lo que el dolor, la vida lo que la muerte; fenómenos.
Por haber existido plenamente tuvo que morir. El microbio germánico, cultivado por los Renán, enfermó a Jesús. Asistimos a los funerales de la divina persona.
A estas células, siempre hambrientas, rudas y brutales, las llama Mechnikof fagocitos, o sea células comedoras. Si encuentran un microbio o un residuo malsano en nuestro interior, le dan caza, lo rodean y lo devoran.
El, que provee de alimentos al microbio y al elefante a un mismo tiempo; él, que lo reparte todo, la lluvia y el sol, ha hecho que por cada diez hombres que "se tiran a muertos", haya veinte que quieran hacer méritos, de modo.
En mi libreta escribí algunos que me parecieron muy chistosos: -Que la bronca cobra se vuelva una liebre súper libre. -Que esta cebra cobriza se haga microbio acróbata.
Este pequeño monstruo, este abominable microbio se abalanzó a la amiga envidiosa, se le colgó al cuello y la besó con su boca sin dientes, cubriéndola de apestosas babas.
Ha descubierto netamente su repugnante raíz, la envidia, y su procedimiento habitual, la calumnia. De gigante que dislocaba fronteras se mudó en microbio que infecciona el hogar y hace irrespirable la política.