miaja


También se encuentra en: Sinónimos.

miaja

(Derivado de migaja.)
s. f. Pequeña porción de pan o de cualquier otra cosa. migaja
NOTA: También se escribe: meaja

miaja

(Del lat. medialiam, moneda de vellón.)
s. f. HISTORIA La más pequeña de las monedas de vellón de la península Ibérica, acuñada en la edad media con los tipos del dinero.
NOTA: También se escribe: meaja

miaja

 
f. Migaja.
Sinónimos

miaja

sustantivo femenino
Traducciones

miaja

SF
1. (= migaja) → crumb
2. (= poquito) → tiny bit
ni (una) miajanot the least little bit
3. (como adv) → a bit
me quiere una miajashe likes me a bit
Ejemplos ?
Levantó aquél la cabeza y, soltando la garlopa y limpiándose el sudor, que inundaba su frente, con la manga de la chamarreta, -Pos ná tengo, maestro - repúsole, poniendo en sus labios una forzada sonrisa -, sino que me duele una miaja la cabeza.
Pero, augusto y todo, el silencio tiene la virtud de convidar al sueño, y he aquí que las dos hadas, viendo a sus pacientes sumidos en un estado comatoso, y hallándose, como siempre, fatigadísimas de la incesante labor, sintieron la tentación de cabecear una miaja.
-Pos me lo ha dicho Cachorrito, que se trompezó con Pedrote jace una miaja, y como el Pedrote diba como el que va por los Santos Olios, pos Cachorrito le preguntó que aónde diba resollando como un fuelle, y, el otro le dijo que diba en busca de su amo, por si su amo quería tirar a una liebre a la que le tiée la mar de ganitas y a la que él había visto por casolidá meterse en una camá, y como el Cachorrito es mi vivo, al trompezarse conmigo, pos el hombre me contó lo que yo sus he contao, diciéndome que me lo contaba por si a mí me convenía.
-Por lo mesmo que era güena, esas son las que Dios quiere pa su gloria, las güenas, las más regüenas, las más requetegüenísimas como ella. -¿Pero poiqué no se jecha usté un ratito, a ver si consigue usté escansar una miaja?
Señá Micaela, ande usté, jéchese usté una miaja. -No, que lo que vas a tomar hora mesmo es una miajita de caldo, que dende anoche no ha entrao naica, pero que naica en ese cuerpo, y con eso no vas a conseguir que la difunta reviva.
(¿Pobres labradores!) El señorito me pegó un pescozón en broma, y me dijo: Más arriba, tonto; más arriba Allá, en la misma cresta de las nubes, se cernía un puntito oscuro, y reconocí al ave de rapiña, quieta, con las alas estiradas, Poco a poco, sin torcer ni miaja el vuelo, a plomo, la garduña fue bajando, bajando, y empezó a girar no muy lejos de donde nos encontrábamos nosotros.
El que le tenía muy fastidiado con su eterna cantinela de que era necesario arreglar las cosas de la corte de modo que no padeciera el decoro del Rey y su Gobierno, era el presidente del Consejo de ministros, encargado de las carteras de Guerra, Gobernación, Hacienda, Estado, Fomento, Gracia y Justicia y Ultramar, porque siempre estaba diciendo: -Señor, conviene al decoro de vuestra majestad y su gobierno adecentar un poco el real palacio y los ministerios, poner en la corte una miaja de alumbrado público, y adquirir para uso de vuestra majestad aunque sea un coche de colleras y para uso del gobierno aunque sea un carromato.
A la voz del Mimbre dieron principio a izarle el viejo y el mayor de los Pedrotes, y ya casi iban a poner feliz término a su tan peligrosa faena, cuando: -A ver, señó Paco -gritó Currito con acento sonoro, mirando al viejo con expresión decidida-. No tire más su mercé, que antes de acabar de subir quiero yo que platiquemos una miaja de un algo que a dambos mos interesa.
-Pos na, que me entretuve una miaja en el lagarillo del Serenito, y aluego que me han entretenío tamién en la Jaza de los Picapica el sargento del puesto con dos de los suyos, que, sigún parece, van esta noche a cazar alondras con los cencerros.
-Y a mí tamién, amigo, a mí tamién se me agrian, porque yo creo que no debemos platicar más que lo preciso, tanto es asín que yo no platico más que cuando los hombres me son mu simpáticos y ya los he tratao una miaja.
-Sí que se mejoró una miaja, pero apenitas gorvió ar pueblo encomenzó de nuevo a toser, y como yo sé que mi prenda no va a jaser los huesos viejos, y como si ella no los jase viejos, en flor se me van a abitocar a mí los míos...
"Usted está en las Batuecas, pero a ver si ahora me entiende; contésteme usted a secas: ¿vende el prado o no lo vende?" Y contesta el muy pesado que hogaño ha criao en el prado la miaja e ganao y el potro..., "que por este lado..., que por el otro..." Pero ¿usted no puede hablar de forma más apropiada?