mezquino

(redireccionado de mezquinos)
También se encuentra en: Sinónimos.

mezquino, a

(Del ár. miskin, pobre, indigente.)
1. adj. Que está falto de sentimientos nobles y generosidad ridiculizar así a un compañero es un acto mezquino. despreciable
2. Que es avaro o tacaño era un usurero mezquino y avariento . avaro, miserable
3. Que es muy pequeño, escaso o ridículo para lo mucho que trabaja, cobra un sueldo mezquino. exiguo, nimio
4. Que es pobre, necesitado o le falta lo necesario. mísero, necesitado
5. Que es infeliz o desgraciado. desdichado, desventurado
6. s. m. HISTORIA Siervo de la gleba de origen español, en la alta edad media.
7. Méx. MEDICINA Especie de verruga dolorosa que sale en las manos o en los pies.

mezquino, -na

 
adj. Pobre.
Avaro, miserable.
Pequeño, diminuto.
Desdichado, desgraciado, infeliz.

mezquino, -na

(meθ'kino,-na)
abreviación
1. que no comparte con los demás Es mezquino con su auto.
2. persona que que escatima lo que gasta o lo que da, de manera exagerada Hizo una oferta mezquina.
3. falto de nobleza comentario mezquino
Sinónimos
Traducciones

mezquino

petty, mean, stingy, small‐minded, miserly, paltry, small, skimpy

mezquino

krátký, zlý

mezquino

ond, stumpet

mezquino

ilkeä, niukka

mezquino

oskudan, zločest

mezquino

けちな, 不十分な

mezquino

빈약한, 인색한

mezquino

gemeen, karig

mezquino

gjerrig, snau

mezquino

skąpy

mezquino

elak, knapp

mezquino

ใจร้าย, ไม่พอเพียง

mezquino

bần tiện, thiếu thốn

mezquino

/a
A. ADJ
1. (= tacaño) → mean, stingy
2. (= insignificante) [pago] → miserable, paltry
B. SM/F
1. (= tacaño) → mean person, miser
2. (LAm) (= verruga) → wart

mezquino

m (Mex, CA) wart
Ejemplos ?
No se puede permitir que, por ideologismos excesivos o mezquinos sectarismos, se pierdan o posterguen las mejores capacidades de la nación.
Porque esta obra grande que se ha impuesto el pueblo de Cuba no es obra de pueblos mezquinos, sino de pueblos grandes como el nuestro.
Aquella rosa esponjada cuyo exquisito perfume el aire jamás consume ni le llega a evaporar, por lo cual diera una hermosa de la nublada Inglaterra cuanto mar cerca su tierra, cuanto oro coge en su mar; allí brotaba en cada ángulo de la magnífica estancia, llenando con su fragancia toda el aura en derredor, y los huertos más mezquinos porfusamente la abortan, y las esclavas la cortan para darla a su señor.
Que es don Gonzalo hombre pérfido que la envidia disimula de quien es mejor que él, y cuya alma no renuncia a una venganza que siempre a medios mezquinos junta; díscolo en fin, aunque acaso su educación le disculpa.
Salvando, así, París no solamente merced os deberán los parisinos, que, mucho más que por el mal presente, gimen tristes, medrosos y mohínos por hijos y mujeres juntamente que un mismo mal padecerán mezquinos.
¿Tanto perderíamos en olvidar los mezquinos y miserables braseros que nos abrasan las piernas, dejándonos frío el cuerpo y atufándonos con el pestífero carbón, y que son restos de los sahumadores orientales introducidos en nuestro país por los moros?
¡Años de locura y de acción en que comenzaron a elaborarse dentro de mí los planes que hoy me dominan, en que la comprimida sensualidad reventó como brote vigoroso bajo el sol de primavera, en que las pasiones intelectuales comenzaron a crecer y con ellas la curiosidad infinita del mal; soplo de la suerte que me hizo conservar la fortuna heredada sin que el fabuloso derroche alcanzara a disminuirla, ambiciones que haciéndome encontrar estrecho el campo y vulgares las aventuras femeninas y mezquinos los negocios, me forzasteis a dejar la Tierra, donde era quizás el momento de visar a la altura, y venir a convertirme en el rastaquoere ridículo, en el snob grotesco que en algunos momentos me siento!
Bien es verdad que al realizar una revolución social en el Indostán, Inglaterra actuaba bajo el impulso de los intereses más mezquinos, dando pruebas de verdadera estupidez en la forma de imponer esos intereses.
¡Escribanos, comerciantes renombrados por su probidad, hasta oidores de la Audiencia!, figuraban entre los encubridores secretos y entre los valedores y directores de aquella asociación criminal, cuyos golpes de mano eran siempre contra pazos, donde se guardaban tesoros en buenas onzas peluconas de los últimos tres reinados, y contra conductas del correo que llevaban valores; en fin, para recoger botín cuantioso, nunca para pringarse en hurtos mezquinos.
En algo parecido a esto debió pensar después de la última escupitina con que le espabilaron las sirenas de las Cuatro Calles, porque, apenas llegó a su casa, hizo su pequeño lío, atravesó el garrote de acebo por entre los picos anudados del pañuelo que le formaba, dejóle así sobre una silla de su cuarto, y se dirigió al de su amigo, a quien endilgó un discursillo que, reducido a otras frases menos desaliñadas, decía lo siguiente: -«Bajo dos aspectos me interesaba la corte, vista desde el rincón de mi cocina: como centro en que se elaboraba esa política en que tan ciegamente creía, y como patria común a todos los hombres amantes de la libertad social y enemigos de los mezquinos chismes de corrillo.
Ese intento nos lleva a desprender las conclusiones que siguen: Después de largo tiempo de mesianismos ideológicos y de la prédica de odios mezquinos, el Gobierno de las Fuerzas Armadas y de Orden, con un criterio eminentemente nacionalista, invita a sus compatriotas a vencer la mediocridad y las divisiones internas, haciendo de Chile una gran nación.
Y, a los veinticinco años de morir su madre, no faltó quien emitiese la opinión de que debían de ser «un buen partido». Yo no peco de bien pensado, antes me inclino a atribuir móviles mezquinos a las acciones humanas...