mezcolanza


También se encuentra en: Sinónimos.

mezcolanza

(Del ital. mescolanza.)
s. f. Mezcla desordenada de cosas o personas muy diferentes que resulta extraña o disparatada.
NOTA: También se escribe: mescolanza

mezcolanza

 
f. Mezcla extraña y confusa y a veces ridícula.

mezcolanza

(meθko'lanθa)
sustantivo femenino
mezcla confusa de personas o cosas La reunión de anoche constituía una verdadera mezcolanza.
Sinónimos

mezcolanza

Traducciones

mezcolanza

jumble

mezcolanza

miscuglio

mezcolanza

خليط

mezcolanza

SFhotchpotch, hodgepodge (EEUU), jumble
Ejemplos ?
Los tres amigos descendieron en la estación de Pompeya, riendo entre ellos de la mezcolanza de lo antiguo y lo moderno que ofrecen espontáneamente al espíritu estas palabras: Estación de Pompeya.
Para quienes enfocan con negligencia el marxismo, para quienes no saben o no quieren meditar, esta historia es un cúmulo de contradicciones absurdas y de vaivenes del marxismo: una especie de mezcolanza de ateísmo "consecuente" y de "condescendencias" con la religión, vacilaciones "carentes de principios" entre la guerra r-r-revolucionaria contra Dios y la aspiración cobarde de "adaptarse" a los obreros creyentes, el temor a espantarlos, etc., etc.
¿Por qué mi vida errante no me trajo a estas sanas costas antes de que las prematuras canas de alma y cabeza hicieran de mí la mezcolanza formada de tristeza, de vida y esperanza?
Tenemos que luchar, y así lo estamos haciendo, simultáneamente contra el viejo y bronco cacicazgo tradicional y contra el nuevo cacicazgo, el de la mezcolanza poder político-poder económico, A los compañeros les decimos que tan malos como los presta-nombres de inversionistas extranjeros son los prestanombres políticos, los testaferros del cacique.
Mas parece que alguien hizo al marqués de Torre-Tagle (verdadera alma del pronunciamiento) caer en la cuenta de que era inconveniente esa mezcolanza de religión y política; y al día siguiente (29 de diciembre) se firmó nueva acta, suprimiendo en ella lo relativo a la Santa Madre de Jesús.
Sobre la raya encarnada aparecían estas ampulosas palabras: EL LIBRO DE LA VIDA, y a ellas seguía una demostración de las innumerables cosas que a cualquiera le sería dado deducir no más que sometiendo a examen preciso y sistemático los acontecimientos de que el azar le hiciese testigo. El escrito se me antojó una extraña mezcolanza de agudeza y disparate.
Hacíanse, en verdad, competencia formidable: chillaban, mugían, aullaban. Era una mezcolanza de gritos, detonaciones de cobre y explosiones de cohetes.
Al final de la gale­ría de retratos estaba la princesa Sophia de Carlsrühe, una dama gruesa de tipo tártaro, con ojillos negros y unas esmeraldas maravillosas, chapurreando francés con voz muy aguda y riéndose sin mesura de todo cuanto decían. Realmente veíase allí una singular mezcolanza de personas.
El período que tenemos ante nosotros abarca la mezcolanza más abigarrada de clamorosas contradicciones constitucionales que conspiran abiertamente contra la Constitución...
Shakespeare opinaba del valor artístico de semejante mezcolanza en su incesante sátira de los elegantes del tiempo de Elizabeth, que creían tener buen gusto al vestir porque sus jubones venían de Italia, sus sombreros de Alemania y sus medias de Francia.
Es decir, que lleva, con la ayuda de los Dust Brothers, de nuevo a sus discos postmodernos más festivos, y arriesgados, a nivel sonoro, en estructuras, ritmos, singular mezcolanza estilística, con lugar para el rock, el blues, el folk, la psicodelia, entre otros.
Sin embargo, en su conjunto, es una mezcolanza musical fascinante pero delgada de sonido de Oriente y Occidente, todo casualmente yuxtapuesto o superpuesto sin cuidado en el mundo...