merengue


También se encuentra en: Sinónimos.

merengue

(Del fr. meringue.)
1. s. m. COCINA Dulce elaborado con claras de huevo y azúcar, cocido al horno.
2. DANZA Baile originario de la República Dominicana, de movimiento moderado, cuya melodía se acompaña con el acordeón y el güiro.
3. Persona delicada y pusilánime. alfeñique
4. Argent., Par., Urug. Lío, desorden o trifulca.
5. adj./ s. m. y f. DEPORTES jerga Del club de fútbol Real Madrid el equipo merengue ya ha llegado a la ciudad. madridista

merengue

 
m. Dulce de claras de huevo batidas y azúcar, cocido al horno.
(P. Rico) mús. Parte que, en número de seis, compone la danza portorriqueña.
(S. Dom.) Baile típico.

merengue

(me'ɾenge)
sustantivo masculino
1. cocina dulce elaborado con claras de huevo batidas El merengue está recién preparado para la cena.
2. música baila y composición musical con ritmos de percusión propia del Caribe Un lugar donde se tocaba merengue.
3. persona endeble y frágil No lo presiones: es un merengue.
4. situación en la que hay lío y confusión Esta fiesta es un merengue.
Sinónimos

merengue

sustantivo masculino
(col.)alfeñique (col.).
Traducciones

merengue

meringue

merengue

meringa

merengue

مرنـغ

merengue

sníh

merengue

marengs

merengue

Baiser

merengue

marenki

merengue

meringue

merengue

masa od tučenog bjelanjka i šećera

merengue

メレンゲ

merengue

머랭

merengue

schuimpje

merengue

marengs

merengue

beza

merengue

merengue

merengue

maräng

merengue

ขนมอบที่ใช้ไข่ขาวตีจนฟูแล้วอบ

merengue

beze

merengue

bánh trứng đường

merengue

Меренге

merengue

מרנגה

merengue

A. ADJof/relating to Real Madrid F.C.
B. SM
1. (Culin) → meringue
2. (= persona, blandengue) → wimp, weed (LAm) (= enfermizo) → sickly person
3. (Andes, Caribe) (= baile) → merengue
4. (Cono Sur) (= alboroto) → row, fuss
C. SMPL los merenguesReal Madrid F.C.
Ejemplos ?
-Siempre lo hago -afirmó la mujer-. Jamás digo «merengue» ni «tallarines», sino «rosquilla espumosa» y «pasta de sopa en cintas».
Y una vez le sucedió a Nené una cosa muy rara: le pidió a su papá dos centavos para comprar un lápiz nuevo, y se le olvidó en el camino, se le olvidó como si no hubiera pensado nunca en comprar el lápiz: lo que compró fue un merengue de fresa.
-No se crea usté, que a mí muchas veces me da una rabia que me troncho, pero en cuantito me ve rabiosa empieza a soltar azúcar por el pico y: niña de mis ojos por aquí, niña de mis ojos por allí, y na..., lo que pasa..., como yo le quiero..., como le tengo voluntá..., como me gusta más que el merengue...
Siguiendo a la metáfora la hebra :Llámanle, el narigón, el nene, el chato :el tramojo, el merengue y de barato, :van péndulo, panal, bicho y culebra.
De lo que a mí me aconteció, entre tanto, sólo te importa saber, por ahora, que aquella noche sin horas, sin ruido, sin aire y sin serenos, hubo al cabo un instante en que mis huesos se entrechocaron, agitándose en el angosto húmedo recinto; un no sé qué de sutil y penetrante recorrió mi desvencijada máquina desde el calcaño al occipucio; esponjóse, a su contacto, el cuajado cerebro como un merengue; despertó la voluntad, y entre las oscuridades del cráneo se produjo una chispa que inflamó la dormida razón.
Brunetti, su amigo, compositor mediano, escribía para las obras líricas de Formi una música pegajosa y monótona, pero cuya dulzura demasiado parecida al merengue, decía bien con las larguísimas tiradas de versos endecasílabos y heptasílabos que el poeta ponía en boca de sus pastores y de sus héroes griegos.
La Tururú es una Divina Pastora que no abulta lo que un merengue, el Greñitas es un novillero más valiente que Hernán Cortés y más bruto que un argahijo, y el Joseíto el Azúcar es un primer banderillero.
(EXCLAMACIONES DE: “¡No!”) Y no estaría tranquilo, porque es posible que las libertades que se conquistasen de esa forma, durasen lo que dura un merengue en la puerta de un colegio (EXCLAMACIONES)...
La rosa en pirotecnia de ilusiones comenzó a parpadear raras historias y al niño le brotaban emociones al ver estas escenas gladiatorias: Miró a un gato con botas que al mercado llegaba a negociar con Pulgarcito y pidiendo un merengue bien lavado lo mojaba en café muy calientito.
Y no era precisamente porque el señor Cantillo se hubiese instalado en Columbia y hubiese designado a un señor, que ya nadie se acuerda cómo se llama, en la Presidencia de la República, porque nosotros sabíamos que iba a durar lo que un merengue en la puerta de un colegio (APLAUSOS).
Pos lo que me contesta siempre es que como su madre dice que la sombra de su difunto no sale del pueblo, ella no se va del pueblo manque la jagan catite; y que como su madre no sale del pueblo manque la jagan catite, ella no se va de la verita de su madre ni manque la jagan merengue.
Eso se supo, por supuesto; y desde entonces sus amiguitas no le dicen Nené, sino "Merengue de Fresa". El padre de Nené la quería mucho.