merecedor

(redireccionado de merecedora)
También se encuentra en: Sinónimos.

merecedor, a

adj. Que merece cierta cosa es merecedor del premio; su gesto es merecedor de elogios. acreedor

merecedor, -ra

 
adj. Que merece.

merecedor, -dora

(meɾeθe'ðoɾ, -ðoɾa)
abreviación
que es digno de un premio o castigo ¡Tu actitud es merecedora de una amonestación!
Sinónimos

merecedor

, merecedora
adjetivo
Traducciones

merecedor

worthy, deserving

merecedor

che merita

merecedor

würdig

merecedor

digne

merecedor

waardig

merecedor

достоен

merecedor

值得

merecedor

值得

merecedor

hodný

merecedor

værdig

merecedor

가치

merecedor

värdig

merecedor

ADJdeserving, worthy (de of) es merecedor de aplausoit is to be applauded
merecedor de confianzatrustworthy
merecedor de créditosolvent
hacerse merecedor de algoto earn sth
ser merecedor de algoto deserve sth, be deserving of sth
Ejemplos ?
VI Alta resolución, merecedora del que ya le previene digno culto su nieto generoso, oculto ahora, bien que prescribe su esplendor lo oculto: debido nicho la piedad le dora, la devoción al no formado bulto de bálsamo (en el oro que aun no pende), alimenta los rayos que le enciende.
Luego acabarás de lavarte, que bien lo necesitas, y puede que entonces te juzgue merecedora de algo mejor que la paliza diaria con que te demuestro mi cariño.
Santísimo padre, perdonadme - repuso Santa Clara -; sería merecedora de gran reproche si, delante del vicario de Cristo, yo, pobre mujercilla, me atreviera a trazar esta bendición.
En relación con la violencia y la discriminación, no se puede ignorar ni ocultar a los menores que vivimos en un mundo en el que, por desgracia, existen. No se trata de ocultar la violencia sino de no presentarla como merecedora de ser imitada.
El mundo en verte celebrar se asombre cuanto tus voces no cantaron antes: ven a cantar la libertad del hombre, merecedora de que tú la cantes; si a grandes héroes diste ya renombre, otros aquí te esperan más gigantes, y cuales nunca celebró el idioma de Grecia libre y triunfadora Roma.
Por supuesto que desaparecerían las escandalosas superfluidades que constituyen el lujo de los explotadores, pero por el contrario cobraría un impulso y florecimiento extraordinario todos los aspectos económicos, sociales y culturales de la vida social, ahora si merecedora en verdad de este calificativo.
Como aguarda pareja enamorada, para estrechar el nudo suspirado, que se acabe la espléndida morada digno hospedaje de su nuevo estado; así nosotros, desdeñando ahora este mundo, esperemos veladores que se abra la mansión merecedora de acoger y premiar nuestros amores.
Mas si es un hombre el que oigo balbucir y veo jugar, la cosa me parece ridícula, indecente en esa edad y merecedora de unos latigazos.
Estaba el Himeneo allí pintado, el diestro pie calzado en lazos d’oro; de vírgines un coro está cantando, partidas altercando y respondiendo, y en un lecho poniendo una doncella que, quien atento aquélla bien mirase y bien la cotejase en su sentido con la qu’el mozo vido allá en la huerta, verá que la despierta y la dormida por una es conocida de presente. Mostraba juntamente ser señora digna y merecedora de tal hombre; el almohada el nombe contenía, el cual doña María Enríquez era.
Creemos más: creemos que Juanita, con su espíritu superior, había abarcado toda el alma de aquel joven, y hallándola muy digna de compasión, capaz de enmienda, merecedora de dicha, propia para hacer la felicidad de otras almas...
Venus y la noche te favorecen; huye con felices auspicios, acuérdate de mí y esculpe esta hazaña en mi sepulcro.» XII A NEÓBULE Es bien merecedora de compasión la joven que ni puede entregarse a las delicias del amor ni adormecer sus pesares con el vino, temiendo siempre las acerbas reprensiones de un tío adusto.
El esclavo que, bajo el látigo del amo, arrancaba del seno de la tierra las mieses, sin que nunca tuviera la mínima esperanza de tener su parte de ellas, podía, con razón, echarle maldiciones a esa cruel madrastra; el proletario europeo que la cultiva, por el pedazo de pan cotidiano, todavía la puede malquerer; al nómada que la recorre, sin pedirle más que lo que da sin trabajo, puede ser indiferente; pero para él que la remueve, con la legítima ambición y la esperanza fundada de llegar a poseerla, la tierra es una querida deseada con pasión, y merecedora de todos los sacrificios, de todas las privaciones, digna de todos los esfuerzos que puedan acercar el anhelado momento de los esponsales.