merecedor


También se encuentra en: Sinónimos.

merecedor, a

adj. Que merece cierta cosa es merecedor del premio; su gesto es merecedor de elogios. acreedor
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

merecedor, -ra

 
adj. Que merece.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

merecedor, -dora

(meɾeθe'ðoɾ, -ðoɾa)
abreviación
que es digno de un premio o castigo ¡Tu actitud es merecedora de una amonestación!
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

merecedor

, merecedora
adjetivo
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

merecedor

worthy, deserving

merecedor

che merita

merecedor

würdig

merecedor

digne

merecedor

waardig

merecedor

достоен

merecedor

值得

merecedor

值得

merecedor

hodný

merecedor

værdig

merecedor

가치

merecedor

värdig

merecedor

ADJdeserving, worthy (de of) es merecedor de aplausoit is to be applauded
merecedor de confianzatrustworthy
merecedor de créditosolvent
hacerse merecedor de algoto earn sth
ser merecedor de algoto deserve sth, be deserving of sth
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
"Sí, o los poemas de Oates, o 'Pasado y Presente', o 'En el Principio', o-- oh, podría mencionar docenas de libros, cada uno merecedor de un año de la vida de uno," declaró la Sra.
en su tiempo, con aquella liberalidad que acostumbra pagar a sus súbditos y vasallos sus servicios; y aunque los míos no sean de tanto momento cuanto yo querría, por la voluntad que tengo de hacerlos los más crecidos que ser pudiesen, me hallo merecedor de todas las mercedes que V.
escribo suplicándole haga a sus hijos las mercedes de que su padre era merecedor, porque no muera la fama de las proezas que en su cesáreo servicio hizo, y es justo lo haga porque se animen sus vasallos a le servir, viendo que ya que no pueden gozar del premio de los que a su Real persona hacen, lo gozarán sus hijos, pues el de ellos es el principal amor por ser el reino nativo.
Y como le vio Arnesto, dijo: —Ricaredo, estáme atento a lo que decirte quiero. La reina, mi señora, te mandó fueses a servirla y a hacer hazañas, que te hiciesen merecedor de la sin par Isabela.
Hace una disertación anatómica sobre el cuerpo humano y el cuerpo del perro: pide que se haga un nuevo ensayo, con asistencia de médicos, y termina manifestando que no es regular que a un español que, como él, ha dado tantas pruebas de amor al rey y a la justa causa se le ponga en competencia con un franchute palangana, demagogo y merecedor de presidio.
El derecho a deducir de sueños estos sucesos infantiles surge, durante la labor psicoanalítica, de toda una serie de factores, cuyo testimonio conjunto parece merecedor de crédito.
Arrodillándome ante ella, con mi rostro en el polvo, confesé con lágrimas cuán poco merecedor era de respirar el aire de este siglo dorado, y cuán infinitamente menos para llevar sobre mi pecho su consumada flor.
Comienza a tener amistad con la pobreza; atrévete a despreciar las riquezas, y luego te podrás juzgar sujeto digno para servir a Dios, porque ninguno otro es merecedor de su amistad sino el que desprecia las riquezas.
¡Este Discurso revela la Iluminación Perfecta que Transciende las Comparaciones!" (9) "Dime, Subhuti, ¿un discípulo que comienza a cruzar la Corriente se dirá a sí mismo, 'soy merecedor de los honores y recompensas de uno-que-entra-en-la-Corriente'?" "No, Señor.
Solo se puede decir que verdaderamente ha entrado en la Corriente aquel discípulo que no diferencia entre él mismo y los demás, que no toma en consideración nombre, forma, sonido, olor, gusto, tacto, o cualquier otra cualidad." "¿Un adepto que está sujeto a tan solo un renacimiento más se dirá a sí mismo, 'soy merecedor de los honores y recompensas de uno-que-solo-va-a-renacer-una-vez'?" "No, Señor.
Mas que un estudio sobre el padre Castillo hemos hecho una compilacion de versos que, acaso sin nuestro oportuno auxilio, no habrian encontrado mano salvadora que los librase del olvido, pena reservada a cc- pleros de tres en libra; pero de la que no era merecedor el ingenioso Ciego de la Merced.
En el terreno saneado ya crecían otros pastos que los que comúnmente se ven en los campos anegadizos, y si bien comprendía don Bernabé que algunos años se necesitarían para que se cambiase del todo la naturaleza del suelo, ya no tenía duda de que, en tiempo relativamente corto, podría mantener con éxito en su campo muchos más animales que antes, viéndose libre de esas zozobras continuas, de esas enfermedades crónicas, de esas epidemias enormes y desalentadoras, que hasta entonces habían impedido que sacase de sus tres leguas la fortuna a que lo hacía merecedor su trabajo.