mercedario

mercedario, a

adj./ s. RELIGIÓN Se aplica al religioso que es miembro de la orden de Santa María de la Merced.

mercedario, -ria

 
adj.-s. catol. Díc. del religioso o religiosa de la orden de Nuestra Señora de la Merced. (V. Merced.)
Traducciones

mercedario

/a ADJ & SM/FMercedarian
Ejemplos ?
El mercedario había estado en la escuela con Vaca de Castro, y confiado en el cariño que tal circunstancia engendra, fue a visitar a D.
Y lo siento, porque para el amigo de la infancia y camarada de la escuela, que no para el gobernador, traía yo este agasajo. Y el mercedario sacó de la manga dos gruesos tejos de oro que colocó sobre la mesa.
(A Aureliano Villarán) = Fray Pablo Negrón era andaluz y vestía el hábito mercedario. Enemigo de hacer vida conventual, residía constantemente en alguna hacienda de los valles inmediatos a Lima, en calidad de capellán del fundo.
—Relijioso de la orden de la Merced. Nació en Santiago en 1825 y se educó en su convento y vistió el hábito mercedario en 1840. Mui amante de la vida relijiosa, trabajó mucho por establecer la observancia en la provincia mercedaria de Chile y en el año 1847 vio satisfechos sus piadosos y ardientes deseos formando un noviciado del que fué maestro.
El comendador Angulo tenía el cabello de un rubio azafranado, y fijándose en esta circunstancia, le dijo el jesuita: -Rubicundus erat Judas. A lo que el mercedario contestó sin retardo: -Et de societate Jesu.
Hipólito Unanue que con el seudónimo de Aristeo escribió eruditos artículos en el famoso Mercurio peruano; el elocuente mercedario fray Cipriano Jerónimo Calatayud...
mercedarios le la comitiva, salió de entre sus compañeros y le dijo: —Hermano mío, clave usted los ojos en la imagen de Nuestro Señor Jesucristo.—¡Qué padre tan afligido! le replicó Carrera,—y el mercedario se retiró con la cara ardiendo.
Los hacendados, a competencia, querían exhibir lo más fino de la cría, y el fallo del mercedario era por ellos acatado sin observación, La prueba general del ya escogido ganado se efectuó en la chacarilla del Estanco, donde había gran corral con burladeros.
Almoguera el mercedario fray Juan de la Calle; y el día en que con grandes fiestas verificó su entrada en la ciudad, dijo a sus compañeras la inspirada monja: «¡Ay, hermanitas!
A los soldados se les impuso la obligación de asistir a los sermones del padre Alloza, y en tan luctuosos tiempos vivían en predicamento de santidad y reputados por facedores de milagros el mercedario Urraca, el jesuita Castillo, el dominico Juan Masías y el agustino Vadillo, A santo por comunidad, para que ninguna tuviese que envidiarse.
Cuando el conde consideró que su ahijado sabía ya lo suficiente para enmendarle una receta al mismo Hipócrates, lo volvió a la hacienda con el empleo de médico y boticario, asignándole cuarto fuera del galpón habitado por los demás esclavos, autorizándolo para vestir decentemente y a la moda, y permitiéndole que ocupara asiento en la mesa donde comían el mayordomo o administrador, gallego burdo como un alcornoque, el primer caporal, que era otro ídem fundido en el mismo molde, y el capellán, rechoncho fraile mercedario y con más cerviguillo que un berrendo de Bujama.
Pero Lorenzo Pizí no tuvo tiempo para atender observaciones y cambiar de sitio; porque el gateado, que era pegajoso y ligero de pies, se le vino al bulto, y después del primer pase de muleta, sin dar espacio al matador para franquear el pilancón y ponerse del lado del cuerno tuerto, revolvió con la rapidez de su nombre y en los pitones levantó ensartado el matachín. Un grito espantoso, lanzado a la vez por quince mil bocas, resonó en la plaza, sobresaliendo la voz del mercedario.