Ejemplos ?
La mercaduría se lleva en mulos de este lugar a la dicha ciudad, y eso no más que una vez al año, a causa del grande frío que deben sufrir, pasando dichas montañas; los retornos son de la Flor que traen hacia el Perú, por la vía de Estaffe.
Metieron todos los prisioneros en una grande barca, y en otra todas las mujeres y cuanta plata, joyas y otras cosas ricas tenían. En algunas todos los fardos de mercaduría y cosas de mayor bulto.
Como sintió el capitán Juan Bautista por do se guiaba, acordó de asegurarlos con hacer una compañía con Ulloa en hacienda y gastar con él los dineros que tenía, diciéndole que era muy bien fuesen delante aquellos dos navíos, porque llegados ellos acá, él compraría otro y vernía con alguna mercaduría para que se ayudasen y aprovechasen.
Valía el caballo tanto y medio más de lo que dieron por él. Pero, como el bien del vendedor estaba en la brevedad de la venta, a la primer postura remató su mercaduría.
Habían creído los que estaban dentro que era una barca de tierra que venía a traer por algo alguna mercaduría y así no estaban en la malicia de defensa, y los piratas, aprovechando la ocasión, se abalanzaron a ellos, sin Dios ni temor de la muerte, con que en poco tiempo se vieron los españoles obligados a rendirse.
Y, sabiendo que los dos bajáes, Alí y Hazán, estaban en aquesta isla, donde podía vender su mercaduría tan bien como en Xío, en quien pensaba venderla, se vino aquí con intención de venderme a alguno de los dos bajaes, y por eso me vistió de la manera que ahora me vees, por aficionarles la voluntad a que me comprasen.
Después de tres meses que los piratas quedaron en aquel golfo, tuvieron noticia que el navío español había llegado y vinieron con prisa al puerto, donde estaba descargando la mercaduría que traía, con ánimo de acometerle; para cuyo efecto, primeramente, enviaron a la entrada de la ribera algunos de sus bajeles a buscar una barca que aguardaban, teniendo noticia estaba cargada ricamente la mayor parte de plata, índigo y cochinilla.
Siempre intenta engañar (Fiar de judío es gran desvarío…), es mezquino, vengativo, ladrón (La labor de la judía, afanar de noche e folgar de día), usurero (El judío que ni pelea ni presta, es cosa molesta), avaro (Judío para la mercaduría y fraile para la hipocresía), vago (Judío y trabajar, no se pueden concordar).
Así pues, explica en el primero de ellos que se hacía con aquellos tejidos que no cumplían las normas: “Y el que viniere con la señal de las tres listas, y no tuviere la cuenta que queda referida, incurra en a pena de mercaduría contra la ley, que es de ser quemada”.
El ensayo del Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar se compone, a su vez, de 15 epígrafes, los cuales, a pesar de no tener título, se pueden clasificar como: Introducción Contraste general Tipos de plantas Contraste moral Religioso-mágico Cultivo Transporte Confección Mercaduría Modos de producción Socio-política Modos comerciales Mano de obra Historia laboral Conclusión Los 25 capítulos que completan el libro contienen los datos e informaciones eruditas que sustentan las afirmaciones expuestas el la parte anterior.