mercachifle


También se encuentra en: Sinónimos.

mercachifle

1. s. m. COMERCIO Vendedor ambulante de chucherías y baratijas que lleva en una tienda portátil, en un cesto o bandeja. buhonero
2. COMERCIO despectivo Comerciante de poca importancia.
3. despectivo Persona que da demasiada importancia al aspecto monetario de su profesión cobra unos elevados honorarios porque es un mercachifle . mercantilista
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

mercachifle

 
m. Buhonero.
desp.Mercader de poca importancia.
fig. y desp.Persona dominada por el mercantilismo (espíritu).
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

mercachifle

(meɾka'ʧifle)
sustantivo
1. persona que se dedica al comercio de poca monta Compré una radio a un mercachifle.
2. persona muy interesada en sacar provecho de sus actividades el mercachifle de la compañía de autos
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

mercachifle

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

mercachifle

mercanti

mercachifle

hawker, huckster

mercachifle

SM
1. (pey) (= comerciante) → small-time trader; (= vendedor ambulante) → hawker, huckster
2. (= avaricioso) → money grabber
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
¿Qué mano avara cortaría el limonero del Señor...? ¿Golpe de sordo mercachifle o competencia de Doctor o despecho de boticario u ornamento de la población...?
Por los años de 1752 recorría las calles de Lima un buhonero o mercachifle, hombre de mediana talla, grueso, de manos y facciones toscas, pelo rubio, color casi alabastrino y que representaba muy poco más de veinte años.
Ño Ambrosio el inglés, como llamaban las limeñas al mercachifle, convencido de que el comercio de cintas, agujas, blondas, dedales y otras chucherías no le producirían nunca para hacer caldo gordo, resolvió pasar a Chile, donde consiguió por la influencia de un médico irlandés muy relacionado en Santiago que con el carácter de ingeniero delineador lo empleasen en la construcción de albergues o casitas para abrigo de los correos que al través de la cordillera conducían la correspondencia entre Chile y Buenos Aires.
JULIÁN GIMÉNEZ No es cristo don Centurión ¡ah grullo que ha pelechao, el amor lo ha refinao dele pues al pericón! Vea si viene el mercachifle de la caña, mi aparcero, que hacer gárgara yo quiero, y echar un poco en el chifle.