mentido

mentido, a

adj. literario Que engaña o no se ajusta a la realidad no confíes en una mentida esperanza. ilusorio

mentido -da

 
adj. Mentiroso, engañoso.

mentido, -da

(men'tiðo, -ða)
abreviación
que es relativo al engaño un proyecto mentido
Ejemplos ?
Y la otra parte mezquina de hombre, de tierra y de lodo le decidió a usar del fraude, de la perfidia y del dolo. Enmascaró sus legiones, dio mentido aspecto al rostro, vistió de oliva las armas, llamó tierno amor al odio.
Otras veces veía manchas ante los objetos, manchas móviles; en ocasiones puntos de color, azules, rojos... muy a mentido, al despertar especialmente, lo veía todo tembloroso y como desmenuzado...
Veamos ahora si podríamos aplacarle con agradables presentes y dulces palabras. Respondióle el rey de hombres Agamemnón: — No has mentido anciano, al enumerar mis faltas.
-Mientes -dijo Calabrés-, que muchos santos y santas hay hoy; y ahora veo que en todo cuanto has dicho has mentido; y en pena saldrás hoy deste hombre.
Al fin el yelmo alzó, y el rostro amado mostró, que hurtó a la gente aquel engaño; y viose claro que Ariodante era, aquel que había llorado Escocia entera; aquel al que su hermano había por muerto llorado, y junto a él, Ginebra había, y corte y rey y pueblo al descubierto: tal era su bondad y valentía. Mentido cuanto dijo de él, e incierto, el peregrino ahora parecía; mas fue verdad que del marino tajo lo vio tirarse al mar cabeza abajo.
no. Mujer fatal, cortos instantes me quedan que vivir, si no has mentido; pero ¡permita Dios que mueras antes! = ADEL, pasando por una altura.
Le han mentido los cuentos de hadas, Walt Disney y sus historietas; y permanece así callada, buscando en su interior, la respuesta.
¿Por qué suspiras? No es ya mentido sueño lo qué miras... Esa que tierna abrazas es tu madre, tú, más feliz que yo, tu madre abrazas...
Las armas, por las cuales fue culpado, al dar de quien no es mentido indicio, a la zaga del carro en que es llevado comparten sobre el fango su suplicio.
—Bueno, creo en tu juramento. Te dejaré libre, pero si has mentido, las hormigas rojas se encargarán de castigar tu impertinencia y te devorarán.
¡si al falaz ruido, la dicha al fin supiese verdadera anteponer, que del umbral le llama del labrador sencillo, lejos del necio y vano fasto, el mentido brillo, el ocio pestilente ciudadano!
Por Dios te pido, señor, que no te aflijas así; que yo espero en Dios que aquí has de restaurar tu honor. Si las señas no han mentido, Don Juan en Madrid está; sufre lo menos, pues ya lo más, señor, has sufrido.